Lo comunicó a través de las redes sociales y ante su familia, con un video en historias de Instagram. La interna de Cambiemos suma un nuevo jugador y la alianza local reconfigura negociaciones. Quarenta, Casset y Sallaberry, recalculando.

“Hoy es un día muy importante para mí porque es el día del cumpleaños de mi abuelo Toto Griffini, que no está con nosotros, pero sé que de alguna forma está acompañando. Después de haber recorrido los barrios de Luján, las localidades, de haber escuchado a muchos vecinos, creo que es el momento de poner pecho, de poner el cuerpo y por es por eso que les quiero transmitir que tomé la decisión de competir en las próximas PASO el 11 de agosto”, se escucha decir por parte de un Griffini concentrado y contenido.

Sin especificar partido, referente o sector, la clave que complementa el video de Instagram son publicaciones donde resaltan las recorridas con Siciliano, Subsecretario de Educación Provincia de Buenos Aires, que lo acompañó en el lanzamiento del Diplomado de la fundación que dirige en Luján. Casi como un juego de pistas, las redes sociales van sumando saludos de diferentes referentes del partido de Gobierno pero también de otros sectores.

Griffini desplegó su modelo de acción -de manera inaugural- en octubre de 2018, con una presentación en el Hotel Real donde presentó a la Asociación Civil de Estudios Populares (ACEP) una mezcla entre ONG y usina de ideas que acompañó el andar “del pibe que venía a hacer territorio”, como decían algunos, o que sería “el delfín de Luciani en un recambio de gestión”, como tiraban otros. Ni bautizado -ni despreciado- por el Ejecutivo, el ahora precandidato acercó posiciones con gestiones en áreas como educación, políticas sociales, salud y medio ambiente. Allí generó relaciones con algunos funcionarios del municipio y también cierto recelo por parte de otros que responden a referentes de otro palo.

Tentación, tituló este medio cuando en aquella ocasión reunió a la gran mayoría de los actores políticos de la ciudad, peronismo incluido. Vía ACEP, con una idea de búsqueda de consensos y el paraguas de las políticas públicas, estableció su manera de relación directa con el sector político. Una rosca fina que se complementa con su pertenencia a la ciudad, sus años en el municipio como pasante y una lista de contactos que de acá y de allá reconocen. Solo así se explica que en el Diplomado que lanzó la semana pasada se encuentren nuevas generaciones políticas de la Unión Vecinal, el PRO, el radicalismo y el peronismo.

Con el lanzamiento como precandidato a intendente, la táctica del gobierno ya empezará a virar. Alex Campbell y Federico Salvai, parte del equipo de Maria Eugenia Vidal y armadores del tablero bonaerense, ya tienen la historia en sus teléfonos, aunque no les hizo falta. En el último paso por Luján a Campbell -junto a Ezequiel Bisso- solo le bastaron algunos movimientos, cruces en los patios y whatsapp veloces para cerrar la posibilidad de una lista que terminó por definirse fuera de la ciudad. La cosa, como dicen, viene incluso de más arriba. Veremos, veremos, después Cambiemos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí