Foto: Victoria Nordenstahl.

Los sindicatos lujanenses le volvieron a pedir a los candidatos un baño de humildad y renunciamientos para lograr la unidad. Desde el sector político respondieron con «PASOS amables» entre los competidores y forjar el camino a octubre sin agresiones.

El Club San Lorenzo fue nuevamente el escenario para el tercer encuentro entre sindicatos lujanenses y el sector político peronista. Con una mesa en U gigante, los precandidatos peronistas se sentaron dispersos entre sí y perdidos entre los dirigentes sindicales. En el centro de la cabecera Pablo Osuna, secretario general de Camioneros, quién dio la bienvenida a todos y todas y les otorgó la palabra a los políticos resaltando la importancia de la unidad para que el peronismo gane en octubre.

El mensaje de los y las trabajadoras fue claro: «queremos la unidad y una participación protagonica en el armado de un nuevo gobierno local». Desde el sector político, que contó con todos los precandidatos y referentes -a excepción a Jonatan Fattorini por una diferencia fuerte en la última reunión- explicaron sus posicionamientos sobre las candidaturas y  recordaron el acta firmada en el PJ. En este sentido, prometieron no dañarse en las Primarias, Abiertas, Obligatorias y Simultaneas (PASO).

Con la bienvenida de Osuna, les tocó hablar a los candidatos y referentes de los espacios. Pasaron por el micrófono Adriana Oviedo, Miguel Prince, Vanina Pascualin, Silvio Martini y Leonardo Boto.

Ninguno de los precandidatos realizó un «gesto de humildad» como lo pedían los dirigentes gremiales. Todos y cada uno de ellos reafirmaron la posibilidad de una participación en las PASO «porque las PASO son ley» sostuvo Leo Boto. Aunque de inmediato esgrimió que la conformación de una lista única es el máximo anhelo para volver a gobernar Luján.

«Sin ningún animo de ofender a nadie, respetando la decisión de cada uno de los compañeros, tal vez fui muy inocente o crédulo, pero esperaba que, tanto que habla de los renunciamientos históricos, demuestren la humildad y la sinceridad de cada uno de los candidatos y trasladar ese espíritu sincero de lograr la unidad y recuperar el municipio de Luján» señaló Heber Rios, secretario general de ATILRA General Rodríguez, al ver que las y los políticos se midieron el traje de candidato.

También los dirigentes repartieron a aquellos que sostuvieron que los sindicatos sólo pidieron «un puestito político». «Los que piden un puestito son el viejo sindicalismo, nosotros queremos ocupar lugares de poder para representar a los y las trabajadoras. Queremos defender un proyecto porque estamos preparados para ellos» sostuvo Claudia Repetto, secretaria general de la CTA de los trabajadores, mientras recordaba a diputados nacionales de extracto sindical.

Exposición tras exposición sindical, quedaba claro un mensaje: los dirigentes gremiales quieren recuperar su lugar como columna vertebral del movimiento obrero y que los políticos se guarden las candidaturas en el bolsillo en pos de la tan mencionada unidad.

De breve repaso por la historia, los sindicatos reclaman lo que el mismo Perón les otorgó: un tercio de los cargos legislativos, modificando la composición de clase de la dirigencia política. Al tiempo que los otros dos tercios se repartían en partes iguales para el Partido Peronista Femenino y para los políticos profesionales.

Con la idea flotando de unas internas amables y sin mayores agravios entre los competidores, los sindicatos fueron pidiendo mayor participación en los armados políticos y en los proyectos de gobierno. «Nosotros ya los convocamos a los políticos e hicimos oír nuestros pedidos. Hasta el momento nos hemos quedado con las ganas de que la política nos convoque a nosotros. Estamos esperamos que nos llamen a trabajar en los proyectos políticos, pensar y programar un gobierno» resaltó Mauricio Molinero, del gremio de ANSES.

Al cierre del encuentro, y con una clara tendencia a unas PASO «amables» y sin lista única, los trabajadores le recordaron un viejo proverbio peronista: «el que gana conduce el que pierde acompaña». ¿Y el que no? es la gran pregunta. Los dirigentes sindicales le recordaron otro viejo dicho peroncho: «Con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes».

Fotos: Victoria Nordenstahl.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí