Ocio Programado. Capítulo 20

Ladran Sancho abre una puerta a la combinación entre artistas locales. Candela y Tomás se encuentran entre el error de la mirada y la duplicación de la personalidad en un nuevo domingo de ocio programado.

Un hueco en un árbol

Desatada,
mi cabeza no se da la mano con el corazón.
Me hacen sentir culpa.

Presa de lo ajeno,
no hay nada que me sea propio.

Cruda,
Sin filtro,
Me escupís encima
y yo me apago.

Me están pisando el pecho
(esperá tu turno)
casi me lo rompen;
dejále algo al resto, si podés.

Te veo de risa en la calle,
me veo mirando para otro lado.
No quiero admitir la verdad
(la verdad que no).

No me sale hablarlo
(la verdad que sí).

Me perdí en los olvidos
y
te mostré las manos
pero a mí nadie me cree.

Ya no sé si me tengo que morder la lengua
¿Cuándo?

Ya te mastiqué demasiado,
no querés que pase eso.

Una flor y un paquete de cigarrillos en la calle

No sirvo para gustar.

Vos no esperas nada de mi,
muerta la rabia.

Cubríme con tus ganas,
por favor,
quiero que me grites.

Me estoy estrujando,
me estoy ahogando,
tragedia viva ante tus ojos.

No digo nada.

Suplicio a cielo abierto.

Fingí:
el torrente de sangre se frena,
(me corte las manos en mil pedazos)
no acelera.

No me toques, no
por favor
que si te miro a los ojos.

Fenecido el amor.

Cine experimental

Hacés con yo lo que querés.

Una duplicación de personalidad,
perdés tu voluntad.

Padece.

Todo exagerado y afectado.
Me pedís un tipo de aproximación
y yo actúo según las consecuencias.

Sonámbulo te abduje.

Somos una corriente que perdura.

Adentro de casa 

La lluvia abrió mi ventana,
me voy a esconder
detrás de los muebles.

El viento me vuela la cabeza,
se me cayó la oreja
ahora no puedo ver nada.

La lluvia revoluciona
y a mí me da sueño
no pienso en el descanso
porque me da un poco de miedo.

Necesito arrepentirme de algo
pero nada me afecta.

Me pica el pelo
que me abraza los ojos,
me acaricia la almohada
me hace suspirar.

Me tapo hasta la nariz
porque no quiero escuchar,
guiño un ojo
al aire
y pienso en el agua de la calle.

Me dormí.

Si sos de Luján (o de por acá cerca) y te gustaría formar parte de esta sección

    Ocio Programado. Capítulo 22

    Candela y Martín se cruzan entre la salvación de las palabras y las miradas en paisajes soleados durante un nuevo domingo de ocio programado.

    Ocio Programado. Capítulo 21

    Paula y Sol se encuentran en una serie de planos congelados con vista al mar en un nuevo domingo de ocio programado.

    Ocio Programado. Capítulo 20

    Candela y Tomás se encuentran entre el error de la mirada y la duplicación de la personalidad en un nuevo domingo de ocio programado.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

    Gracias! 

    Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.