abril 13, 2024
15 C
Luján

Nico Cércola: “El arte vive si uno se conecta con otras personas, sino es alguien hablando solo”

El artista lujanense pasó por el ciclo En Este Mundo y habló sobre la búsqueda de un género que represente a la provincia de Buenos Aires. Sus inicios, su recorrido y su arte, en esta charla con Radio Minga.

El cantautor lujanense Nico Cércola pasó por un nuevo programa de En Este Mundo, el ciclo cultural que conduce Germán Batalla y que se emite por Radio Minga, todos los jueves de 20:00 a 21:00.

Nico es músico, compositor y gestor cultural. En esta oportunidad contó sobre sus inicios, el cambio de vida a sus 20 años y la búsqueda de un género que pueda representar a la Provincia de Buenos Aires, entre otras cosas.

―¿Cómo fueron esos inicios con el instrumento?

―Al principio me costó conectar con la guitarra y ahí cuando vi que me costaba, dije ‘tengo que estudiar más’. Me costaba desde lo motriz, porque soy zurdo y el mundo está hecho para derechos. Me costaba desde la postura, desde la enseñanza en los libros, era todo cuesta arriba.

- Advertisement -

―Hay un período en el que dejas de dedicarte tanto a la música y hay cambios radicales de vida…

―De los 20 a los 30 me dediqué a otra cosa, dejé de vivir de la música. Estudié marketing y trabajé en las empresas que tiene Arcor. Trabajaba mucho en ese tiempo y estaba bastante estresado. Jugaba al tenis y en un mal esfuerzo me rompí la rodilla y estuve cuatro meses en una cama. En ese lapso me agarró la soledad, el silencio y me di cuenta que tenía muchas cosas materiales y ninguna de ellas me llenaba, me significaba nada. Ahí cambié de vida, en un par de meses vendí todo lo que tenía, dejé todos los trabajos que tenía, salí de viaje para pensar y decidí dedicarme a la música.

―¿Por qué te terminas quedando con el folclore? 

―Creo que es el género que me entra por los pies, que yo realmente siento que estoy en conexión con algo que vibra. Es el género que más me traspasa, que más me conmueve, me parece que hay algo que es del género, ese ritual tan genuino, profundo y ancestral, que es la gente bailando, tocando tambores, un fuego. Lo llevo en mi sangre, siento que soy eso y es lo que más me conecta con mi núcleo.

―La tradición del folclore está muy atada al paisaje y al entorno del artista. ¿Viste una evolución del proceso de un género que nos represente como bonaerenses?

- Advertisement -

―Hay una búsqueda, muchos están buscando eso. Esa búsqueda identitaria a mí me conmueve, me genera un fuego adentro que la quiero buscar. Creo que el género folclórico tiene marcos claros, yo intento darme esos marcos. Hay algunos que tienen que estar, porque cuando vos rompes todo, no se conecta nadie con eso. El arte es vivo cuando uno se puede conectar con otras personas, sino es alguien hablando solo, diciendo lo que le parece. Si alguien se quiere conectar con otro, tiene que encontrar codificaciones en común. Dentro de ese juego de búsqueda de identidad, me puse parámetros. Quiero hacer canciones que sean folclóricas, eso me lleva a poder hacer danzas. Y eso tiene una estructura, quiero que melódicamente tenga algunas estructuras del folclore, que innove y agarre herramientas que son identitarias de la provincia de Buenos Aires, que son el rock, las canciones indie, de autor, y que las letras sean actualizadas, que tengan lenguaje de este momento, de estos lugares.

―¿Para qué serviría que se llegue a ese nivel de precisión?

―La identidad es valorada por sí misma. Cuando vos tenés amor por tu lugar, lo querés más, querés más a tu vecino, a tu plaza, a tu calle, la defendés, te da orgullo hablar de tu barrio y eso te hace mejor persona, mejor vecino. Si nosotros podemos dar una identidad a la Provincia de Buenos Aires, que es un grito de existencia la identidad, podemos pedirle a nuestro vecino que también tenga orgullo de ser bonaerense. Cuando tenga orgullo y amor por la provincia de Buenos Aires, seguramente va a ser mejor vecino, mejor amigo, va a ser mejor para cuidar la plaza, la calle. Ese me parece que es el trasfondo de la búsqueda identitaria.

―¿Te consideras un artista o un trabajador de la cultura?

―Las dos. Defiendo capaz más el de trabajador de la cultura. Hoy salió el vocero presidencial a decir que tal gobernador recibió tanta cantidad de dinero y con tal dinero hizo tal festival diciendo como “la tiraste”. Hay algo que los artistas y los que pertenecemos al mundo de la cultura no hicimos bien, si todavía tenemos que seguir pujando para hacer entender lo importante que es la cultura dentro de la sociedad… lo importante que es un trabajador de la cultura para la sociedad. Si el vocero presidencial sigue diciendo que la cultura es un gasto, algo hicimos mal. En pandemia todos compartían videos, mirá este artista que le canta a sus vecinos por el balcón, qué bueno. Ahí éramos importantes, ahora somos un gasto, dinero mal tirado. Por eso entre el artista y el trabajador de la cultura, llevo más la bandera del trabajador de la cultura.

―¿Por qué se ha naturalizado ese discurso?

―Hay varias batallas culturales perdidas en este tiempo, una es la denostación del trabajador de la cultura.

―Venís de producir la Fiesta del Violinero. ¿Cómo fue esa experiencia?

―Es la peña más grande del país. Fue fuerte, dormí dos horas durante 15 días. Hermoso, de un aprendizaje interesante, aprendí a ver la música del otro lado del mostrador, que era algo que me faltaba. Nunca estuve en el negocio puntual de la música folclórica. Aprendí a verme a mí mismo de otra manera. Me conecté además con esa faceta de producir, que también me gusta. Le di marco académico, porque me recibí de gestor cultural en el Instituto Mignone.

―¿Cómo ves el estado de situación de la cultura en Luján?

―Puedo hablar por mi género. Las peñas tradicionales siguen estando en Luján y son interesantes que sigan existiendo, pero también está bueno que hayan lugares para nuevas camadas de compositores y músicos. Si vemos falta de espacios, hay que generarlos. Estamos en un tiempo que no podemos ser solo músicos, así que hay que ponerse la remerita del productor y hay que hacerlos.

―Si hoy tuvieras que pensar en un cambio drástico, ¿para dónde irías?

―Me iría a vivir al interior del país, que es algo que tengo pensado hacer en algún momento. Me gusta mucho aprender de otras culturas. Si bien somos el mismo país, hay muchas provincias que tienen una cultura totalmente diferente y que me encantaría conocerla.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!