17.7 C
Luján
viernes, 27 noviembre 2020

Brasil, decime qué se siente: ¿Las condiciones psicológicas para el fascismo?

Las vacunas del calendario obligatorio ya están disponibles en Luján

El hospital y los CAPS cuentan con las dosis para vacunar a todas las personas según las indicaciones del ministerio de Provincia. Consultá días, horarios y las direcciones de los centros de salud. 

Temporada 2021: ¿abren las piletas de los clubes?

Se acerca la temporada de verano y los clubes ya trabajan en los protocolos, para poder conseguir la apertura de sus piletas. ¿Cómo será la temporada en este contexto?

Falleció un nuevo paciente con COVID-19

Lo informó la Secretaría de Salud del municipio, en su informe diario. Además, se registraron 17 nuevos casos positivos.

Comienza el Juicio a Natalia Pérez: “Lo que se juzga es habernos rebelado contra la política de ajuste”

El viernes 27 comienza la instancia de Audiencia Oral y Pública del proceso que comenzó hace casi tres años, cuando fue detenida de forma arbitraria durante la represión a la movilización en rechazo a la Organización Mundial del Comercio.

Municipales: «A este intendente no le gustan los trabajadores»

Se intensifica el reclamo de laburantes de la planta municipal. Fracasaron las instancias de diálogo y volvieron las asambleas y concentraciones.

La posibilidad del arribo a la presidencia de un ex militar fascista, racista y homofóbico a uno de los países más importantes del continente despertó todas las alarmas regionales. Esteban Gomez nos trae contexto y perspectiva en esta columna para Ladran Sancho. Entre lineas, lindos goles de jugadores  brasileños que apoyan al derechista Bolsonaro y un final esperanzador.

“Algo huele mal en Dinamarca” advertía Shakespeare. Hoy el aroma a rancio de la intolerancia está inundando a Europa y tal vez, ya haya cruzado el atlántico.

En estas últimas semanas apareció con mucha fuerza el nombre de Jair Bolsonaro, un ex militar, que actualmente cumple su séptimo mandato como diputado nacional. Su nombre completo: Jair Messias Bolsonaro. Un hallazgo significante.

Un poquino de contexto

Indudablemente surgen patrones visibles en esta sociedad tecnocapitalista y ultraconsumista. Los partidos políticos tradicionales se fragmentan, se diluyen o desaparecen y por ende dejan de contener o de entender las demandas de los ciudadanos.

Así comienzan a surgir personajes por fuera de la política partidaria tradicional. Todos comparten un perfil: son populistas. El populismo de derecha o de izquierda tiene tres premisas básicas y simples, desde hace aproximadamente 250 años.

En primer lugar dice lo que la gente quiere escuchar. Las obras de Tolstoi, Gogol, Schopenhauer en el siglo XIX o de Heidegger y Günter Grass en el siglo XX se ocupan de este fenómeno. Pero los populistas versión siglo XXI inundan las redes sociales con mentiras, posverdad y noticias falsas (fakenews).

En segundo lugar, exacerban la idea de Nación y Patria, casi siempre frente a la amenaza de fuerzas que quieren disgregarla o derribar su cultura, sus valores y credo. Recordemos que durante el siglo XIX se acuñó un adjetivo denigrante para los socialistas de la “primera y segunda internacional”: Apátridas. Aquellos Ateos sin Dios ni Patria.

Y en tercer lugar apelan siempre a las Emociones como motor y factor aglutinante de las masas, hoy más que nunca “presas en el enjambre de bites de información”, parafraseando al amigo Byung-Chul Han. Los discursos del mariscal Tito, Mussolini o Hitler son grandiosas puestas en escena de “la máquina emocional” de Artaud.

Así podemos encontrar creativas misturas entre populismo político y/o teocrático con economía marxista, con economía keynesiana o con economía liberal o neoliberal. Queda en evidencia que esta vertiente ideológica es una autopista al control de los mecanismos de producción del Estado para luego obedecer a sus respectivos intereses de clase.

Sentires europeizantes o «Los yankees también sueñan»

En Europa, el mensaje a los desencantados de la Democracia es simple. Las Naciones están en peligro. El Islam atenta a nuestra religión, el terrorismo a nuestra vida cotidiana, los inmigrantes a nuestros empleos, los drogadictos y homosexuales a nuestras costumbres, y la globalización a nuestras empresas.

En Italia la liga Lombarda quiere devolverle el brillo renacentista al norte rico. En Francia quieren restaurar el faro iluminista del siglo XVIII. Los ingleses quieren librarse del lastre de los latinos continentales, vagos y gritones. Austria sueña con retornar al sueño imperial, al igual que algunos países de la ex unión soviética, añoran ellos también, su pasado Zarista.

La nueva Babilonia, también está pasando por su propia ensoñación. Los “Red Neck”, (literalmente cuello rojo, en alusión al cuello quemado de campesinos y farmers que trabajan al sol todos los días) tienen su líder populista.

Trump les habló “como un padre” y “los aconseja” vía twitter. Ubicó a los enemigos de la Patria; la prensa que miente, los inmigrantes que sacan trabajo, el terrorismo que los odia, solo por “ser fieles al verdadero dios”, los narcos que matan a sus niños, los “progresistas homosexuales reprimidos” y a los chinos que hacen dumping para destruir su industria nacional.

Según una encuesta de Gallup de 2016, el 80% de sus votantes no puede nombrar 3 ciudades europeas y creen que Brasil es un país selvático con monos en sus calles. La falta de educación y cultura es un gran fertilizante para brotes peligrosos.

La alegría no es solo brasilera

Jair Messias dice que él “habla simple, claro y con firmeza”. Otra vez la misma receta. La Patria está amenazada, “los valores están retrocediendo, la delincuencia, los homosexuales y drogadictos confunden a nuestros niños”.

Su mantra preferido es: “Primero Brasil y Dios por sobre todo”. También añora su pasado imperial. En 1808 la corte del imperio portugués se trasladó a Brasil, su colonia y Juan VI reinó desde allí. En 1822 su hijo fue coronado como Pedro I. El régimen monárquico finalizó en 1889. “Volveremos al orden y al progreso” sentenció la semana pasada. Pero a diferencia de europeos y norteamericanos, incluye un elemento distintivo: “Voy a erradicar el cáncer de la corrupción política”.

Acusa al PT de haber sumido a Petrobras, Embraer, a la industria cárnica y avícola y a Odebrecht en el oscuro foso de la corrupción organizada. Dicen que no hay nada peor que un burgués enojado y con miedo, y al parecer la burguesía industrial paulista y los banqueros de Brasilia, están dispuestos a llevarlo al poder.

Su discurso homofóbico, machista y militarista parece no inquietar a casi la mitad de los brasileros y si las proyecciones no fallan, 6 de cada 10 ciudadanos lo apoyará en la segunda vuelta. Una porción importante de seres humanos en el planeta está harta de la clase dirigente y dispuesta a “hacer sonar el escarmiento”.

Freud y el fascismo

El gran maestro vienés vivió en carne propia la segregación y sus efectos subjetivos, familiares y humanos. Pero, ¿cómo se genera el fascismo?, ¿cuáles son sus condiciones? Ante todo, el fascismo se arraiga en el MIEDO.

Miedo al otro, al diferente, al que puede derribar nuestros débiles paradigmas, por tal motivo es menester silenciarlo, violentarlo, excluirlo o hacerlo desaparecer de cualquier forma. El fascismo es “intolerancia de a pie”. Arranca siendo sencilla, doméstica, casi lúdica y costumbrista, pero puede terminar estructurada y estructurante en organismos de control del estado.

Esa intolerancia se evidencia en discursos masivos, pero también en el lenguaje cotidiano, en casa, en la oficina o en la cola del supermercado. En el fondo es un miedo inconsciente a desaparecer, a perder identidad, a quedarnos sin grupo de pertenencia, sin grupo primario, es decir sin familia.

Por eso la idea de patria, que deriva de “Pater”, es decir lo paterno, está ligada casi siempre a las religiones. Al hablar de “Madre Patria” o de “Dios Padre” nos incluimos en un espacio que aglutina y cobija, como una “Gran familia”.

El fascismo necesita siempre un contrincante, una amenaza, no importa si es verdadera o falsa. El Oponente también me define, reza el manual fascista. Es la excusa perfecta. Rico, pobre, zurdo, facho, gay, negro, cheto, machista, feminazi, bostero, gallina, k, anti-k etc, etc, etc.

¿Y en Argentina?

¿Puede haber un brote fascista en nuestra sociedad? Creo que hay algunas condiciones. Una grieta instalada y que crece. Micro violencias cotidianas, nuevos y viejos inmigrantes, pérdida de empleo, marginalidad creciente, pobres condiciones de educación, diferencias económicas brutales, medios de comunicación enfermantes y amplificadores del displacer, aumento de la delincuencia y de justicia por mano propia, enojo y decepción con la clase política.

Pero a mi entender lo más alarmante es el cotidiano intento discursivo de desarticular al otro, evidenciados en el empobrecimiento del debate y del librepensamiento. El que piensa diferente es mi enemigo, es un vende patria o es un corrupto serial, o es un enfermo desviado y antinatural, o es alguien pago para que piense así. La desconfianza en el otro nos impide confiar y eso está retrasando “lo colectivo”.

Latinoamérica puede estar a las puertas de morderse la cola otra vez. Nadie es inocente. Las opciones progresistas y con contenido social deberán hacer una gran autocrítica por habernos traído hasta aquí ya que nada nace de un repollo. Pero la Historia nos muestra que hay antídotos probados y eficaces: más Democracia, más Diálogo, más Consensos, más Derechos Humanos, más Educación y mucha más Honestidad y Ética en la función pública.

***

Agradecimiento a Camila, paciente y estudiante de Cs. Políticas de la UBA por datos y frases utilizadas en este escrito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más leído

Jornada emotiva en el San Emilio: el homenaje al personal de la salud

El club Luján lanzó una camiseta homenaje, con el nombre de todo el personal de la salud que viene peleando en primera línea contra el Coronavirus. La jornada contó con la presencia de autoridades de AFA, personal médico, bomberos y funcionarios.

¿De qué se trata el programa Primeros Mil Días?

El programa aborda los ejes de la salud, la nutrición, la salud mental y vincularidad, el hábitat y la comunidad, y está orientado a mejorar la calidad de vida de madres, hijos e hijas. En Mercedes funciona desde el año 2017 y ahora podría implementarse a nivel nacional.

Falleció un nuevo paciente con COVID-19

Lo informó la Secretaría de Salud del municipio, en su informe diario. Además, se registraron 17 nuevos casos positivos.

Noticias Relacionadas

La juventud en tiempos de transformación

0
En el día internacional de la juventud, Juanjo Araya reflexiona sobre algunos aspectos del contexto actual y la política en clave generacional.

Ensayo: extrañamiento y distancia

0
La pandemia tiene múltiples aristas. El abogado Leandro Perna aporta su mirada desde la perspectiva del derecho y el arte. 

Hisopados en el Parque Industrial: «Todos dieron negativo»

0
Llegaron los resultados y la tranquilidad al sector fabril de Villa Flandria: "Por suerte salió todo bien", sostuvo Di Forti.

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.