junio 14, 2024
19.2 C
Luján

Mujeres sindicalistas: Regina Angulo, secretaria general de CICOP

En esta sección, militantes gremiales explican los límites, los desafíos, las estrategias y perspectivas que imprimen las mujeres a la hora de participar activamente en las direcciones políticas de los sindicatos.

La serie de notas que recorrió la historia de Débora Casula, delegada de APOPS y Nadia Rodríguez Agüero, congresal de La Bancaria, continúa con Regina Angulo desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires.

Este segmento busca contar las experiencias y vivencias de líderes mujeres y disidencias que alzaron la voz, se hicieron delegadas, consiguieron logros para trabajadores y trabajadoras y abren camino entre las conducciones históricamente ocupadas por varones.

Regina Angulo es Trabajadora Social y comenzó su trabajo en salud en el año 2011, a partir de la beca Médicos Comunitarios, un programa en que la mitad del tiempo estaba cursando un posgrado en la UNLu, y el resto realizaba prácticas en Atención Primaria de la Salud, en barrios de Luján.

«Recontra interesante por todo el material teórico, los insumos que nos dieron para trabajar en territorio, pero era una beca, eran dos mangos por hacer el mismo trabajo que mis compañeras que estaban en carrera hospitalaria” recuerda.

- Advertisement -

Junto a sus compañeras becarias comenzó a reclamar por la mejora de su situación laboral. Entre risas, recuerda: “en la municipalidad ya no me querían ver. Tengo eso, soy muy insistente”.

Así se acercó a CICOP, sindicato que años antes, en Luján, había logrado también la incorporación de muchas y muchos trabajadoras de salud a la llamada Carrera Hospitalaria, con mejoras significativas en sus situaciones laborales.

Pero la historia es más antigua, tanto la del sindicato, que en el Hospital Cabred organiza a las y los trabajadores desde la década de los ’80, como la propia historia de Regina, que conoce el sindicalismo desde la primera infancia, dice que es casi como un legado.

“Durante la dictadura mi viejo trabajaba en la municipalidad y era secretario general del sindicato. Mi viejo fue uno de los que impulso el estatuto del empleado municipal, y hasta tiene una calle en el predio de los empleados municipales, lo mío es familiar” dice.

“Después mis viejos se mudan a Jujuy y ahí empieza a militar fuertemente en la Asociación de Educadores Provinciales, ahí se transformó en un referente muy conocido. Años 90, Perro Santillán, corte de ruta. En ese contexto me he criado. Y creo en lo colectivo, siempre en lo colectivo, no concibo la vida sin esto” agregá.

- Advertisement -

Diez años después de aquel primer acercamiento a CICOP, y con sus días cargados de militancia, Regina es Secretaria General. Reflexionando sobre la historia de las mujeres sindicalistas, resalta que a su alrededor siempre hubo mayoría de compañeras.

“Lo demostramos cuando fue la conformación de los equipos de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Ahí CICOP apoyó y colaboró fuertemente para que esto se pueda implementar en Luján” detalló Regina.

Durante la entrevista con Ladran Sancho, recuerda a muchas compañeras de militancia, de lucha en la calle, de viajes a marchas en capital y de las carpas sanitarias. Dice sus nombres, no quiere olvidarse de ninguna y resalta: “no entiendo el sindicalismo sin el feminismo”.

Desde su lugar de trabajo diario, el Centro de Atención Primario de la Salud de Villa del Parque, acerca una mirada sobre las condiciones laborales del área. En días en que la pandemia azota al sistema de salud central, explica que lo mismo ocurre en Atención Primaria, dónde reciben y asisten a personas con síntomas de Covid.

Regina advierte que el trabajo se multiplicó y que el cansancio se siente. “Las condiciones no son buenas” describe y agrega que la situación no es nueva. A la necesidad de mejoras salariales y edilicias se suma la falta de material de bio-seguridad como los barbijos.

Con sobrecarga laboral, una pandemia de por medio, y mucho laburo cotidiano, las trabajadoras de salud deciden muchas veces agregar el componente del humor para afrontar semejante responsabilidad. “Nos funciona, tratamos de desdramatizar algunas situaciones, creo que sin eso no había forma de transitar esta situación” comenta Regina.

Regina, además de ser una militante sindical, participa del Colegio de Trabajadores y Trabajadoras Sociales de Mercedes, se dedica a la música y es jefa de hogar. “Todo te insume mucho tiempo y también de cuerpo y de cabeza” comenta sin reproches, pero sabiendo el desgaste que eso implica.

En las demandas que Regina, sus compañeras y CICOP reciben también se puede visibilizar la desigualdad que existe entre hombres y mujeres y disidencias. “Este año estuvimos acompañando reclamos de varias compañeras. Ahí también prevalece que si sos profesional o no, o si sos mujer. Las persecuciones son siempre contra compañeras, contra enfermeras, trabajadoras sociales o incluso médicas. Entonces, y no, con ellos no sucede” reflexiona.

El hombre ha ocupado el lugar más visible en los sindicatos, y en esa discusión Regina también tiene para aportar. “Nuestro presidente es Quino Luna, pero nosotres siempre apostamos a un debate colectivo. Históricamente a la cabeza de los gremios estuvieron los varones. Pero, sin embargo, en CICOP siempre hubo mujeres que sí ocuparon distintos roles importantes. Gracias a que dos compañeras se pusieron al hombro el gremio, es que hoy CICOP tiene representación fuera del Hospital Cabred” historiza.

Regina vuelve a reflexionar sobre la importancia que las mujeres logren ocupar lugares de poder. “En CICOP somos quienes le ponemos el cuerpo, siempre estamos charlando con Quino sobre la mirada de ciertos conflictos. Y le decimos vamos por acá o por allá. No tenemos un lugar ni periférico ni subsidiario, damos los debates que hay que dar”.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!