En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, organizaciones peronistas junto a Vamos Patria Grande realizaron la charla Salud integral de las mujeres: la construcción de nuestros derechos. Expusieron la ex intendenta Graciela Rosso e integrantes del Observatorio de Violencia Obstétrica.

Este martes en el Club Colón se desarrolló la charla debate Salud integral de las mujeres: la construcción de nuestros derechos. La misma estuvo como fin reflexionar sobre el sistema de salud integral en relación a los cuerpos gestantes, conocer el marco normativo que regula los partos respetados y difundir la experiencia del Programa Florecer de San Antonio de Areco, el cual busca generar conciencia y acciones en pos de los derechos de las mujeres, al momento de parir.

El encuentro que se generó en el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, estuvo organizado por Las Muchachas Colectiva Peronista, Unidad por Luján, Vamos-Patria Grande, Encuentro Social Peronista, Nuevo Encuentro, Frente Grande y Partido Solidario. «Apuntamos a debatir la salud integral de las mujeres, poniendo énfasis en el parto respetado», adelantó Eva Rey de Las Muchachas, al presentar la actividad, al tiempo que Carolina Francia de Patria Grande indicó que «a nivel municipal hay mucho para hacer en materia de política pública de salud».

La primera expositora fue la ex viceministra de Salud de la Nación e intendenta mandato cumplido, Graciela Rosso, quien recorrió los marcos normativos y leyes que regulan los partos respetados, como la Ley Nacional de Parto Humanizado N°25.929.

«Antes de la ley que se sancionó en el año 2004, solo había protocolos que no daban indicaciones de conducta para el trabajo de los profesionales y equipos de salud. Cuando se establece la ley, esta es muy clara sobre la obligación del parto respetado, así como todo el proceso de embarazo y el posparto, porque además establece conductas humanas y de respeto a seguir, tanto hacia la mujer como al bebé y a aquellas personas que acompañan a la persona gestante. Incluso el decreto reglamentario es tan explícito que detalla punto por punto lo que se debe hacer para que haya un parto respetado», remarcó.

Por otro lado instó a que el poder político local asuma la implementación de la normativa y derecho de las personas gestantes: «Está claro que las leyes están para cumplirse pero si no hay política pública y decisión política que acompañe, no hay ley que se cumpla, termina en letra muerta. Por eso quienes somos parte de espacios políticos debemos comprometernos para que se instrumente la ley tanto en la Provincia de Buenos Aires como en Luján» asumió.

Por otro lado, Malvina Pighín y Gloria Piazza del Observatorio de Violencia Obstétrica de Luján explicaron qué es la violencia obstétrica y el trabajo que realizan desde el OVO. junto a las personas gestantes. «Desde el observatorio acompañamos a las mujeres en procesos de denuncia. Muchas veces no entendemos eso que nos molesta después de dar a luz, pero al encontrarnos con otras nos damos cuenta de que eso que nos hacía ruido era que estaban vulnerando nuestros derechos», manifestó Pighín.

«Que haya una ley que diga que nos tienen que respetar, es muy complejo. Llegar a parir con una ley en la mano también es un poco una vulneración porque no deberíamos llegar a esa instancia», puso en tensión Piazza quien además sostuvo que hay varios ejes que desde el OVO reclaman al municipio, en cumplimiento de la Ley 25.929.

Libertad de movimiento en todo el proceso de parto; acompañamiento continuo; información adecuada para la toma de decisiones; y priorizar el contacto piel con piel con el bebé: «Todo está enmarcado en la ley pero sabemos que por lo menos, acá en Luján, no se cumple. Y esto atraviesa a todas las mujeres sin discriminacion de clase, siendo la violencia obstétrica una de las más acalladas e invisibilizadas. Para eso es importante entender que esto es violencia de género y que el sistema médico hegemónico tiene mucho poder sobre nuestros cuerpos», complejizó.

Finalmente la disertación fue cerrada por Ana Laura Fuentes, secretaria de Comunicación de San Antonio de Areco y Daniela Daverio, secretaria de Salud del mismo municipio; quienes repasaron los principales lineamientos del Programa Florecer y de qué manera lo implementaron en su comuna: «Con diferentes acciones de políticas públicas que generaron una comunidad demandante; condiciones físicas para hacerlo, es decir con infraestructura; y capacitando a los profesionales para llevarlo adelante», explicaron.

El Programa Municipal Florecer de parto respetado, «busca generar conciencia en la comunidad y los profesionales de la salud acerca del derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos a la hora de dar a luz […] con el objetivo de que el parto se desarrolle de la manera más natural posible, sin intervenciones necesarias, y con respeto por las decisiones de las mujeres» señala el artículo de Página12, Areco está bueno para parir. «Pensamos al programa como una utopía pero poco a poco, con pequeñas acciones y generando redes, lo fuimos concretando», completaron las profesionales de Areco.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre