Los despedidos de Copimo expresaron su voz, denunciaron a la empresa y el sindicato. “La mentira más grande es decir que nos pagan el 100% de lo que nos corresponde y el sindicato nunca nos representó, sólo se sentó a arreglar su tajada” dijeron.

Empleados y empleadas de Copimo, mayorista de Massalín Particulares que anunció su quiebre la semana pasada, emitieron un comunicado que circula en redes y whatsapp en donde cargar contra la empresa y el sindicato Centro de Empleado de Comercios.

En el texto realizan la cronología del despido indicando que “desde el 1 de Diciembre 22 familias sufrimos el despido”. No quisimos hablar para no entorpecer las negociaciones salariales que beneficiaron a unos pocos. Demás está decir que Mássalin se hizo cargo de todas las liquidaciones y lo que era un pacto entre la empresa y los empleados lo hicieron a un lado. No lo pagaron. Se la quedaron ellos, los inoperantes”.

La voz colectiva de laburantes no esconde su dolor. “En este último mes de noviembre sufrimos el peor de los castigos. La incertidumbre de gente que no nos daba respuestas. Jugaron con nuestra fuente de trabajo y hasta se dieron el lujo de amenazarnos si no firmábamos el convenio de liquidación final”.

En el comunicado diagnostican la inoperancia de la empresa como la principal causante del quiebre: “No le echen la culpa a Macri, Arba o al nuevo distribuidor. No saben ni sabrán administrar una PyME. Tienen empresas paralelas en donde amarrocan ganancias y se ensucian por un par de monedas que no quieren paga” aseguran.

También cargan contra el delegado gremial que su juicio “jamás cumplió su mandato de estar del lado de los trabajadores sólo pensó en arreglar su situación. El sindicato nunca nos representó, sólo se sentó con los inútiles a arreglar su tajada. Y los más viejos empleados hicieron lobby y nos vigilaban para saber si firmábamos un acuerdo que sólo a ellos los beneficiaba”.

El dinero de la indemnización fue parcial, en los montos no lograron concretar el acuerdo negociado que implicaban las sumas no remunerativas que recibían. “La mentira más grande es decir que nos pagan el 100% de lo que nos corresponde. Háganse cargo, inoperantes llamados socios gerentes del 50% que falta. Por una vez en su vida dejen de joder a la gente laburadora”.

Por último, los y las laburantes extendieron el saludo a otros sectores que hicieron el aguante. “Les queremos agradecer a todos los kiosqueros que a pesar de discusiones y malos entendidos siempre nos dieron una mano. Y a aquellos que por ser nosotros, empleados de una firma que sólo cumplimos órdenes, nos desearon lo peor. Que Dios los ayude y a nosotros no nos desampare” finalizaron en el comunicado.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre