«Nuestra generación no sabía de andar solos por la vida y menos marchar sin amores»

Graciela Galarraga participó como autora en el libro "Nosotras en libertad". La militancia en los 70, el exilio y la clandestinidad forman parte de su relato junto a otras mujeres que mantienen activa la llama de la memoria. 

spot_img

De Devoto en un baúl de un Falcon a la Federal, de la Federal a Ezeiza. Ahí supe que me habían dado la opción para salir del país. Ante la mirada vigilante de los militares, el cónsul francés se acercó, me abrazó y me dijo que estuviera tranquila, que no preguntara nada, que todo estaba organizado, que en París me estaban aguardando y que quería decirme algo que no había podido conversar conmigo. Había dos niños en el avión que me estaban esperando, de cuatro y cinco añitos, hijos de compañeros.

«Tía Graciela» narra el exilio, en primera persona, de Graciela Galarraga. Aquellos niños la tomaron como tía y escolta en su destino a Francia, donde se encontrarían con su padre también exiliado político. Su madre había sido asesinada por la Marina Argentina.

Las generaciones nacidas en democracia conocemos que la dictadura secuestró, torturó y desapareció a miles de personas. Que contaron con el apoyo de una importante porción de la sociedad, la Iglesia, los poderes económicos y los medios hegemónicos. Por los relatos de aquella generación que resistió heredamos una lucha que sigue activa por la memoria, la verdad y la justicia.

Graciela participa en el libro digital «Nosotras en libertad», que reúne el testimonio de 200 ex-presas políticas. Las mujeres, durante la pandemia, se reunieron en plataformas para compartir sus experiencias y poner en marcha la apuesta literaria. Se puede leer de manera gratuita en la web nosotrasenlibertad.com

Fue presentado en Tecnopolis junto a la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación Elizabeth Gomez Alcorta

Entre otros relatos de la vida tras los secuestros y detenciones ocurridos durante la última dictadura militar se encuentran los de la lujanense Graciela Galarraga. «Tía Graciela» y «Obstinados» refleja su exilio en Francia, su regreso a Argentina en clandestinidad y la continuidad de la militancia en democracia.

Nuestra generación no sabía de andar solos por la vida y menos marchar sin amores. A lo largo de las narraciones las autoras permiten conocer los aspectos de la vida cotidiana en medio de la tormenta. En el caso de Graciela por ejemplo cómo es amar en clandestinidad, la maternidad, sus sueños y esperanzas.

Y lo más hermoso vino en medio de tanta adversidad, fue el nacimiento de mi primera hija, Natalia, en clandestinidad y plena Guerra de Las Malvinas. Luego llegó Merlina, en democracia, y por último, Estefanía, allá en los ’90. Fueron, son y serán la gran razón de mi vida.

Graciela junto a Nora Cortiñas y su hija Natalia, actual concejala por el Frente de Todos. Foto: Victoria Nordenstahl

En «Obstinados», Graciela comparte cómo siguió su vida, inevitablemente atravesada por la política que es, según su definición, la forma de transformar la realidad. Ya radicada en Luján habla de la militancia en el barrio Villa del Parque, su acercamiento a la Iglesia del cura Cacho Zacardi, su tiempo como concejala por el peronismo y su trabajo en el acceso a la tierra y la vivienda.

Ya lejos del gobierno militar, Graciela denuncia la continuidad de la violencia politica bajo otras formas. Como en esta vida nada es gratuito tuve que soportar que un carapintada pro milico, pseudo periodista, extorsionador de la peor calaña, con el “auspicio” de algunas inmobiliarias y el impulso de algun@s polític@s que se presentaban como futur@s candidatos, intentara dar vuelta una denuncia presentada por mí y el Ejecutivo municipal. Igualmente terminó bien, aunque dolió hasta los huesos.

«Nosotras en libertad» expresa la continuidad de las luchas, mantiene viva la llama de la memoria y pone a la mujer como protagonista en el proceso histórico. En su lectura, los testimonios también sostienen consignas que no pasan de moda, como escribe Graciela: Nuestro anhelo era que la gente viviera bien, que fuera feliz, con trabajo, salud, educación y dignidad.

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,065SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.