Luján le dijo no a la termoeléctrica en el Concejo

0
665

Ante la presencia de decenas de vecinos y organizaciones se dio marcha atrás con la ordenanza de rezonificación y comienza el operativo para evitar el veto del intendente.

El partido por la rezonificación se jugó hasta el último minuto en el concejo deliberante. Mientras varios vecinos se concentraban en la plaza Colón con carteles y volantes, la apoderada de Araucaria Energy, Geraldina Stornini pasó por el municipio, entregó una nota en la presidencia del HCD y presionó a varios ediles.

Un variopinto repertorio de vecinos, organizaciones que defienden el cuidado del ambiente, la comunidad educativa que denuncia la cercanía de la termoeléctrica respecto a la escuela 17 y vecinos de los barrios afectados exhibieron carteles que señalaban: “No a la termoeléctrica”, “Luciani tus negocios me enferman”, “Defendamos nuestras escuelas y a nuestros niños y niñas”.

Aunque la gestión Cambiemos parece haber olvidado las lecciones que deja Curtarsa y la prohibición de industrias de tercera categoría como conslusión, en la exposición de los vecinos se notó que un pasado activista dejó referencias con manejo técnico y político para enfrentar estas cuestiones en el pueblo.

Publicidad
Foto. Victoria Nordenstahl

Alfredo Cané recitó fragmentos de normas nacionales haciendo énfasis en el estudio de impacto ambiental y comentó que “si hubiera que ponerle música a ésto sería con Maria Elena Walsh y el reino del revés“. Laura Olivares, una vecina referente en las luchas ambientales criticó “la falta de memoria” en relación a Curtarsa y recordó que “el pueblo se levantó aquella vez y la pasaron mal” apuntando a los ediles del oficialismo.

Debutando en las luchas ambientales vecinas de Comarcas también esgrimieron sus argumentos frente a los ediles. Romina centró la mira en el Arquitecto Javier Casset y espetó: “Los ocho barrios que estamos ahí no vinimos a vivir frente a una central termoeléctrica ni elegimos que nuestros chicos vayan a una escuela que ahora está en frente de la planta”.

Así fueron pasando Andrés Duhour y Guadalupe Ledesma referentes de Vamos – Patria Grande, Daniela Cooper docente y referente del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, y Fernanda Rodríguez de Suteba.

Además de pedir la derogación, se anticiparon a solicitar que el intendente no vete la ordenanza que elimina la rezonificación mientras, como en el fútbol televisado, las señas y comentarios de los concejales de Cambiemos se pasaban con las manos tapando la boca y cuando hacía falta también con un bolso.

Foto: Victoria Nordenstahl

Si algo de picante le faltaba a la noche lo aportó el edil de Unidad Ciudadana, Nicolás Capelli con su pedido de libre debate para no limitar el tiempo de exposición de los concejales. Comenzó Boto con un recorrido por los expedientes y sus fechas de ingreso hasta el tratamiento, remarcando contradicciones.

El oficialista Carlos Pedro Pérez, se apuró para decir que acompañarían la derogación y aunque intentó aclarar que “no hubo hechos de corrupción” le fue difícil entre los gritos e insultos de los vecinos. Aseguró que Araucaria Energy “no se va a instalar”.

Romero comentó con preocupación que desde la empresa advirtieron que la derogación implicaría “demandas penales” y cerró su intervención con citas de la encíclica papal Laudato Si. Capelli pidió que la nota que dejó la apoderada de la empresa debería ser considerada por todos los concejales remarcando que “no podemos permitir que un poder se crea superior al estado”.

Al grito de “que se vote, que se vote” la rezonificación a zona “D Industrial exclusiva” fue derogada por unanimidad. La parcela en la que está instalada la central termoeléctrica vuelve a ser de uso rural si el intendente no veta la ordenanza. Para evitarlo, está misma noche se puso en marcha el operativo desde varios sectores. Para asombro de muchos, vecinos y vecinas se retiraron al canto de “si se puede, si se puede”.