Foto: Sindicato de Luz y Fuerza

La agenda de los tarifazos movió el avispero de muchos actores de nuestra ciudad. Funcionarios, concejales, vecinos e integrantes del Consejo de Administración dieron su opinión. Esta vez, es el turno del Sindicato de Luz y Fuerza.

La política energética de la Alianza Cambiemos que aumentó y dolarizó los valores de las tarifas de servicios públicos trajo el repudio de sectores de la sociedad que comenzaron a organizarse para encontrar soluciones paliativas. En ese marco, el Sindicato de Luz y Fuerza de Luján no se había manifestado públicamente.

Sin embargo, frente a ciertos comentarios entre funcionarios e integrantes del Consejo de Administración de la CESPLL que remarcaron los altos costos de funcionamiento que tiene la cooperativa, entre ellos los salarios de sus trabajadores, el secretario general de Luz y Fuerza, Oscar Rivada, accedió a una entrevista para opinar sobre el tema tarifario, los costos operativos de la CESPLL y la actualidad del país.

Con respecto a los interminables aumentos de la tarifa de energía eléctrica y el rol que a tomado el sindicato en esta discusión, el dirigente lujanense planteó que desde la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLyF) han participado de diferentes audiencias públicas para rechazar el aumento. «Nosotros no estamos de acuerdo en la forma que se aumentó la tarifa, tendría que haber sido mucho más gradual y tampoco estamos de acuerdo con los porcentajes que se aumentaron. Terminan siendo siempre los trabajadores los perjudicados, y los trabajadores de Luz y Fuerza no somos la excepción», sostuvo.

Profundizando en el análisis de la situación que viven los y las vecinos que no pueden pagar la boleta de energía eléctrica, Rivada explicó «todos somos perjudicados. Nosotros vamos a tener problemas con el trabajo. Porque la gente no va a poder terminar pagando las tarifas y las empresas van a caer. Obviamente al caer, los trabajadores vamos a perder puestos de laburo. Somos parte de este sistema al que nos está llevando este gobierno, en el cual siempre termina siendo el pato de la boda el trabajador».

Desde la perspectiva de la FATLyF, «el Gobierno debe trabajar en una tarifa social que sea expansiva y cubra a aquellas personas que vienen padeciendo los tarifazos y se les torna imposible pagar. Estamos convencidos que el gobierno tiene que tomar como prioridad la tarifa social, dado que cada vez son más las personas que están en situación de pobreza y se les vuelve imposible de pagar los servicios esenciales como la luz, el gas y el agua» agregó Rivada.

En ese sentido, el dirigente argumentó que el gobierno provincial en vez de ampliar el sistema de la tarifa social cada vez está reduciendo más la población beneficiada con dicho programa social. «Se debe ampliar porque la emergencia es cada vez mayor», añadió.

Foto: Sindicato de Luz y Fuerza

La participación de los y las vecinas en diferentes instancias y a través de organizaciones como la Multisectorial de Luján ha logrado diferente mecanismos para interpelar al jefe comunal y al Consejo de Administración como también la creación de una Comisión Especial por Tarifazos donde por diferentes motivos los trabajadores de Luz y Fuerza no han dado el presente.

Sobre la relación y participación del sindicato que representa a los trabajadores de la energía eléctrica, Rivada reflexionó que «es cierto, nosotros no hemos participado a pesar de estar de acuerdo con el reclamo de fondo de los vecinos sobre como ha sido el aumento tarifario. Hemos tenido aproximaciones con algunos integrantes de la Multisectorial y hemos recibido a concejales pero sin hacerlo público. Nosotros no somos parte de la solución, pero sí nos vemos involucrados como afectados por este problema. Estamos abiertos a que vengan a dialogar representantes de cualquier partido».

Asimismo explicó que desde el sindicato no han tenido contacto con el municipio por la agenda de los tarifazos. «El sistema que nos marca la Provincia hace que el cuadro tarifario lo imponga el OCEBA y no desde el municipio. En definitiva, no es el municipio el que resuelve. Esto se resuelve en un marco provincial, en donde se pone una misma tarifa para todos y no es lo mismo la realidad de una población que la otra, y menos si lo comparamos con la Capital Federal que es un esquema subsidiado y no así el de la Provincia de Buenos Aires», aclaró.

Desde la actual conducción de Luz y Fuerza – Luján también tuvieron en cuenta las manifestaciones de funcionarios e incluso de consejeros de administración de la CESPLL que plantearon que los costos operativos de la empresa social, incluidos los salarios, eran altos.

Rivada explicó que «los costos operativos de la cooperativa son importantes porque todos los insumos están dolarizados. Indudablemente la compra de un transformador se les habrá ido un 40, 50 por ciento más que hace tres meses atrás. Pero respecto a los salarios tenemos que trabajar en mejorarle el ingreso a todos, no bajarle el sueldo a quién este medianamente bien. A ese lugar nos quiere llevar (el gobierno) a pelearnos entre laburantes. Además, nuestro salario no tiene ningún tipo de relación con el valor de la luz. Mañana los salarios bajan y no te va a bajar el valor de la boleta».

Por último el sindicalista remarcó que «también hay que desmentir que acá se aplican acuerdos locales. La cooperativa paga los sueldos que la paritaria provincial determina. No tiene ninguna injerencia lo local ni en las tarifas ni en los salarios».

Desde el edificio de la calle Lavalle, Rivada asegura que seguirán trabajando en ampliar los beneficios para los afiliados, mejorar la condición de jubilados y mantener ciertos niveles de articulación con la comunidad aunque reconoció que en «época de vacas flacas, la lucha de todo gremio debe ser cuidar las conquistas históricas».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí