Se aprobó la herramienta que propone abrir la participación combinando aportes técnicos con las expresiones de organizaciones sociales y vecinos de a pié en aspectos de la planificación urbanística.

A la espera de la convalidación definitiva del Código de Ordenamiento Urbano que regula el uso del suelo a nivel local, organizaciones sociales y partidos políticos trabajaron varias lineas para sumar propuestas a los problemas ligados al desarrollo urbano.

Luján es tierra de oportunidades para los grandes especuladores de la tierra y la vivienda. Prosperan los negocios inmobiliarios bajo la inversión privada y la poca o nula intervención estatal que deja librados al juego de oferta y demanda los precios de la tierra.

Barrios privados y las nuevas modalidades de desarrollo como “barrios abiertos” florecen en los margenes de la ciudad con un contraste inevitable con los vecinos más relegados. El desarrollo urbano en manos del mercado deja en el tendal a los castigados de la tierra: un registro desactualizado exhibe a más de 5 mil familias a la espera de un terreno donde poder construir un futuro más seguro para su desarrollo.

En ese sentido, Vamos – Patria Grande y Unidad Ciudadana trabajaron durante 2018 proyectos de similares características tomando como ejes vertebradores los aportes de la Ley de Hábitat y tendientes a abrir la participación política y generar una herramienta nueva de intervención.

En el camino, coincidieron en aunar las posturas en la Comisión de Urbanismo y sumar aportes técnicos para confluir en la creación de un Consejo Urbanístico Ambiental que fue aprobado durante la última sesión del Consejo Deliberante.

El ingeniero Daniel Lansón integró el equipo técnico de Unidad Ciudadana y participó de la redacción del proyecto. Recordó que “en el ámbito del Concejo Deliberante nos enteramos del proyecto de Patria para cumplir con la Ley de Hábitat. Estuvimos charlando con ellos y entendimos que lo mas apropiado, dado la coherencia de intereses, era juntar los proyectos. De ahí sale este proyecto”.

Consultado por las expectativas de cara a los próximos meses señaló que “la implementación de esta herramienta aportará mayor participación. Depende de nosotros, los vecinos, el uso que le demos y los resultados que logremos. Estoy convencido que mayor participación redunda en mayor consenso y fortaleza en la defensa de los intereses populares”.

Autores de la Ley de Hábitat disertaron en Luján sobre la importancia de abrir la participación vecinal en el debate de la planificación urbanística. Foto de archivo: Julieta Brancatto

Entre los objetivos explicitados en el texto de la ordenanza aprobaba figuran la promoción del derecho al acceso a la tierra y la vivienda, la restauración y conservación del patrimonio ambiental local; y la revisión y seguimiento de normas que regulan el uso del suelo como el Codigo de Ordenamiento Urbano.

En ese sentido, cobra especial importancia la propuesta de discutir un “Procedimiento de Modificaciones del Código” a fin de evitar modificaciones a la norma de manera discrecional o en favor de las grandes marcas inmobiliarias.

La intención de los y las autores del proyecto es que por el ámbito de este nuevo Consejo pasen discusiones claves en lo que respecta a la gestión del suelo y los efectos ambientales; y la propuesta para la conformación contiene al menos una veintena de cupos para colegios profesionales, cátedras universitarias, instituciones de la sociedad civil, funcionarios del ejecutivo local y concejales sin remuneración económica y respetando la paridad de género.

En un año que se prevé agitado para la política se empiezan a coordinar instancias de encuentros para avanzar con un debate pendiente y la suma de actores que puedan concentrar el volumen suficiente  para entrarle a un ejecutivo malacostumbrado a desoír recomendaciones e incumplir promesas.

El primer paso es logar que el intendente promulgue la ordenanza y a partir de entonces la Comisión de Urbanismo convoque a la primera reunión para la conformación de autoridades y definición de los primeros temas a debatir. Con la apuesta a la participación como única garantía.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre