El Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación realizó un reclamo en la puerta de la empresa Nevares por mejores condiciones laborales. Hace cuatro meses el gremio mantiene reuniones con la patronal pero no hay mejoras.

Desde la primera mañana de este martes 31 de octubre, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación realiza una protesta en las instalaciones de la empresa Nevares en Carlos Keen para exigir que se cumplan las condiciones laborales. La medida gremial que decidió STIA es un corte total en los ingresos de planta Carlos Keen y Tortuguitas, aunque el personal del turno mañana ingreso a trabajar.

Las malas condiciones de trabajo en las que se deben desempeñar los trabajadores ya es algo que se sabe a viva voz pero nadie regula las condiciones laborales dentro de la fabrica. El reclamo puntual en esta oportunidad es por la comida, falta de pagos en tiempo y forma, indumentaria, calzado, entre otras problemáticas.

En los carteles que empapelaron las fabricas, los laburantes de STIA señalaron “Nevares evade y explota a sus trabajadores. Paga sueldo, horas extras y presentismo en negro y fuera de termino”. A lo que agregaron que “no pagan aportes jubilatorios ni obra social, como tampoco cumple con el convenio colectivo de trabajo”.

Desde el sindicato, están pidiendo “basta de explotar a los trabajadores/as. No más hostigamiento y persecusión. Que se cumpla y respete los derechos de los trabajadores/as”.

En junio de este año se destapó la olla en Nevares con el despido de cerca de 20 trabajadores y la denuncia de maltrato, hostigamiento, insultos, amenazas, y falta de respeto. Como también una denuncia de trabajadoras contra el Jefe de Planta, Oscar Zuccarino, quién es la máxima autoridad en la planta industrial, por violencia de género y acoso sexual.

De aquella oportunidad, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentaria envió notas y pedidos para solucionar las condiciones laborales como también mantuvieron reuniones con la empresa de Hugo Romero, en una mesa de diálogo que no parece haber tenido buenos frutos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre