La empresa textil volvió a suspender a su personal desde el primero de octubre por treinta días y se puede extender por sesenta días dependiendo la situación económica de la fábrica.

A comienzos del mes, cerca de doscientos empleados de la empresa Algoselan se enteraron que estarán suspendidos por un mes con una posibilidad que se extienda a dos meses con un pago del 87,5 por ciento del sueldo. Con esta medida en lo que va del año ya son tres los parates que obligan a los empresarios a parar la producción y al sector trabajador quedarse en su casa con temor a un desenlace crítico.

Nuevamente los tarifazos descolocan a la industria y los platos rotos los vuelven a pagar las y los laburantes. «Nos aumentaron entre un 43 y un 48 por ciento la luz. Decidimos parar este mes porque la competencia grande está vendiendo a un dólar de 25 que tenían en stock. Esperamos que los otros terminen de vender lo que tienen a precio viejo y nos podamos empalmar ya vendiendo a un dólar de 40 pesos» explicó Carlos Di Forti, dueño de Algoselan.

En este sentido, comentó a Ladran Sancho que de gastos de servicios públicos tienen 2 millones de pesos de luz y otros 2 millones de gas. «Con el nuevo incremento que nos pusieron, que es de los más caro porque estamos en TR3, se nos va otro millón de pesos. Tratamos de no endeudarnos, porque si producimos tenemos que comprar toda la materia prima a costos dolarizados» agregó Di Forti.

En junio, la empresa había suspendido cerca de 30 empleados en los sectores de tejeduría e hilandería. Sin embargo, en esta oportunidad, decidió suspender a todo su personal, incluidos personal jerárquico, por un mes hasta poder volver a competir contra los grandes productores.

Con la situación económica actual del país y los próximos meses de recesión indican que la situación de Algoselan no va a cambiar por algún tiempo. «Esto es el plan perdurar. Necesitamos pasar esta crisis, y queremos mantener el personal. No queremos despedir, hoy tenemos un personal capacitado y de muy buena calidad. Hoy se te va un colorista o un tejedor y te cuesta encontrar gente buena. Esta es la forma que encontramos, tal vez trabajemos un mes y otro paremos hasta que la cosa se acomode» sostuvo Di Forti.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí