Foto; Victoria Nordenstahl.

La secretaria de Salud evidenció las problemáticas que enfrenta la nueva gestión en ese área, así como los desafíos y estrategias para lograr un abordaje de salud interdisciplinario en Luján. 

Mariana Girón trabajó como directora de Niñez y secretaria de Desarrollo Social durante la gestión de Graciela Rosso. Luego, fue abogada del Hospital Vicente López, trabajó en prevención médico-legal, gestión hospitalaria y de políticas públicas. Tuvo a cargo durante años los corredores de materno-infantil y de mortalidad materno-infantil, y acompañó casos de vulneración de derechos dentro del mismo hospital.   

Junto a la ex Intendenta acompañó la candidatura de Leo Boto por el Frente de Todes, militando específicamente dentro del área de salud del espacio político. Hoy, encabeza la Secretaría de Salud, una de las áreas de gobierno más importantes, que enfrenta grandes problemáticas en su estructura. 

Dentro de la estructura de la secretaría, acompañarán a Girón el médico clínico Daniel Sánchez, como director ejecutivo del hospital y Damián Goenaga como director administrativo. Además, el Ejecutivo también dispuso a la doctora Laura Celia como directora de Atención Primaria de la Salud y a Alejandra Bruno como directora del Hogar Granja Padre Varela.

En diálogo con Ladran Sancho, Girón desarrolló la situación del sistema de salud pública en Luján, las urgencias del hospital y los Centros de Atención Primaria (CAPS), la situación económica y las estrategias para la garantía de derechos en este área. 

¿Cómo se dio la transición entre gestiones? ¿Cuál es el diagnóstico que pudieron hacer en las primeras semanas?

Yo fui parte del equipo de transición para Salud, desde la disposición estuvo muy bien. La gestión anterior estuvo muy disponible a brindarnos los datos y la información que pidiéramos pero había datos que no estaban. Dentro de la Secretaría casi no había datos económicos. No podíamos pensar cuál era la deuda que tenía el municipio y la Secretaría respecto de proveedores, contratados, insumos, alquileres de equipo, agentes sanitarios, etc. Esa información la fuimos recabando del área económica en este último tiempo y consolidando algunas cosas.

Tampoco había información de cuánto se le debía al municipio en término de recupero de cobros de obras sociales. Si bien había un sistema de recupero, no tenemos claro cómo venían siendo los circuitos y canales. Faltaba la conciliación de las deudas con la mayoría de las obras sociales, que fue el trabajo que hizo el director administrativo del hospital en estos días. Y también empezar a especificar cuáles eran las deudas que tenían los proveedores. En el último tiempo Salud no intervino en el proceso de compras, lo hacía todo la oficina de compras del municipio. No pudo elegir y ponderar la calidad de los insumos que se compraban y a los proveedores. Eso, a veces, atenta contra la calidad de la prestación de salud. 

¿Y los datos estadísticos? 

La verdad es que los informes eran muy parcializados y sintéticos, no son coincidentes con algunas cosas que nos está pasando la provincia. Estamos haciendo el pedido formal de que se nos brinde la información estadística y epidemiológica de Luján presentada en el último cohorte y lo que va del cohorte 2019 (se miden de julio a junio). Tenemos parte del cohorte de julio de 2018 a julio de 2019; y tenemos algo de lo cargado que no está completo, no lo vemos claro.

Eso impacta en dos cuestiones: una es la proyección de salud, qué es lo que le pasa a la población de Luján, qué proyectamos y qué necesitamos para cubrir las necesidades de la población; y por otro lado el impacto en la coparticipación. Es fundamental que tengamos adecuadamente cargadas las estadísticas para poder recuperar la coparticipación que corresponde. Hay una baja en la coparticipación proyectada que nos perjudica gravemente. 

Foto: Victoria Nordenstahl.

El Intendente anunció el presupuesto 2020 en los últimos días. Al área de Salud se le asignó un 33, 38 %. ¿Cómo se va a ejecutar el presupuesto? 

Primero hay que mejorar el circuito de compras. Organizarlo de una forma un poco más eficiente. Entendemos que lo que venía sucediendo es que se compraba, por plazos breves, insumos dentro de la urgencia a una enorme cantidad de proveedores. Lo que hace que no hagas compras centrales, que pagues más caro. Además, las deudas permanentes hacen que se restrinja la entrega. Sobre estas cuestiones tenemos un esquema para comprar mejor; para ver qué es lo que se compra, a quién y con qué valores. Y ahí articulamos con más claridad con el área de compras y economía del municipio. 

Por otro lado, pensamos la redistribución del recurso humano, teniendo en cuenta las necesidades de los lugares y los sectores. Y hacer algunas cosas que no se están desarrollando, por ejemplo Odontología, porque hay tres sillones odontológicos rotos en los centros de atención primaria. Si no podemos hacerlos operativos tenemos material ocioso, personal que no puede desarrollar su tarea y población que no puede resolver su problema.

Lo mismo pasa con tomografía. Hay personal destinado a hacer los informes y el tomógrafo hace tres meses que está fuera de servicio. Hicimos algún acuerdo con el Hospital Sommer, que va a resolver el tema de las tomografías, porque en el último tiempo las  pagaban para hacerlas en un centro privado, lo cual nosotros no podíamos sostener; o tenían que llevar a los pacientes a Merlo. Lo ideal es tener el tomógrafo y vamos a trabajar para tenerlo. Pero hasta podamos hacer lo necesario, encontramos una mejor solución. En ese sentido, buscamos estrategias para optimizar los recursos que tenemos. A veces es una cuestión económica, pero también es una cuestión de organización. 

También lo que pudimos ver es que faltaba concentrar la información. Sobre todo en lo que es atención primaria, donde cada centro hacía su propia estadística. Lo que estamos haciendo ahora es poder concentrar las estadísticas, lo que se va trabajando y las necesidades en un lugar. Y, entonces, organizar de manera más racional los recursos. 

¿Qué es prioritario a trabajar? 

Desde lo edilicio son los techos. Estamos trabajando en el hospital, en el policlínico, en el CIC. Hay CAPS que tienen un enorme grado de deterioro, estamos en conversaciones con el Ministerio de Salud de la Provincia para presentar algún proyecto de financiamiento de algunos arreglos. Vamos a tratar de cerrar esa propuesta, para ver si desde algún lugar podemos conseguir fondos que nos permitan poner a punto tanto el hospital como los centros de atención primaria, por lo menos los que están en estado de deterioro gravísimo.

¿Y el hospital? 

En el hospital es importante pensar estructuralmente en los techos, en la redistribución del ingreso y la admisión. No solo desde lo edilicio sino que eso nos permita la captación clara de los usuarios que entran al sistema de salud y eso es, también desde lo organizacional. Es indispensable hacer un adecuado ingreso de todos los usuarios, saber si tienen o no obra social, etc.

A veces no es viable la distribución geográfica dentro del hospital para poder hacerlo. Se atiende a la población y, por distintas razones, no se registra adecuadamente ese dato. Ahora estamos saliendo a buscar los datos de registro por otro canales, como para adecuar y revisar la estadística general. Es más trabajoso pero entendemos que es indispensable para planificar salud y para recuperar coparticipación.

¿Qué se puso en acción en estas primeras semanas? 

Hay algunas cuestiones ya en funcionamiento vinculadas a la organización propia del sistema de salud. Hacia adentro del hospital las reuniones de la Comisión Administrativa Asesora, de la dirección que está conformada por todos los jefes de servicio y que no se hacía hace dos años, cuando debería hacerse bimestralmente en todos los hospitales. La idea es que todos los jefes de servicio entiendan qué es lo que está pasando y hagamos una planificación conjunta de las necesidades.

Queremos una mirada, en cuanto a cuál es la proyección del hospital, construida con todos los trabajadores y los agentes. La idea es que hacia 2021 proyectemos cuál es la misión del hospital, cuál es la visión que tenemos y qué es lo que queremos que suceda. 

¿Qué más se proyecta para el Hospital Municipal?

Los jefes de servicio pidieron integrar el Comité de Atención primaria de la salud como parte del sistema y nosotros aplaudimos eso, de la misma manera que vamos a trabajar en la construcción de la Oficina de Referencia y Contrareferencia, que haga el vínculo entre atención primaria y el hospital, que es indispensable y estaba roto hace bastante tiempo.

Vamos a conformar los comités de Mortalidad materno-infantil para hacer el análisis de cómo está la atención en Luján, que también es obligatorio y hace mucho tiempo que no estaba operativo. Estamos reforzando el comité de Docencia e investigación, no solo para investigación en salud sino en generar el esquema necesario para tener residentes tanto en atención primaria de la salud como en los distintos servicios del hospital. Y el comité de Control de infecciones que hacia adentro del hospital es indispensable para regular el uso racional de los antibióticos, el lavado de manos, la prevención de infecciones, disminuir la cantidad de días de internación de los pacientes. 

Foto: Victoria Nordenstahl.

Desde los movimientos LGBTyQ+ se ha denunciado violencia institucional hacia personas trans en los centros de salud. ¿Darán respuesta a esta situación?

Nosotros estamos pensando en algún equipo interdisciplinario que trabaje algunas cuestiones no solo con la comunidad trans sino con algunas otras situaciones que son graves y específicas, y que requieren articulación con niñez, por ejemplo. Estamos pensando en uno o dos equipos que intervenga en esas dos problemáticas. En algún momento lo pensamos en función de los adolescentes que están transitando estas situaciones, pero también hay adultos que necesitan acompañamientos específicos.

La falta de formación, el incumplimiento de la Ley de Identidad de género, la falta de endocrinólogos que realicen tratamientos de hormonización. ¿Cómo abordarán estas problemáticas?

En este momento no tenemos esquema de endocrinología para hacer homonizaciones pero sí pensamos en formar un equipo de profesionales que pueda acompañar, orientar, derivar y hacer el acompañamiento desde acá con centros que sí lo hacen. El Álvarez, el Sor Ludovica, el Fernández, que son referentes con los que podemos hacer los abordajes. La idea es aceitar esos canales. Se están reacomodando las autoridades de la Región Sanitaria. Tendremos una reunión con ellos y es uno de los temas que vamos a consultar, sí vamos a tener nexo a través de la Región Sanitaria para articular.

Está en agenda, pero no va a ser en los dos primeros meses porque necesitamos formación específica, insumos, etc. Estamos tratando de armar, junto con la Dirección de Géneros y la Secretaría de Desarrollo Humano, espacios de capacitación tanto en violencia de géneros, asesoramiento, cuidado y trato a la víctimas de violencia de género; la aplicación de la Ley Micaela, en tanto a la formación de funcionarios y trabajadores del Estado. Y desde ese lugar generar algunas capacitaciones y cuidados dentro del personal de todos los niveles, respecto del trato, la orientación, los derechos, etc. de todas las personas que son usuarias del sistema de salud, al margen de su orientación sexual o su identidad de género. 

Personas adherentes al tratamiento antirretroviral en el hospital alertaron sobre falta de insumos para realizar controles y la necesidad de un tratamiento integral que aborde lo psicológico, afectivo, laboral, etc. ¿Este tema estará en la agenda?

Respecto de los insumos, tanto los oncológicos como los infectológicos de VIH estaban vinculados al Banco de Drogas, y ha tenido en los últimos tres años, pero sobre todo en el último, serias dificultades en la provisión de medicación. 

Tenemos un equipo de infectología en el hospital, que incluso cuenta con infectología infantil, que no es algo habitual. Pero es cierto que tenemos dificultad para armar equipos interdisciplinarios en varias áreas. Hay trabajadores de la interdisciplina: hay psicólogos, psiquiatras, trabajadores sociales, podríamos tener todo el equipo armado. Hay que ordenar y redistribuir en ese sentido.

¿Qué más es necesario reorganizar?

Les propusimos a los trabajadores del hospital que pensaran en los corredores clínicos, por ejemplo. Yo pienso en tres corredores, el infanto-juvenil, el clínico, con todas las actividades vinculadas a la clínica, a la infectología y además también el servicio social y salud mental, que están vinculados profundamente a la clínica; y, además, los corredores quirúrgicos.

Dentro del corredor clínico, necesitamos pensar interdisciplinariamente, para la atención específica de la salud mental, en ginecología, en materno-infantil, pensando en las situaciones de violencia de los niños y las mujeres. La mirada interdisciplinaria es dificultosa en salud, que está acostumbrada a trabajar segmentada. Esto es propio del sistema, pero hay mucho voluntad para hacerlo de otra forma, porque todos los que trabajamos en salud sabemos que solos no podemos nada, necesitamos pensarnos permanentemente con otros. Para nosotros fue abrir esa puerta y que todos aceptaron gustosos. 

¿Se trabajó con el protocolo ILE recientemente presentado por el Ministro de Salud de Nación? 

Nosotros tenemos una perspectiva de derecho. La mirada de la salud es la de garantizar todos los derechos de la población. El protocolo se tiene que aplicar, no necesitamos hacer mucho más. Hay trabajadoras, porque la mayoría son mujeres, que están abocados al tema. Tenemos un sistema que ya venía trabajándose y que estuvimos charlando para que sea un poco más efectivo en cuanto a la articulación entre el primer nivel y el segundo nivel de atención, que es el desfazaje que a veces tenemos. Pero hay equipos que están trabajando en algunos centros de atención en el asesoramiento y acompañamiento de las mujeres que requieren esta práctica.

A mí me comunican cada vez que hay un pedido, aunque no tengo nada que autorizar. Si hay que articular con la Región Sanitaria, si hay que derivar a otro nivel, lo hacemos. Aunque los pedidos que llegaron en los últimos días lo resolvimos; de hecho nos han derivado de algún otro lugar y lo resolvemos de la misma manera que otros efectores han resuelto cuestiones de Luján cuando ha excedido la posibilidad del municipio.   

Nosotros vamos a garantizar los derechos de salud a todas las mujeres. Entendemos que no hubo en este tiempo ninguna dificultad respecto de eso. Vamos a trabajar con la implementación del Protocolo. La idea es que todos los efectores de salud aborden esta problemática, se puedan resolver y garantizarle los derechos. Eso lo hablé con la referenta de Atención Primaria y con el referente en el hospital, esa indicación estuvo dada desde la primera semana de gestión.

¿Qué estrategias se piensan para la efectivización de derechos sexuales reproductivos?

Estamos dispuestos a empezar a hablar sobre otras cuestiones que tienen que ver con la garantía de derechos de las mujeres, como el parto respetado. En la medida en que podamos ir manejando los recursos, la idea es formar en esta perspectiva de derechos en términos generales. Queremos tener una mirada integral, no solo responder a la necesidad de interrupción del embarazo cuando sea requerida y necesaria, sino también a la prevención de otras situaciones, ahí están trabajando los equipos interdisciplinarios.

Seguiremos trabajando y reflexionando sobre esta garantía de derechos. Es un tema nuevo para todos los equipos de salud, necesitamos tener espacios de diálogo y sociabilización de los saberes. Hay compañeras que están muy formadas en este tema y necesitamos que lo sociabilicen, que se puedan reflexionar y que se de la discusión hacia adentro de los equipos de salud primero, porque eso tranquiliza, nos da un resguardo y nosotros además queremos cuidar a los equipos de salud. Queremos que esto se haga como corresponde, que sea una garantía de derechos para las mujeres y para los equipos de salud. 

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Muy bien la pregunta sobre el Protocolo ILE, faltaría preguntar si se va a realizar un nuevo Instructivo sobre ILE, el que está en vigencia de la gestión Luciani es sumamente restrictivo.

  2. Buen día teníamos un contador en la secretaría de salud y los números no están??? Le deseamos toda la suerte a la nueva gestión pero que estén atentos a los que se quieren beneficiar y así perjudican al personal.Sd

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí