febrero 26, 2024
22.7 C
Luján

Luis Miguez: “La música siempre se trató de lo que el pueblo tiene para decir”

En una nueva entrevista del ciclo Cultural de Radio Minga, el artista charló sobre sus inicios, la gestión cultural, el trabajo de los artistas y como buscar una identidad musical en los tiempos que corren. La nota completa acá.

Luis Miguez es docente, músico, compositor, gestor cultural y profesor de danzas folklóricas. El artista local fue entrevistado por Germán Batalla en el programa En Este Mundo, el ciclo cultural de verano que se emite por Radio Minga.

La entrevista dejó definiciones en torno a la cultura, la gestión cultural, el trabajo de los artistas y como buscar una identidad musical. Miguez participa de distintos proyectos musicales en donde compone, escribe y ejecuta instrumentos de cuerda y vientos.

-Tus padres están muy comprometidos socialmente, ¿cómo impactó eso en tu infancia y en tu manera de hacer música? 

- Advertisement -

-Creo que hizo que la música que yo haga sea comprometida y, en realidad, que todo lo que yo haga sea de manera comprometida. En un momento, me enojé con que estuvieran tan comprometidos, pero después entendí que era su forma, su manera. Y ahora, lo que me hace enojar es ver lo que pasa con gente tan comprometida. En este debate de achicar el Estado, quienes realmente se ponen al servicio del Estado están en el mismo escalafón de los que no se comprometen de igual forma.

-¿En tu familia hay artistas? 

-Mi hermana, que es una batera de la hostia. La historia de la música en la familia es curiosa, mi papá se compró una guitarra cuando era chico con la plata de lo que trabajaba. Pero como mi abuelo falleció cuando mi viejo era chico, él tuvo que salir a laburar y estudiar y la guitarra quedó ahí. Creo que mi viejo tuvo una cuenta pendiente con eso y yo la seguí. Generaciones más atrás, mi bisabuelo, que vino escapando de la guerra, era clarinetista. Y las hermanas de mi abuelo eran pianistas. Pero me enteré hace muy poco de todo esto.

-¿Cómo aparece la música en tu vida? 

-Aparece de grande, con 12 o 13 años. Yo escuchaba Modern Talking cuando laburaba de electricista con mi abuelo en el verano. Con la plata que juntaba, iba a Musimundo y compraba un casset. En ese momento, estaban de modas radios como la Energy. Visto a la distancia, mi acercamiento no estuvo tan vinculado a la música que escucho ahora.

-¿Y cuándo se te dio por tocar un instrumento? 

- Advertisement -

-Tuve un intento de empezar a tocar el piano, venía un profesor a casa y el intento terminó fallido. No recuerdo si fue porque yo era un desastre o porque el profe no vino más. Y después de ahí hasta lo 14 años no pasó más nada. Hasta que un día escuché a alguien que tocaba la armónica y era Hugo Díaz. Yo quería tocar la armónica como él. En un regalo de Reyes, recibí una armónica. Pero cuando practicaba no sonaba igual. Mucho tiempo después me enteré de que mi armónica no era la misma que la que yo escuchaba en el disco.

-Tocas varios instrumentos, ¿cómo empezó esa diversificación? 

-A los 15 años tenía amigos que tocaban muy bien la guitarra y yo no podía ni apoyar los dedos en el mástil. Pero tocaba la armónica y con ese grupo decidimos armar una banda en la escuela. Mario Tierno nos venía a dirigir un poco. En ese momento, Mario me comentó que iban a hacer música andina y que tenía que tocar el charango. Ahí, mis viejos me compraron uno, y a la semana empecé a aprender a tocar el instrumento al mismo tiempo que tenía que sacar los temas de la banda. Y así, al tiempo, Mario me propuso que toque otro instrumento y apareció la quena o el sikus.

-En el primer programa hablábamos de que la música actual es una foto del momento cultural del país: ¿Cómo ves el momento que atraviesa la música popular en estos tiempos? 

-El problema es que es muy ecléctica, y es difícil mantener una imagen de lo que se hace porque se vive a una velocidad distinta a lo que se vivía hace 80 años. Lo importante es lo que los artistas tenemos para decir, la música siempre se trató de eso, de lo que el pueblo tenía para decir. Ya sea para divertirse, para pensar, para contar lo que pasa en su tierra o lo que fuese. Hace un tiempo escuchaba una entrevista a Iorio donde contaba que escribía las canciones para que los hijos de los que escuchaban Almafuerte sepan en qué momento histórico vivían sus padres. Los medios que usamos para decir cosas, son circunstanciales.

Luis Miguez es docente y fue director de la carrera Gestión Cultural en el Instituto Mignone. Su apego por la docencia lo llevó a aceptar una beca para estudiar matemáticas, pero no se quedó ahí solamente, sino que también se formó en lenguaje audiovisual.

-¿Qué es ser gestor cultural? 

-La gestión Cultural ha ido cambiando en su concepción. Es una carrera que todavía no tiene 30 años en Argentina. Es muy incipiente y ha ido disparando distintas investigaciones y ramas. El gestor es un puente, y como la cultura es tan amplia, ese puente se puede construir de muchas formas. Uno puede ser un puente entre la comunidad y lo que esa comunidad necesita. Hay cada vez más trabajo para el gestor cultural. Cuando todavía no podemos definir que es la cultura y que no, ahí se torna un poco vago. Pero tiene que ver con la producción de contenido, con la creación y sobre todo con el vínculo con la comunidad.

-¿Cuál es la definición de cultura que más te representa? 

-Yo tengo una cuestión con eso. La más famosa es la que dice que la cultura es todo lo que el hombre hace. Pero en esto de analizar los discursos y las palabras, esto de que es todo lo que el hombre hace, es una excusa de los que controlan el poder. Porque si es todo lo que se hace, no hay que preocuparse por la cultura. Hay algo de “todo lo que soñás se hace” y si no lo logras es culpa tuya. Es culpa tuya y no de que no tenés para comer u otros problemas. Para mí, es tan intangible lo que pasa alrededor de la cultura que es difícil de reducir a una definición.

-Con nuevos tiempos, hay una discusión en torno a la cultura y el Estado. Desde tu mirada ¿cuál es el rol de la cultura en la sociedad?

-Creo que hay un reduccionismo en determinar que la cultura son las películas de Darín o los shows de Chano. Pero la cultura es más que eso y más compleja. Para mí lo que la cultura es, y si es valedera o no, tiene que ver con lo que hizo Vasconcelos, cuando fue secretario de Educación de México. Él preparó un plan de educación que incluyó el muralismo y desde ahí contar la historia, pero también contar la identidad nacional. Después, dentro de ese programa, muchos muralistas fueron más políticos y otros no. Ese programa, desde el Estado, fue desde construir la identidad hasta alfabetizar a la sociedad. Ese es el punto máximo.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!