Foto: Victoria Nordenstahl

Los trabajadores y los sectores populares son los más perjudicados por el modelo económico del macrismo. Una applicación calcula cuál fue la perdida de poder adquisitivo durante la gestión de Mauricio Macri y Ladran Sancho hizo los números con el sueldo de los municipales de Luján.

La gestión de Mauricio Macri cargó de lleno contra los trabajadores de todo el país. La ley de flexibilización para bajar el “costo laboral” no pudo ser llevada adelante pero el macrismo la hizo “de hecho”. Con devaluación y el techo a las paritarias salariales el gobierno nacional, provincial y los municipales licuaron el poder adquisitivo de las y los laburantes.

Una applicación lanzada por el Frente Patria Grande calcula que los argentinos pueden adquirir cada vez menos productos con su sueldo. En una comparación entre diciembre del 2015 y el sueldo actual muestra que los trabajadores pueden adquirir menos leche, nafta, pasajes en transporte público y esparcimiento.

El Observatorio de Coyuntura Económica y Políticas Públicas indica que desde que asumió Macri en 2015 la inflación acumuló un 189 por ciento, muy por encima de las paritarias conseguidas año tras año por los laburantes.

Con esa herramienta, Ladran Sancho comparó el salario que tenían los municipales de Luján en diciembre del 2015 y lo comparó con febrero y marzo del 2019. La primera conclusión es que los trabajadores tuvieron una perdida del poder adquisitivo cercana el 15 por ciento y en otros casos directamente pasaron a estar por debajo de la línea de la pobreza.

Un ejemplo de ello es un trabajador administrativo categoría V con bonificación por titulo y por función y una antigüedad de 5 años. En 2015, por 40 horas semanales, los municipales de esa categoría se llevaban un salario de bolsillo de 8,166 pesos. En febrero 2019 el sueldo real es de 20,078 pesos. En términos nominales el salario aumentó, pero en términos absolutos los municipales perdieron un 15 por ciento de poder adquisitivo.

Con la app cambiemostusalario.info podemos ver que un laburante municipal administrativo categoría V podía comprar 656 litros de nafta en 2015, mientras que en la actualidad sólo puede comprar 519 litros. Mientras que en la variable leche, de 2015 (donde compraba 742 litros) a 2019 (donde compra 627) la perdida fue de 115 litros de leche. En esparcimiento, un laburante se podía tomar 408 cervezas y podía consumir 146 hamburguesas. Hoy puede beber solo 287 cervezas y comerse 131 hamburguesas.

Otro dato alarmante es que si el trabajador o trabajadora municipal es el único sustento de una familia con dos hijos entre 6 y 8 años caerían bajo la linea de la pobreza. Según el último informe del Indec una familia de tal composición debería tener un ingreso de 27570 pesos para no ser pobre. Un salario que tampoco es alcanzado por un obrero categoría VI, quién ronda en los 27491 pesos, siendo uno de los mejores remunerados.

La aplicación muestra que un trabajador municipal categoría obrero VI de 48 horas semanales tuvo una variación positiva del 7 por ciento en su salario. Pese a esto, en 2016 la canasta básica total que establece la linea de pobreza se ubicaba en 3.663 pesos. En enero 2016 un laburante de esa categoría percibía 8893 pesos. Superaba en creces la linea de pobreza.

Mientras que 3 años después, en marzo 2019, la canasta básica se encuentra en 27570 pesos, 100 pesos encima de lo que percibe un laburante de la categoría obrero VI.

La realidad se empeora para laburantes que no poseen bonificaciones por función, título o antigüedad. La realidad de los sueldos básicos de los municipales es aún más caótica. Un municipal categoría obrero I tiene un sueldo básico de 18.504 pesos. Mientras que un obrero II percibe por 48 horas de trabajo un total de 18.262 pesos de remuneración básica. Sueldos totalmente por debajo de la línea de la pobreza

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre