Ocio Programado. Capítulo 5

Ladran Sancho abre una nueva puerta a la combinación entre artistas locales. Hoy Eduardo y Rover pasean entre crecidas y creencias como cada domingo de ocio programado.

La crecida

Las recovas se pierden entre la bruma
y los faroles ciegos

en la humedad, los adoquines
guardan el barro de la noche

proyecta su fulgor la sombra
desde las torres ojivales

y suenan las campanas, dan las tres.

El aura lunar no penetra el milagro en este valle de estampitas
donde el Ángel, insomne moja sus alas y pierde la gracia.

Adentro, en el templo, alguien sostiene la oración:

Señor, ten piedad de nosotros
Cristo, ten piedad de nosotros

Puede oírse el susurro monocorde
resuena, es un eco en la oscuridad
entre los serafines de bronce

donde el manto de la Virgen, guarda
vestigios del consuelo popular
hasta la última llama

que se extingue

y el templo queda flotando en la crecida como una isla de mármol
neogótico promontorio en el vaivén del abismo.

Ahora, los días son del agua

presagios del Ave Seca que descansa en el Ombú
como un sirio apagado.

En la Pascua Colonial

hay padres, madres, niños,
ancianos, policías, funcionarios,
bomberos por las dudas y perros

todos aquí, congregados frente al templo,
esperan por el incendio donde yo espero al fuego.

En silencio empujan al verdugo
y ya con la antorcha en el vientre
comienza a consumirse mi corazón de goma espuma

cercan las llamas mi cabeza de monigote arrevanchado

así me hundo en la memoria de cierta noche en aquel monte;
cuando a mi entrega Él, devolvió su rostro humano.

Ahora los fuegos artificiales
estallan en el cielo de mi derrota
y todos aplauden

Me desprendo, y a la vuelta del dolor
soy una brasa volando la noche inflamada

de regreso, regreso

los demás, cada cual a su decencia

muy tranquilos a su hogares
otra vez encontraron un culpable.

Para ellos las hogueras
siempre fueron un alivio.

El viento no

se lleva las palabras

una imagen no
vale más que mil de ellas

toda palabra
en el aire se imprime

como cosa en el mundo
se plasma

grado cero de la materia
puente

de lo sutil a lo denso

toda palabra regresa.

Nacer de la escucha
el lenguaje

hacer del lenguaje
un tributo

hacer del tributo
el destino

hacer lo imposible
posible

ese es
el oficio del Mago

Música de la Pequeña Orquesta Reincidentes, su canción Desconsuelo

Si vivís en Luján (o por acá cerca) y te gustaría formar parte de esta sección

    Más Ocio Programado

    Ocio Programado. Capítulo 10

    Ladran Sancho abre una puerta a la combinación entre artistas locales. Viajes, existencia, lo aparente y la superficie en este domingo de encuentro entre Inti y Fátima para un nuevo ocio programado.

    Ocio Programado. Capítulo 9

    Ladran Sancho abre una puerta a la combinación entre artistas locales. Desde el sol a las raíces, Camila y Catalina acompañan un nuevo domingo de ocio programado..

    Ocio Programado. Capítulo 8

    Ladran Sancho abre una nueva puerta a la combinación entre artistas locales. Bienvenido San Del y los inquietos junto a los ojos de Paula y sus ilustraciones.

    1 COMENTARIO

    1. Precioso espacio dando oportunidad a artistas regionales. Hoy que se instalo una pandemia donde el andar es reducido, abolido. Recrear arte para compartir es un gesto de solidaridad. Gracias

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

    Gracias! 

    Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.