Ocio Programado. Capítulo 14

Ladran Sancho abre una puerta a la combinación entre artistas locales. Mariano y July: una película de la vida cotidiana. La oruga en tus pies y una jauría de peces mientras el piano suena en otro domingo de ocio programado.

1.

¿Cuándo vas a entender, mi amor, que no se fuman

las tibias hojas del laurel?

Tu mirada es mirada de madera,

tus labios son ojos de cartel.

y yo estoy loco por la luna,

por los zapatos de Rosamonte

y las cárceles sin luz.

Atolondrado miro la insania

de un mundo que se viene abajo.

Mis zapatos cuelgan al revés.

Zarpullido que carcoma esta locura,

este mes encantado y andaluz.

¿Cuánto tino hace falta en tu defecto?

¿Cuánta sábana todavía sin cortar?

amándonos en secreto siempre

zapatos de miel en el lunar.

Lapicera carcomida por la prisa,

azules mirando a través

de los años eternos del mundo entero

jugando a las escondidas sin andén.

Ya está, terminamos por el tiempo,

que nos toca, que nos falta,

ya no más. Quisiera despedirme

saltarín como un asco que relincha,

nada más.

4.

Una oruga verde
me chupaba la barba.

Me convertí en una planta,
me convertí en una planta.

Manicuro marihuana
el 23 de abril de este año.

Me convertí en una planta,
me convertí en una planta.

Hay olor a sahumerio en toda la casa
y todavía no fumé nada.

Me convertí en una planta,
me convertí en una planta.

7.

Me gusta cuando callas….
no, no me gusta cuando callas
me gusta cuando rompes los vidrios
y meas un patrullero
no me gusta cuando callas un carajo
me gusta verte desquiciada en un aquelarre fenomenal
siendo la vieja loca entre todas las locas
la gorda zanjuda entre todas las zanjudas
me gusta cuando me deliras,
porque deliras a nosotros, los machos,
los que te piden que te calles,
que ya no sigas,
que ya basta.

En definitiva, no te calles nada.
Hace mierda todo.

13.

¡Oh! mi amor,
se me quemó la milanesa.
¿Qué haremos ahora
en este vetusto infierno
de milanesas quemadas,
de amores pasados?

¡Oh! mi amor,
puedo hacer una metáfora
que compare el sol y el huevo,
pero ¿acaso somos los vasallos
justos para este encierro?

Aquí me quedo mirando
el obstinado crepúsculo
y viendo alucinado el frío
que entra por debajo de la puerta.

Amor, amor.
¡Oh! mi amor,
¿Cuándo volveremos a percibir
el día como día,
la noche como noche,
la jauría de peces que
aniquila nuestro infierno?

Si sos de Luján (o de por acá cerca) y te gustaría formar parte de esta sección

    Más Ocio Programado

    Ocio Programado. Capítulo 16

    Ladran Sancho abre una puerta a la combinación entre artistas locales. Julieta y Gina, la mirada fugaz, pájaros y definiciones en otro domingo de ocio programado.

    Ocio Programado. Capítulo 15

    Victoria y Sofía, entre sombras, caricias y un paseo a orillas del mar en otro domingo de ocio programado.

    Ocio Programado. Capítulo 14

    Mariano y July: una película de la vida cotidiana. La oruga en tus pies y una jauría de peces mientras el piano suena.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    ¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

    Gracias! 

    Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.