BerlingoPRO sigue en escena. La causa judicial por la adulteración del expediente que contenía la documentación del utilitario continúa con el desfile de funcionarios. Ubertino Rosso declaró que la chata todavía no pudo ser transferida y confirmó que los papeles fueron retocados. Quarenta mira de reojo en plena carrera electoral.

Luego de la declaración de la secretaría de Gobierno Rita Sallaberry y la contadora Andrea Russo, le tocó el turno a Ubertino Rosso. Los tres fueron a Mercedes citados por la fiscalía para que declaren sobre la adulteración de la documentación referida a los trámites de la camioneta recibida por Nicolás Quarenta.

De los tres declarantes, la contadora lleva por ahora el primer puesto respecto a las acusaciones. Andrea Russo detalló punto por punto el procedimiento, señaló a Quarenta en reiteradas oportunidades como el principal sospechoso de los cambios y en el PRO local no lo desligan de la interna política.

Ahora, además de relatar los idas y vueltas, un nuevo dato de los últimos aportes que entregó Rosso es que la camioneta todavía ni pudo ser transferida. “Hoy día el trámite continúa inconcluso con gestiones ante el Ministerio de Salud de la Nación para intentar resolver el problema”, informó.

Los primeros capítulos del caso BerlingoPRO tuvieron de todo. Primero, el pedido de acceso a la información pública de Marcela Campagnolli presentado por Jeremías Rodríguez para saber qué había pasado con una camioneta enviada por el Ministerio de Salud; luego la denuncia de Rita Sallaberry sobre la documentación adulterada que encontró al querer contestarle a los integrantes de la Coalición Cívica ARI y, por último, el desfile de funcionarios a la UFI N°1 de Delitos Complejos en Mercedes.

En la ratificación de su denuncia, Sallaberry había sugerido que sería pertinente preguntarle al director de Legales sobre cómo había sido el procedimiento. Tal vez con intención de licuar responsabilidades o quizá para complementar los hechos, la funcionaria empujó para nuevos testigos.

Ubertino Rosso, entonces, pareció devolver gentilezas tanto a Rita como a Pedurán, con explicaciones tales como que “el día de la entrega Ana Rita Sallaberry me avisó que esa mañana iban a venir a entregar el rodado en cuestión porque habían consensuado con Quarenta y su esposa la entrega. Yo le había informado días antes lo que a su vez me había informado Pedurán”.

La participación del secretario de Legal y Técnica también queda establecida en un fragmento anterior, donde Rosso explica: “Pedurán me informa que prepare un acta de recepción de un vehículo porque en los días inmediatos siguientes, el concejal Nicolás Quarenta o algún familiar de él iba a entregar el rodado que venía del Ministerio de Salud de la Nación”.

Finalmente, en el punto donde se hace referencia a la adulteración, el responsable de Asuntos Legales también coincidió en el cambio de fecha. “Estoy seguro que cuando entregó dicha documentación, en la fecha de recepción de entrega, el número correspondiente al mes era el 01, es decir, enero. No 04 o abril como figura actualmente”, detalló. “Se pudo haber retocado el 01 convirtiéndolo en 04 pero no lo puedo afirmar”, se atajó.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre