Se presentó la mesa contra el hambre, un espacio integrado por organizaciones, sindicatos, católicos, evangelistas y vecinos que trabajan en el plano local con la orientación de la Emergencia Alimentaria. Pidieron al Ejecutivo la conformación del Comité de Crisis.

El recrudecimiento de las condiciones de vida de las grandes mayorías aunó los esfuerzos de las organizaciones sociales, políticas, sindicales y sectores religiosos como la Iglesia Católica y pastores evangélicos comprometidos con la asistencia a los sectores más vulnerables.

En Luján, hace poco más de dos meses que se realizan encuentros entre representantes de distintos ámbitos con el objetivo de conformar una mesa capaz de coordinar los esfuerzos y sumar voluntades. «El objetivo es armar una red de espacios para trabajar en conjunto por un Luján sin hambre. Poder darse estrategias colectivas entendiendo que juntos y golpeando como un sólo puño, vamos a ser más efectivos», señalaron desde el espacio que este viernes 18 de octubre se presentó públicamente.

Frente al municipio, en la plaza Colón, explicaron la propuesta representantes de diversos sectores como el cura Sergio Gomez Tei, el pastor Ricardo Lencina, el vecino Ignacio Royero, Andrea Tessey de Movimiento Evita, Juan Acotto de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados (CTD) Anibal Verón y Germán Guiata, delegado de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE).

El relevamiento que realizaron, contando los más de 20 dispositivos de asistencia del conjunto de organizaciones y vecinos, suma más de 4.500 personas que de forma frecuente recurren para garantizarse el desayuno, el almuerzo o la merienda.

«Levantamos la voz para pedirle a todos los ciudadanos y organizaciones sumar esfuerzos. Hay mucha gente que no sabe que estás cifras son las cifras del dolor. Hay miles de personas que pueden zafarla en el comedor de una iglesia o un barrio», afirmó Andrea Tessey, referenta del Movimiento Evita.

Tessey aseguró que «nosotros nos hacemos cargo desde el amor, desde la solidaridad y hemos hecho carne en nuestras sedes, en nuestras organizaciones y nuestras iglesias del problema del hambre. Y somos parte de la solución». Respecto al rol del Ejecutivo Municipal remarcó que «ellos tienen que hacerse cargo de lo que les corresponde».

La Emergencia Alimentaria además de aprobarse en el congreso tuvo su ordenanza local, que entre otros aspectos dispone la creación de un Comité de Crisis que esta Mesa pidió al Ejecutivo por su conformación para evaluar la asistencia, y aportar conocimiento y propuestas.

«Queremos integrar el Comité para dar solución con aquellos que en el cotidiano estamos ayudando a la gente de Luján. En un país donde se produce carne y leche no puede haber hambre», señaló Germán Guaita, delegado de ATE.

El Padre Gómez Tei de Basílica anunció nuevas actividades que realizarán desde la mesa y convocó a la comunidad a conocer las experiencias de sus pares en esta instancia y comprometerse con quienes peor la están pasando. Los vecinos, que abrieron las puertas de sus casas para dar una mano haciendo viandas o funcionando como comedor, graficaron la cruda realidad de los barrios.

Tras su presentación ante la comunidad, la Mesa contra el hambre continuará con reuniones periódicas para coordinan esfuerzos y con actividades para visibilizar la situación de crisis y exigir la conformación del Comité.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí