Otro mundo es posible

José Luis Larrea
José Luis Larrea
Contador Público, Trabajador pasivo, Presidente de la Comisión de Asociados del Banco Credicoop Cooperativo Limitado, filial Luján.

En el 79° aniversario del Día de la Cooperación, Floreal Gorini dejaba en claro la mirada del movimiento nucleado en el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos: ”Nuestra propuesta como cooperadores se basa en un cambio del modelo económico y social, para terminar con el individualismo, el egoísmo, la desigualdad vigente; para terminar con la explotación desmedida de los recursos humanos y naturales, e instalar una sociedad que se apoye en los principios de la solidaridad, la justicia social, la democracia participativa y que cambie el concepto mercado por el de sociedad”.

El discurso único del sistema económico imperante, cuyo objetivo es maximizar y acumular resultados, donde competir genera ganadores y perdedores (y la degradación de ambos) contrasta con el pensamiento cooperativo, que entiende que el completo desarrollo individual, sólo es posible en asociación con otras personas, en igualdad de derechos, velando por el interés colectivo, con justicia social, con honestidad en cada acto y manteniendo la responsabilidad ante la comunidad y la naturaleza.

Las cooperativas son organizaciones de personas, poseen lineamientos generales que rigen su funcionamiento y que constituyen su punto de partida. Membresía voluntaria abierta; Control democrático de sus socios; Participación económica de sus miembros; Autonomía e independencia; Educación, formación e información; Cooperación entre cooperativas; Preocupación por la comunidad; son los principios cooperativos que permiten no sólo crear riquezas, sino construir un mundo mejor.

Más del 12% de la población mundial es cooperativista de alguna de las tres millones de cooperativas del planeta, que componen más de mil millones de miembros que generan aproximadamente 2,14 billones de dólares anuales, al mismo tiempo que suministran servicios y las infraestructuras necesarias para prosperar. Las cooperativas generan empleo al 10% de la población mundial empleada (fuente: Alianza Cooperativa Internacional ACI).

Los primeros registros existentes de una cooperativa provienen de Fenwick (Escocia). El 14 de marzo de 1761 en una casa de campo, varios tejedores de la zona, ocultaron un saco de avena que trasladaron a la casa de John Walker y allí empezaron a vender su contenido a precio reducido. Este fue el inicio de la sociedad de Tejedores de Fenwick.

En 1844, 28 trabajadores de las fábricas de algodón de Rochdale, al norte de Inglaterra, establecieron una empresa cooperativa. Las condiciones miserables de trabajo y los bajos salarios, les impedían comprar alimentos y artículos domésticos. Reunieron sus escasos recursos y trabajaron juntos para acceder a bienes de consumo.

Al principio había sólo 4 productos, harina, avena, azúcar y mantequilla. Los pioneros decidieron que era hora de que se tratara a los consumidores de manera honesta, con transparencia y respeto, que estos podían participar de los beneficios según su contribución y debían disponer del derecho democrático de tomar parte en las decisiones del negocio.

Cada cliente de la tienda se convirtió en miembro de la cooperativa, por lo que cada uno de ellos tenía un interés real en el negocio. Al principio, la cooperativa abría sólo dos tardes a la semana, pero al cabo de tres meses, el negocio había crecido tanto que funcionaba cinco días a la semana.

En definitiva, la propuesta cooperativista no enfrenta al capitalismo, de cuyos métodos de producción y acumulación no está de acuerdo claramente; esta propuesta plantea que lo que significa competir para un modelo económico, para los cooperativistas significa cooperar; lo que significa producir y acumular para un modelo económico, para las cooperativas significa desarrollo sostenible de la mano del bienestar para las personas y cuidado del ambiente.

Las cooperativas además, siempre lucharán contra la pobreza, el hambre, los conflictos bélicos, las crisis humanitarias, propondrán igualdad de género, defensa y ampliación de derechos. Existe cooperativismo (considerando lo expresado en los valores y principios cooperativos) en las distintas expresiones de la cultura, el deporte, la ciencia, la educación, la salud, la política, la vida misma. De allí que podemos afirmar, que otro mundo es posible.

opina

José Luis Larrea
José Luis Larrea
Contador Público, Trabajador pasivo, Presidente de la Comisión de Asociados del Banco Credicoop Cooperativo Limitado, filial Luján.

recientes

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!