Foto: Victoria Nordenstahl

Esteban “El Gringo” Castro participó del ayuno solidario en Luján. Repasó los aprendizajes que deja la etapa política que termina y los desafíos de los movimientos populares en plena etapa de transición.

Etapa de transición, para todos, todas y todes. Pasadas las elecciones la política está en etapa de transición. Así se repite, una y otra vez mientras se dan los encuentros de equipos técnicos en el plano institucional; calle, actividades, charla y asamblea en los movimientos populares y sindicatos.

Nadie se queda quieto. Tampoco en los movimientos populares. Mientras se desarrollaba la primera actividad pública de la Mesa contra el Hambre, Ladran Sancho dialogó con el secretario general de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Esteban “El Gringo” Castro para conocer su opinión respecto a lo que deja el macrismo, lo que se viene, el rol de los movimientos populares y los desafíos a la hora de construir gremialidad en el sector de la economía informal.

– Después de las elecciones, con otro panorama al menos en el horizonte, ¿En qué situación están la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular respecto a la discusión política de lo que se viene?

– Hoy, después de mucha lucha hay actores políticos que provienen de nuestras bases que están discutiendo con lo que será el nuevo gobierno sobre cual va a ser el lugar que le corresponde a las organizaciones populares para mejorar los derechos de los trabajadores. Otros tendremos la tarea, también compleja, de construir un Sindicato que nos incluya a todos los movimientos populares. Lo que tenemos que plantear es organización gremial y discusión fuerte sobre los derechos de quienes trabajan, esto que empezamos a discutir fuertemente en 2011.

– En ese sentido ¿Qué evaluación haces respecto al desarrollo que tuvo la CTEP durante el periodo en el que gobernó Cambiemos?

– Ha sido un aprendizaje y hemos respetado, en los movimientos populares, con las tradiciones de cada uno. Dentro de la CTEP no todos teníamos las mismas ideas pero teníamos algunos objetivos comunes que era organizar un sindicato de nuevo tipo para aquellos que no podían ingresar a un gremio porque básicamente no tenían empleador. Hay un salto en cantidad y en calidad respecto al planteo, asumiendo que somos un sindicato de nuevo tipo en donde tenemos que respetar la territorialidad y todas las características del trabajo de los compañeros y compañeras; y darle derechos al sector va a ser una tarea de mucha complejidad pero el debate ya está instalado incluso con otros actores políticos que nos vienen a conocer nuestras experiencias porque tienen la necesidad de entender.

– ¿Y como va eso de hacerse entender en otros sectores, cómo explicas la postura?

– Nosotros estamos planteando una salida. No le estamos pidiendo al sistema que nos incluya en su modo de producción, le estamos pidiendo que respete el nuestro. Porque nuestro modo de producir es el que va a salvar al planeta mientras la forma de producción tradicional se está llevando puesta a la humanidad. La casa común de la que habla el papa Franscico está en riesgo por el modo de producción capitalista actual. Sus formas de incrementar la ganancia están puestas en el capital financiero que genera menos trabajo y no le importan los derechos de nadie. Es la uberización de la economía. Frente a eso nosotros tenemos un discurso y una practica, con aciertos y errores, que propone una salida. Estamos en la búsqueda. Cuando hablan de inclusión nosotros no estamos de acuerdo. No queremos incluirnos en un sistema que no hace otra cosa que pensar en la guita. Queremos otra economía.

– Parte de esta disputa incluye tareas en el plano cultural. Hay una cosmovisión que se laburó y que se cristaliza en el modelo emprendedor, en la posibilidad de ser empresario de uno mismo, etc..

– Esas cosas pegan hasta que no le podes vender nada a nadie. Desde que empezaron fuertemente en nuestro país a expulsar gente del sistema de empleo formal que plantean estás cosas pero cuando sos emprendedor te hacen creer que sos un empresario, no que sos un trabajador. Es una discusión profunda pero o te organizas como trabajador o tenes un empleador que te paga el salario. Nosotros decidimos organizarnos y por supuesto que nosotros podríamos amparar a emprendedores si dieran la pelea. Estas son tareas que tienen que dar los trabajadores en unidad y que tenemos que organizar los sindicatos.

– ¿Cual es el planteo respecto a la confluencia con otros actores sindicales en este contexto?

– Nosotros siempre planteamos la unidad entre los sindicatos y los movimientos populares. Hay algo que caracteriza muy bien Juan Carlos Smith que dice dejemos de llamarnos movimiento obrero organizado que es un concepto propio de una sociedad casi en su totalidad asalariada y empecemos a llamarnos movimiento de los trabajadores para incluir a toda la nueva configuración de la clase trabajadora.

– ¿Cómo caracterizan la propuesta de llamar a un pacto social?

– Nuestra definición es que si no sacamos a todos los pobres de la pobreza no hay pacto social posible. Me han llamado de varios espacios para discutir, sobre todo de la iglesia, si el pacto tiene este punto como principal y se nos respeta en nuestras formas de organización y construcción podremos avanzar. Lo digo con modestia pero así sucede. Nosotros, con el planteo de los movimientos y los trabajadores, le damos cierta certeza de vialidad al país.

– Más allá del pacto social, hoy hay una relación fluida entre movimientos populares y el gobierno electo que se expresa en algunos acuerdos ¿Cómo la ves a futuro?

– Hay que potenciar las organizaciones populares porque tienen la posibilidad de resolver los problemas de la comunidad. Los acuerdos no son permanentes, al que pisa en falso hay que llamarle la atención. A mi me gusta más la idea de mesa de trabajo que la idea del acuerdo o del pacto, una mesa de trabajo de la que seamos parte y trabajemos juntos. Ahora una mesa en la que no tengamos ningún tipo de influencia o en la que piensan que vamos a recibir migajas para quedarnos en el molde, no. No va a suceder no porque lo diga yo sino porque la gente está harta, recontra harta de los funcionarios de escritorios. Si te vienen con los discursos enlatados va a durar un ratito.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí