Pedro Vargas: «Este centro ambiental le va a dar dignidad a los que trabajan en el basural»

Luego de la presentación del proyecto de saneamiento, que incluirá la construcción de un Centro Ambiental, Ladran Sancho dialogó con el sub director de Residuos Sólidos Urbanos del municipio para conocer el camino hacia la erradicación definitiva del basural a cielo abierto más grande de la provincia.

Llega temprano al basural, junto con el primer camión del día que ingresa al predio a hacer la disposición final. Hoy muchos laburantes que se ganan el mango de la basura lo saludan, pese a que cuando recién asumió su cargo lo miraban de reojo. Él mismo comenta que se ganó su respeto en el día a día y que los admira por su «trabajo y solidaridad».

Cuando Pedro Vargas asumió como director de Residuos Sólidos Urbanos, el fuego era el dueño, amo y señor del predio del basural, donde se depositan diariamente unos 120 mil kilos de residuos de todo Luján. El humo era insoportable y castigaba a los barrios aledaños, provocando enfermedades respiratorias a vecinos y vecinas. «El 95 por ciento de los residuos estaba todo incendiado. Parecía la Franja de Gaza», recuerda.

Esa realidad de a poco fue cambiando y hoy ya no hay focos de incendio. Lo que antes eran montañas de basura que impedían la disposición final hoy se trasformaron en espacios diferenciales y no se interrumpió la llegada de los camiones, lo que ven como un logro.

Pedro Vargas es uno de los engranajes de la rueda que gira hacia un objetivo claro: la reconversión del basural. Comprometido con la causa, está contento con los avances y asegura que el camino hacia una erradicación definitiva comienza desde los hogares, con la separación en origen.

—¿Qué te generan estos avances en la reconversión del basural?

—Esto es como empezar a darle algunas conclusiones al trabajo que se viene realizando de manera interdisciplinaria por la Dirección de Gestión Ambiental y de Residuos Sólidos Urbanos, donde hemos podido junto al Ministerio de Ambiente crear un grupo de laburo bastante ameno, donde la conclusión es un proyecto muy superador a lo que es actualmente hoy el basural.

—¿En qué va a favorecer la construcción de este centro ambiental en el tratamiento de los residuos de Luján?

—Como ciudad estamos totalmente insipientes y somos principiantes en materia de tratar cualquier tipo de residuo. Sobre todo lo domiciliario. Lo que va a favorecer es que hoy nosotros estamos volcando indiscriminadamente el residuo en un predio donde hace 50 años se está haciendo sin ningún tipo de tratamiento. Años y años de basura acumulada, dañando el ambiente, contaminando las napas de agua.

—Vos haces referencia a que te costó tomar la decisión de aceptar el cargo de Director de Residuos, ¿por qué?

—Como militante barrial que soy, o que me considero, y como partícipe de una organización popular, el desafío de formar parte de una gestión viniendo de los movimientos sociales me generaba una duda importante. La responsabilidad yo la tengo bien marcada y presente, cuando uno cree y toma la política como una herramienta de transformación. Tener a cargo una subdirección y tener a tantos compañeros y compañeras que viven en el bloque de los santos, donde han sufrido históricamente al basural, me generaba una doble responsabilidad que si no se lograba nada, era uno más que pasaba prometiendo y diciendo, y no quería caer en eso.

—¿Y qué fue lo que te hizo tomar la decisión?

—Cuando el Intendente nos ofrece laburar en conjunto esta temática y la organización da el apoyo y la confianza hacia mí para poder asumir este cargo, me terminé decidiendo.

—Hoy, con algo de camino recorrido, ¿cómo te sentís?

—Por ahí hay cosas que hoy las habría hecho de otra forma, pero hay cosas que creo que realmente hicimos bien. Me da la sensación de que estamos a la altura de la circunstancia y nos viene dando frutos, no solo en el basural, sino con los puntos verdes, con UsinaEco, campaña de neumáticos, de residuos electrónicos. Creo que hemos hecho un camino bastante bueno.

—¿Por qué creés que después de tanto tiempo se está avanzando hacia la erradicación definitiva de un problema histórico para nuestra ciudad?

—Históricamente al basural lo ocultaba todo el mundo y salía a la luz por algún conflicto o por los incendios. Cuando nosotros vemos lo que se ha generado, no solo por los gobiernos anteriores, sino también como sociedad, con semejante bomba de tiempo que en algún momento nos iba a estallar, con más de 25 metros de basura, contaminación. Dijimos, si no es hoy no es más. Después también está el gran aporte del Gobierno Nacional y la política del Ministerio de Ambiente para terminar con los basurales a cielo abierto.

—¿Cómo es la convivencia con los laburantes informales?

—A muchos los conozco por militar en los barrios populares. Estoy como medio acostumbrado a ver y a caminar las pobrezas extremas de varias de las ciudades, tanto la nuestra como de ciudades aledañas. Nunca vi algo tan fuerte y tan impactante como el basural. La primera vez que entrás te pega un impacto grande. Al ser el nuevo director la muchachada no te recibía de la mejor forma o te miraba de reojo. Después del día a día uno va demostrando que no viene con ninguna intención de dañar ni de hacerle la vida imposible, como se la han hecho históricamente, sino más bien a construir, a crear relaciones, a ponerse en los zapatos de ellos. Te vas dando cuenta que lo que están haciendo es lo que le va dejando la sociedad, el sistema. Están revolviendo la basura porque no pudieron terminar de estudiar y van al basural porque se sienten iguales, se respetan. A mí me genera admiración por el laburo realizado y por la solidaridad con la que se manejan ellos mismos.

—¿Qué opinan acerca de la construcción de este centro ambiental?

—De a poco van asimilando y se van dando cuenta de que lo que dijimos en 2020 hoy estamos cada vez más cerca y que estamos buscando una solución que los incluye y ellos van a ser parte. Este centro ambiental va a generar puestos de trabajo, le va a dar dignidad a los trabajadores de la economía popular, los recicladores que trabajan en el basural. Además, le va a dar la tranquilidad a Luján que por primera vez en la historia se le va a dar un uso al recurso, que es el residuo, de manera satisfactoria.

—¿Por qué consideran que es importante que la comunidad de Luján pueda concientizarse y generar ese cambio de hábitos desde sus hogares?

—Si el vecino y la vecina no toma dimensión de lo que esto significa, vamos a seguir estando igual y no vamos a avanzar como sociedad. Lo que todo el mundo considera basura es residuo y ese residuo es un recurso y ese recurso le da de morfar a un montón de familias. Si no lo querés entender por ese lado, tenés que pensar que estamos en un planeta al que estamos destruyendo poco a poco y hay que empezar a cuidarlo un poquito más y la forma de cuidarlo es siendo responsable. Somos una sociedad consumista y tenemos que hacernos responsables de lo que producimos y lo que descartamos. Estamos acostumbrados a que nuestra tarea sea sacar la bolsita al cesto para que pase el camión y se lo lleve y después nos quejamos de que está sucia la ciudad, pero los que tiramos esa basura fuimos nosotros mismos. Nuestra nueva responsabilidad tiene que ser poder separar los residuos.

spot_img
<
spot_img

1 COMENTARIO

  1. En el barrio donde vive no hay un solo tacho de basura y varios basurales, ni las ramas levantan. Barrio Lois Laureles olvidado por el municipio, prometen y no hacen nada, ni siquiera dan la cara, vergüenza dan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,021SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.