Llegaron a nuestra ciudad hace tiempo y cumplen un rol fundamental en la zona turística. Son la cara visible de una ciudad que vive de sus visitantes. El amor les trajo y el trabajo los organiza para encontrar una respuesta colectiva a la ausencia de políticas públicas para el sector. Actualmente pelean por una ordenanza para regular el estacionamiento medido con inclusión social.

María: de la fe al amor

María nació en Avellaneda y llegó a Luján en una peregrinación, para agradecerle a la virgen luego de un grave accidente que tuvo. Lo que nunca iba a imaginar es que se encontraría con el amor en nuestra ciudad y que eso la motivaría a instalarse definitivamente. Luego de la pérdida de su esposo, María tomaría la posta y hoy es la única mujer entre los cuida coches.

-¿Cómo llegás a Luján?

-Nací en Avellaneda, me crié parte ahí y otra parte en Merlo. Antes de venir para Luján tuve un accidente de tránsito, que la pasé muy mal y me costó mucho salir. Salí bien y vine en la peregrinación para agradecer porque se me cumplió la promesa. Cuando llegué caminando hasta acá veo que estaba cerrada la basílica y eran las doce de la noche, no tenía nada para volverme. Me senté en la plaza a mirar a la iglesia y veo un hombre que venía. Nos pusimos a charlar y de ahí resulta que tuvimos una buena relación desde el principio y nos terminamos casando.

-¿Quién era este hombre?

-Él era cuida coche. Se llamaba Raúl. Al poco tiempo que nos casamos yo me quedé sin trabajo y me dijo si quería empezar a trabajar con él, a empezar a cuidar coches. Él murió hace dos años y seis meses y desde ahí es que estoy cumpliendo el rol que él hacía.

-¿A qué te dedicarías si no tuvieras este trabajo?

-Yo no tengo hijos pero ayudo a mis sobrinos y se lo que es no tener un pan, un plato de comida. Con esto es lo que me ayuda para el día a día. Si hay para comer, se come, sino un mate cocido y un pan.

-En general ¿Qué respuesta tienen de la gente?

-Estamos mal vistos, por ser trapitos. La gente a veces viene muy mal. Nosotros le tenemos que dar un apoyo o una orientación para que ellos se vayan bien de Luján. Hablar con ellos, mostrarles que no todo está mal como parece.

María sostiene a su familia cuidando coches en la zona histórico basilical. Foto: Victoria Nordenstahl

Miguel: de Jockey a cuida coche

Miguel es de Santa Fe y llegó a Luján luego de contraer matrimonio. Sin un trabajo formal, se inventó el suyo y desde ese entonces se dedica a cuidar los autos que estacionan en las calles de la ciudad. Después de haber pasado por diferentes rubros, hasta haber sido jockey, Miguel hoy pelea para que su trabajo sea regularizado por el municipio.

-¿Qué significa ser cuida coche?

-Para mí significó un trabajo, porque cuando vine a Luján hace 22 años no tenía laburo. Por intermedio de una persona que me crucé en la calle por una changa que fui a hacer, me dijo si quería ir a hablar con Mario Ruiz que estaba en control urbano, para ver si me dejaba cuidar coches. Este hombre me dijo que sí, que me buscara un lugar en donde no molestara a ningún vecino y desde ese momento yo cuido coches.

“Armamos una cooperativa que se llama Fe y Esperanza, con ayuda del MTE y de la CTEP”

-¿Cómo llegás a Luján?

-Yo vengo de la provincia de Santa Fe y llego a Luján porque conocí a una chica en Junín y ella tenía todos los familiares acá, entonces decidimos vivir en esta ciudad.

-¿Cómo fueron los primeros pasos?

-Venir a laburar todos los días, tener a veces algún roce con algún peregrino porque la mayoría de la gente te dice «trapitos» y nosotros no somos «trapitos», somos cuida coches. Hasta el día de hoy me sigo dedicando a esto.

-¿Qué harías si no pudieras dedicarte a este trabajo?

-Con esto yo mantengo mi hogar. Esto es para que coma mi familia todos los días, para yo poder comprarle un par de zapatillas a los chicos cuando necesitan, para comprarle los útiles para la escuela porque nadie te ayuda y la realidad es que yo no tengo un sueldo, yo gracias a esto puedo sostener a mi familia.

-¿Cómo se hace para romper los esquemas con la gente y hacerles entender que es un trabajo?

-Para romper esos esquemas tenés que ser muy respetuoso con el peregrino. El peregrino tiene que llegar bien a Luján e irse mejor. Nosotros somos la cara visible de Luján, porque el peregrino cuando entra, lo primero que ve es a nosotros. Prácticamente somos los guías turísticos de la ciudad, porque estás en la avenida parado con un chaleco naranja y para un auto y te pregunta donde queda la municipalidad, el hospital, una clínica. Para toda la gente que pregunta somos nosotros los que damos esa información.

“Este último tiempo hemos tenido problemas con la policía. Nos ha venido a identificar un montón de veces y nos ve todos los días trabajando. De donde sale esa orden no lo se, porque no nos dijeron nada. Nos sentimos molestos, porque te sentís perseguido por la policía. Eso son los problemas que tenemos los que estamos trabajando en la calle”.

-¿Qué sienten con esto?

-Nos molesta. Nos pone de otro humor porque la sociedad de Luján o la gente que viene de afuera ve que hay un móvil de la policía y nos tiene a todos ahí, con documento en mano y se pregunta ¿qué onda? No queda bien que la gente nos vea así.

-¿A qué te dedicabas antes de ser cuida coche?

-Desde chico me gustaron mucho los animales. Anduve con los caballos de carrera, después trabajé en un tambo. De más grande hice el servicio militar y cuando salí entre a trabajar en la municipalidad de Junín y ahí también trabajé en una empresa privada.

Miguel es presidente de la Cooperativa que se conformó para discutir con el Estado la regulación del nuevo estacionamiento medido. Foto: Victoria Nordentahl

-¿Cómo es lo de lo de los caballos de carrera?

-Me gustaban mucho y me siguen gustando ahora ando con los caballos criollos que vienen a todos los desfiles. Estuve un par de años, hice la escuela de jockey en Rosario y tuve la oportunidad de correr en el hipódromo de Rosario, de Venado Tuerto, Laboulaye, en un montón de lugares.

-¿De qué se trata el proyecto que presentaron?

-El proyecto propone que la municipalidad nos regularice a todos los compañeros y compañeras cuida coches. Nosotros queremos un trabajo digno, que recaude el municipio y que nosotros no nos quedemos sin trabajo. Estamos luchando para que se vote y permitiría que nosotros podamos trabajar tranquilos por cinco años y para que el dinero se quede en Luján.

-¿Por qué es importante que esto se apruebe?

-Lo más importante para nosotros es garantizar la fuente de trabajo. Que no venga una empresa de afuera, privada, como sucedió acá en Luján que privatizaron la zona céntrica y fracasó. Si en vez de eso, se hubiera hecho para los laburantes de la ciudad, se hizo con la UTN, eso no funcionó y hoy estamos luchando nosotros para que nuestra propuesta funcione y para que la ganancia no se la lleve una empresa de afuera.

-¿En qué etapa se encuentra el proyecto?

-En este momento está en el Concejo Deliberante, se está tratando en comisión, y se supone que ellos lo estarán elevando para que sea tratado en poquitos días.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí