Foto de Archivo: Victoria Nordenstahl

Se acordó el pase a planta permanente de las trabajadoras de Casa de Abrigo pero desde el Ejecutivo dan vueltas y demoran el ingreso. Las profesionales también denunciaron “más aprietes por parte de la Coordinación”

Las trabajadoras, que habían logrado la aprobación del pase a planta permanente del municipio a mediados de septiembre, expusieron situaciones de aprietes por parte del equipo de coordinación a cargo de la secretaria de Políticas Sociales, Monica Issourihebere.

A la fecha no ha habido avances. Desde el Ejecutivo dilataron la decisión recurriendo a la burocracia. “En lugar de decir planta permanente debe decir planta transitoria nos dice Musso desde Recursos Humanos”, explicaron las trabajadoras.

En concreto, se niega el pase a planta asegurando que procedimiento legal requiere un año en planta transitoria y luego el pase a permanente.

La situación repercute sobre 16 trabajadoras que ponen el hombro a la niñez en situación de vulnerabilidad en Luján y que desde hace semanas entraron en la calesita burocrática del Ejecutivo. “Entendemos los tiempos, pero quisiéramos que entiendan nuestros tiempos. Tenemos contratos hasta diciembre» comentó Comezaña, trabajadora de Casa de Abrigo ante concejales.

«Venimos contándoles las situaciones de apriete. Y se agravaron en los últimos meses. Nos dicen que la planta no va a salir, que no nos van a renovar en diciembre, que nos van a despedir a todas y que la coordinadora va a seguir porque tiene planta permanente» detalló la situación de hostilidad que no se detuvo pese a las denuncias públicas.

Sobre el final de su intervención en el Concejo Deliberante aclaró que «vivimos un proceso inflacionario terrible. Somos mujeres, jefas de familias. Mientras los gremios reabren paritarias o firman un bono de 5 mil pesos nosotras no podemos hacer uso de esos derechos. Entiendan nuestros tiempos. De promesas no vivimos» cerró.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí