Foto: Victoria Nordenstahl

Luján no fue ajena a la «macrisis» y sufrió los coletazos de una recesión económica que culmina un año de puro despidos, suspensiones y cierre de fábricas. Las expectativas para el 2019 no son de buenas vibras.

El 2018 fue un año marcado por los despidos, las suspensiones, las vacaciones adelantadas, cierre de fábricas y los conflictos laborales. De privados a estatales, de textiles a comercios, de suspensiones a cierre de fábricas, todos los sectores de la economía, todas medidas contra los laburantes.

Los datos publicados por Indec confirman lo que se vive a diario. En septiembre de 2018, el estimador mensual de actividad económica (EMAE) cayó 5,8% respecto al mismo mes de 2017, mientras que el indicador desestacionalizado bajó 1,9% frente a agosto de 2018. Mientras que en octubre, el estimador mensual de actividad económica (EMAE) cayó 4,0% respecto al mismo mes de 2017. Mejorando el indicador desestacionalizado en un 0,9%.

En la industria manufacturera la actividad al mes de octubre de 2018 presenta una baja de 5,3% respecto al mismo mes del año 2017. En el acumulado de diez meses de 2018 en su conjunto, el estimador mensual industrial (EMI) muestra una disminución de 2,5% con respecto al mismo período del año anterior.

Estos son números fríos pero que tienen una correlación directa con la vida cotidiana de las personas que son quienes sufren las consecuencias del ajuste económico. Un número que marca esto es la pérdida de 107.993 puestos industriales entre septiembre de 2015 y el mismo mes de 2018.

Esos números que muestran la crisis que atraviesa el país se reflejan en nuestra ciudad. Son varias las empresas que tuvieron que cerrar sus persianas, despedir a trabajadores o adelantar las vacaciones para «perdurar».

El sector textil fue uno de los más golpeados por la crisis económica. En septiembre de 2018, el bloque de productos textiles presentó un nivel de utilización de la capacidad instalada de 49,1%. Foto: Ladran Sancho

La situación más grave la viven los trabajadores textiles. En el mes de marzo existieron 28 «retiros voluntarios» en el sector textil y se fueron confirmando más despidos a cuenta gota a lo largo del año. De los 28 «retiros voluntarios» 5 se dieron en Estampados Rotativos, mientras que en Algoselan el número llegó a 23 para esa fecha.

Sin embargo no sería la única vez que estas empresas despidan o suspendan trabajadores. En junio, Algoselan despidió a 10 trabajadores y ofreció retiros voluntarios, al tiempo que durante el mismo mes suspendió su producción y mandó a los laburantes a sus casas con un porcentaje del salario. Situación que se prolongaría 15 días y luego se repetiría por 30 días más en los meses de julio y desde el primero de octubre.

En septiembre empresarios del sector textil decidieron despedir a 13 trabajadores y desde Algoselan llevaron al «retiro voluntario» a otros 3 empleados. Los trabajadores despedidos correspondieron 5 a Estampados Rotativos, 4 a la empresa Sport Tech S.A, y 4 más en Tex Fabric S.A. En Estampados Rotativos no sólo fueron despidos, la medida fue acompañada con la decisión de reducir la producción hasta diciembre, produciendo una semana sí y otra no, en la cual suspenderán a los trabajadores que cobran el 70 por ciento de sus salarios. Además, decidieron adelantar las vacaciones de 2019 a muchos de los laburantes.

Laburantes de Sport Tech frente a la delegación del ex Ministerio de Trabajo reclaman el pago de indemnización, salarios y bono de fin de año. Foto: Victoria Nordenstahl

Para coronar un año de malas noticias para la industria textil, Sport Tech, la empresa que se dedica a confeccionar de indumentaria para grandes marcas deportivas como Adidas, Nike y Puma confirmó el cierre de su planta ubicada en nuestra ciudad. Son 62 familias que se quedan sin su fuente de trabajo y aún siguen peleando por cobrar la indemnización.

Pero los textiles no fueron los únicos que sufrieron la crisis. El año comenzó movido para los metalúrgicos con despidos en Inaforja. La fábrica metalúrgica ubicada en Fray Manuel de Torres donde también funciona Industrias Delgado S.A, despidió en marzo a 15 trabajadores contratados por agencia, un modus operandis frecuente en la firma.

En abril también les tocó a los laburantes del sector público. 70 fueron los trabajadores y trabajadoras que se quedaron sin su fuente de trabajo en la Agencia Nacional de Discapacidad. Tres de ellos son de nuestra ciudad, y una de General Rodríguez. Las trabajadoras lujanenses prestaban servicio en Luján hace más de 15 años. Tras una larga lucha, las trabajadores lograron que el municipio las reincorporé a sus funciones aunque ya no bajo la órbita del organismo nacional.

Trabajadores de la Agencia Nacional de Discapacidad dan una conferencia de prensa ante la notificación de los despidos. Foto: Victoria Nordenstahl

Los despidos llegaron a todos los sectores. Pero algunos patrones no sufrieron la crisis, sino que crecieron gracias a los despidos y a la explotación. Este fue el caso de Nevares que volvió a dar la nota y de Argensun. En junio 18 trabajadores de Nevares se enteraron de su despido en la puerta de la fábrica cuando el seguridad con listado en mano, les confirmó que no podían ingresar y la situación se volvió a repetir mes siguiente con el despido de casi 30 personas sin contrato.

La modalidad que utiliza la Compañía Americana de Alimentos (Nevares) es contratar por temporada, hacer stock y rajar a la gente. Además la empresa incumplía con las condiciones de seguridad e higiene, el pago de aportes al sindicato y a la previsión social de los laburantes. Además las trabajadoras denunciaron violencia de genero, acoso y abuso sexual por parte del jefe de planta, Oscar Zuccarino.

La fabrica exportadora de granos no sufrió los vaivenes de la economía argentina ni la deforestación del mercado interno en la era Macri. La exportación de granos que constituye su principal ingreso de verdes en cada venta.  Sin embargo, en agosto  la empresa le ofreció a al menos seis laburantes el retiro voluntario quienes aceptaron sabiendo que no había mejores alternativas. Combinando despidos con “retiros voluntarios” la empresa redujo su personal de 200 trabajadores por turno a 150 contando los tres turnos.

Escrache a Oscar Zuccarino, jefe de planta de Nevares, denunciado por abuso sexual y acoso. Foto: Julieta Brancatto

Volviendo a lo estatal y pasando de lo industrial a lo agropecuario, en septiembre le llegó el turno al sector de la agricultura familiar y de pequeños y medianos productores. En los más de 500 despidos que se llevó el recorte en el sector dos fueron lujanenses. Con los despidos, Luján se quedó sin un veterinario que prevenía las enfermedades en el sector del agro.

Para las fiestas y para brindar con la angustia de quedarse sin empleo el sector comercial sufrió dos grandes cierres con despidos masivos. Uno fue el caso de Copimo que dejó en la calle a a 25 empleados. Debido a un problema «económico, financiero e impositivo» cerró las persianas tras 50 años de trayectoria. Mientras que el otro caso fue el cierre de Musimundo, que sin previo aviso, dejó a 15 empleados y empleadas sin su fuente de ingreso mensual. Bajo consumo, altas tarifas y un alquiler en dolares llevaron al cierre de la cadena de electrodomésticos.

Las noticias tampoco son alentadoras para el 2019. En el «Staff Report» el FMI estima que este año y el próximo la desocupación volverá a aumentar. Para fines del 2018 se espera que suba al 9,8% de la población activa y en 2019 llegará al 10,9% según los calculos del organismo internacional. Para algunos estudios privados, la desocupación llegará al 13,9 por ciento en 2019.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre