Sanchetta, referente de la MESyP, explicó los alcances de la medida que trajeron a la ciudad y llamó a los panaderos de Luján a trabajar por una ley que mejore la actividad en general. «Fuimos a vender a un precio responsable, a un trueque. El lugar no es menor», explicó. Pobres contra pobres, otro objetivo de Cambiemos.

Despidos, tarifazos, inflación, cierre de comercios: Cambiemos armó un ring y pone a pelear a los perdedores de este modelo: las clases medias y populares. Luego del primer Panazo en Luján, los panaderos de la ciudad acumularon bronca y fueron al municipio para que el intendente intervenga en la situación general del sector, en el contexto del operativo que había realizado la Mesa por la Economía Social y Popular, quienes habían vendido el pan a 35 pesos en la Feria del Trueque del barrio San Cayetano. Durante la mañana del jueves, dueños de panaderías locales tuvieron que volverse sin respuestas ya que ninguna autoridad los recibió, algo que sí sucederá por estas horas.

Luego del fallido encuentro, los comerciantes declararon a este medio diferentes conceptos entre los cuales se señalaba el rol del estado municipal y también criticas la cooperativa que realizó el panazo. «No está mal que el pan sea un bien social, pero primero tendrían que venir a hablar con los que estamos incluidos dentro del sistema, que garpamos todo y después de esa reunión, si quieren hacemos un panazo, como se hizo en Congreso. No queremos que vengan de afuera con un fin económico, porque vinieron a cobrarlo, no a regalarlo”, expusieron horas atrás.

Ante estos dichos, Juan Carlos Sanchetta (MESyP) pidió a Ladran Sancho la posibilidad de explicar lo sucedido el miércoles 8: «Nosotros somos una organización social y política que se sostiene por su trabajo; presentamos un proyecto de ley para que el pan sea declarado como bien social e invitamos a todos los panaderos a acompañar esa ley que prevé una tarifa especial en insumos luz, gas, agua y combustible, sumado a un margen de ganancia establecido en un máximo de 30 % para el empresario panaderil».

Asimismo, respecto a la elaboración, describió que «nuestros compañeros trabajan en un ambiente apto y autorizado para la elaboración de los productos que elaboramos; todos tienen su monotributo por lo que es falso que estén en negro; invitamos a los compañeros empresarios a copiar ese modelo legal de trabajo y  también quiero hacer mención al panazo en donde se regalo pan en el Congreso. Es ilógico regalar un producto que se esta trabajando; el trabajo es un derecho y en esta época macrista un bien a cuidar. No estamos de acuerdo en regalar el trabajo; por lo tanto jamás lo haríamos; preferimos vender todos los días nuestros productos al precio que lo hacemos; eso beneficia a cientos de vecinos que están imposibilitados de comprar al precio actual».

Sanchetta consideró un objetivo político el derecho de poder comer y aseveró: «Es verdad que tenemos, además del objetivo de que los vecinos puedan ejercer su derecho de alimentarse, un objetivo político; y es el de que volvamos a tener un gobierno nacional y popular que propugne una verdadera inclusión social; creemos que los panaderos no son nuestros enemigos; la mayoría son trabajadores que están sufriendo la crisis promovida por el macrismo, no existen trabajadores clandestinos o ilegales. Debería haber una ley que permita la producción de alimentos básicos a un precio responsable; eso es la ley del pan como bien social. Invitamos a los panaderos lujanenses a debatirla y a sumar sus aportes a la misma.

En tanto el lugar donde se realizó también tuvo su importancia para la MESyP: «Nosotros llevamos nuestra propuesta a plazas y a lugares como la sociedad de fomento que fuimos. No competimos con repartos o negocios ya establecidos; estamos creando una red de almacenes populares para que vendan nuestra canasta. Fuimos a vender, a un precio responsable, a un trueque que es donde gente totalmente excluida del sistema cambia o vende por monedas sus pertenencias ya en desuso o que usa menos; el lugar elegido no es menor».

Finalmente, Sanchetta expuso que el contexto actual muestra el grado de deterioro de nuestra sociedad y la miseria planificada que esta sufriendo la gente. Esto es lo que el estado debe resguardar y contener, no es justo que haya familias en esa situación. Nosotros hacemos desde nuestro lugar lo que esta a nuestro alcance para que la mayor cantidad de vecinos puedan darse el gusto de no recibir migajas o sobras o mirar en una vidriera lo que no pueden pagar con los miserables sueldos que cobran o lo que es peor por haberse quedado sin empleo. El enemigo a derrotar es quien llevo al país a esta situación haciendo que miles de familias estén desesperadas por que no llegan a parar la olla.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre