Un colectivo de trabajadores y trabajadoras de la UNLu iniciará el rodaje de la película documental “Maestro, Nano Balbo y la educación popular” sobre el recorrido del pedagogo argentino comprometido con la recuperación de los saberes populares.

En una lectura cuestionadora de la concepción legitimista de la educación y con el objetivo de impulsar la reflexión y el debate desde la comunicación audiovisual, trabajadores de la Universidad Nacional de Luján recorrerán la vida del maestro y pedagogo Orlando Nano Balbo a través de un documental.

“Es una historia valiosa y está bueno que nosotros hayamos tomado la tarea de llevarla adelante. Él trajo aprendizaje de toda su vida y lo transformó en un material vivo que transmite en las charlas, cuando da clases. Una capacidad de poder extraer de cosas que son muy traumáticas, en algunos casos, enseñanzas para otros. Y ni siquiera solo para él”, cuentan les integrantes.

El audiovisual “Maestro, Nano Balbo y la educación popular” finalizó su etapa de pre-producción y comenzará el rodaje en julio de 2018. Con escasos recursos económicos para llevarlo adelante, el proyecto es impulsado por el entusiasmo de les realizadores ante la posibilidad de abrir el debate entre la educación pública y la educación popular.

Guiados por un proceso colectivo desde sus inicios, el equipo está conformado por Juan Mascaró en idea, guión, dirección y montaje; Felipe Gusmerini en cámara, fotografía y color; Argentino Paladea en Sonido directo; Duilio Gatti en Jefe de Producción Manuel Scola, Juan P. Marangón y Josefina Rampazzi en equipo de producción; Agustín Grezzi en la asistencia de edición y post-producción de sonido; y Edelmiro Montesano en gráfica y animaciones.

Entre las contradicciones presentadas en la temática trabajarán sobre el tipo de diálogo establecido entre el pedagogo y las comunidades de sus experiencias vividas.

Balbo comenzó a dar clases a sus veinte años en una escuela mientras cumplía con el servicio militar en Neuquén. La pedagogía del oprimido fue su modelo de trabajo participando activamente en la Campaña de Reactivación Educativa del Adulto para la Reconstrucción, en 1973, bajo el lema “Para qué copiar, es preciso CREAR”.

Secuestrado y torturado iniciada la dictadura militar, logró abandonar el país y exiliarse en Roma. Perdió el sentido del oído como consecuencia de las torturas. A su regreso al país retomó en Huncal (Neuquén) su trabajo docente en una comunidad mapuche. Balbo reconstruyó sus vivencias en charlas, extrayendo enseñanzas que vuelca en diferentes ámbitos de la educación mediante una pedagogía de la experiencia y la memoria.

“Un poco la filosofía de Nano que mama desde Freire tiene que ver con que el estudiante no es una persona que no tiene conocimiento sino que tiene otro conocimiento y se está formando para tener más, que se retroalimenta con el docente y los compañeros. El material es también para debatir eso, ¿qué tipo de estudiantes estamos creando?”.

Atravesado por un enfoque transformador, la propuesta destaca la importancia de la defensa en el derecho a la escuela pública pero desarraigada de la construcción del sujeto político de transformación y por tanto, priorizando otros espacios de trabajo educativo.

“También es tratar de hablar de la actualidad de la educación, es vigente en un montón de debates que hacen a la educación pública, a la universidad, a la educación popular, de los espacios que no están formalizados como ámbito de educación que tienen todo un trabajo que no es solo ir a estudiar y cumplir con el ritual, que es terminar y tener un título sino que es un trabajo más de formación política”.

En un viaje por la historia y la geografía pedagógica del país, serán escenarios de registro audiovisual diferentes provincias a través de cátedras libres, bachilleratos populares y espacios de formación en movimientos sociales en la búsqueda de la reflexión y el intercambio con Balbo.

Memoria histórica, presente nómade, y encuentros con Balbo son las tres líneas argumentales que propone la película para establecer el diálogo entre su faceta de formador, su presente educador y el vínculo con los realizadores del proyecto audiovisual con el objetivo de incorporar a Balbo en fuente directa de estas tres instancias y en el proceso de construcción para enriquecer el debate, aunque resultará dificultoso por su sordera. “Esas series de aprendizajes y enseñanzas que lo han marcado en su vida pensamos instaurárselas a él para que el estar en la construcción del relato también sea un aprendizaje”.

Sin aval institucional trabajadores y trabajadoras decidieron encarar el proyecto audiovisual por fuera de la universidad. Foto: Julieta Brancatto

La idea nació en 2015 luego de la visita de Balbo a la UNLu al ser nombrado Doctor Honoris Causa. La propuesta tomó forma tras navegar sobre los diálogos entre Saccomano y Balbo plasmados en el libro Un maestro. Una historia de lucha, una lección de vida. Además, cuenta con el apoyo de diferentes espacios institucionales y de Derechos Humanos: la Secretaría de Extensión y el Departamento de Educación de la UNLu, la Asociación de Docentes de la UNLu, la Comisión de Familiares y Amigos de detenidos desaparecidos de Luján, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo y la familia Mignone.

En el contexto de un trabajo diario vinculado a lo académico el film propone el avance de una política de comunicación menos conservadora y relacionada a su vida institucional para así “intervenir en el debate sobre qué tiene que ser la comunicación audiovisual”. De ese modo, apuestan a profundizar la relación entre educación y comunicación al concebir a esta última como una herramienta pedagógica que impulse y visibilice el debate al interior de las propias instituciones.

“Mezclar gente que tuviera que ver con distintas disciplinas en este laburo es fundamental, y el documental da para hacer eso, es transdiciplinario es su propia lógica, su identidad”. En ese sentido, el equipo estableció contacto con docentes para conformar un espacio donde el material pedagógico esté acompañado de la proyección de la película una vez terminada. Además, estará disponible en salas de cine y plataformas educativas como la Red Nacional Audiovisual Universitaria, universidades, escuelas y espacio de educación popular en todo el país.

Así, en la búsqueda de instaurar un debate sobre el conocimiento y los métodos de aprendizaje entre las propias instituciones educativas, y enriquecer la relación entre la educación y la comunicación los trabajadores acentúan la marcha del proyecto documental. “Balbo y su vida marca debates sobre lo que hacemos todos los días, estamos en un espacio de educación y seria buenísimo que todos los días nos preguntemos para que se educa, y nosotros también poder asistir con el lenguaje a eso”.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre