Lucía Haach: aparición tras 12 días de desinterés municipal

0
500

Pasaron 12 días hasta que Lucía Haach apareció sana y salva. Durante la investigación, su familia junto a organizaciones de género, sociales y políticas visibilizaron el caso. Frente a esto el gobierno municipal fue insensible ante la acción que le compete: asegurar la presencia mediática y empujar la búsqueda. A continuación un informe que hubiéramos preferido no hacer.

El Poder Judicial es independiente y en eso hay acuerdo: por eso la investigación y todos los datos que ésta arroje, son manejados por la Fiscalía. Sin embargo, con el correr de los días y ante la falta de respuestas alrededor de la desaparición de la niña de 13 años, los señalamientos de los familiares y de las organizaciones comenzaron a apuntar al papel del del gobierno local y su pasividad.

Por supuesto que el mayor peso recae sobre el intendente Oscar Luciani, señalado por aportar poca asistencia a los familiares de Lucía. La representación política que eligió el pueblo de Luján, recién seis días después de la desaparición de la niña los recibió en su despacho junto al secretario de Seguridad Marcelo Oberti. De allí se desprendió la única comunicación oficial hasta el momento, donde no se aportaron mayores datos.

En la misma se señala que sus padres «recibieron el apoyo de las autoridades en la búsqueda de la menor y se manifestó la total predisposición de la Comuna para ayudar en lo que los familiares de Haach consideren necesario».

Ante la falta de información durante la investigación, se generaron confusiones y versiones encontradas, incluso pistas que resultaron ser falsas, las cuales fueron replicadas en los medios locales y nacionales. Frente a esta situación la Subsecretaría de Prensa no tuvo la capacidad de salir a aclarar ciertos datos que circulaban.

Más allá de la formalidad, ¿pudo hacer algo más el municipio? La respuesta es sí, ayudar a buscar, mantener el tema como punto sensible en nuestra comunidad. Como Estado municipal tiene la posibilidad de poner a disposición todos sus recursos para facilitar la búsqueda, específicamente su difusión.

En notas anteriores desde Ladran Sancho iniciamos parte de una crítica. Lo concreto es que a través de los medios de comunicación públicos o con las redes sociales oficiales en Facebook; con pauta oficial en los privados; ofreciendo una recompensa a cambio de datos certeros o utilizando los espacios públicos y/o estatales, el gobierno de Luciani podría haber dado un mensaje político mediante acciones que demuestren que la búsqueda de una menor desaparecida durante dos semanas era una prioridad para su gabinete.

Foto: Missing Children Argentina

La Guía Práctica para la Búsqueda de Personas publicada en el 2016 por el Ministerio Público Fiscal establece que «mientras una persona esté desaparecida, el Estado debe persistir en su deber de búsqueda».

Por otro lado, el Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas creado por el decreto presidencial 1093/2016 tiene entre sus funciones «establecer mecanismos de coordinación con los demás organismos del Estado para intervenir junto al magistrado a cargo de la investigación, en la búsqueda».

Consultada por Ladran Sancho, la referente de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) María del Carmen Verdú, señaló que «el municipio puede hacerse cargo de la difusión de la búsqueda. No está obligado pero puede, hay que pedirlo y presionar para que lo haga».

En la misma línea, la titular de la Red de Madres Víctimas de Trata Margarita Meira, manifestó que «el municipio tiene que presionar ya que tiene una gran responsabilidad porque Lucía desapareció en su zona. Por eso puede y debe poner en juego todas sus herramientas de Estado para facilitar su búsqueda».

Dos líneas de acción: comunicación y recompensas

Sobre la posibilidad de recompensas la concejala mandato cumplido del Bloque Feminista de Chivilcoy, María Laura Razzari explicó que «si el municipio tiene los fondos disponibles y el Concejo Deliberante se lo habilita, o lo hace por decreto, puede disponer una suma de dinero como recompensa».

Hay otros distritos donde en casos similares el gobierno de turno decidió aplicar dicha opción. Entre ellos el municipio de Casilda que en 2012 ofreció $10.000 de recompensa por datos sobre el paradero de Aldana Artigas. Por su parte el gobierno de Alderete hizo lo mismo a cambio de información sobre Daiana Garnica, desaparecida en Tucumán en mayo de 2017.

Por si no fuera suficiente, el Ministerio de Seguridad de la Nación trabaja con el Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia «BUSCAR». El mismo tiene como objetivo aportar información al Poder Judicial, a través de los ofrecimientos de recompensa, garantizando una absoluta reserva de la identidad. Esta semana Lucía Haach había sido incluída dentro del programa.

Suponiendo que no tenían los fondos para ofrecer dicha recompensa (algo que sería irrisorio) pasemos al uso de los medios de comunicación. Mediante pauta oficial, el municipio promociona su gestión en gran parte de los medios de comunicación locales.

En su mensaje, a la gestión municipal sólo le importó mostrar que se están haciendo obras. No se destinó un segundo televisivo ni radial en los partidos de fútbol de nuestra ciudad donde podría haber aparecido el rostro de Lucía, un número de teléfono o simplemente su nombre, para colaborar con la difusión de su búsqueda. Este fue el spot que entregó el municipio y se replicó en los medios locales:

«El municipio puede hacer un montón de cosas que están a su alcance porque tiene el monopolio del uso de propia prensa, de los espacios públicos, recursos en el área de cultura y de género, pauta en los medios de comunicación, tiene una batería de herramientas disponibles», manifestó Razzari.

«Tiene que lanzar una campaña de difusión y usar a los medios de comunicación. En esto se necesita mucha prensa. Hay que presionar a los funcionarios, al intendente, a la Secretaría de DD.HH, al área de género, porque les corresponde actuar ante estos casos», recomendó para ocasiones futuras.

En un clima de extrema preocupación por la desaparición de una menor, en los medios privados donde el municipio paga pauta oficial por comunicación, se observó que tanto en gráfica, radio y audiovisual, se mostró sólo un mensaje de gestión. La importancia radica en que esos medios tienen un alto consumo en la comunidad lujanense y por lo tanto una amplia llegada comunicacional.

Los últimos datos del monto que la Subsecretaría de Comunicación utilizó en su programa «Comunicación con la Comunidad» exhiben la cifra de 5 millones de pesos, con el detalle de haber superado dicho presupuesto en el último período.

Entre las herramientas que posee el municipio para la comunicación oficial se destaca el uso de gifs como los que se pueden observar a continuación, los cuales son utilizados en prácticamente todos los portales web de la ciudad.

En estos mismos espacios, la Subsecretaría de Comunicación y Prensa podría haber optado por difundir datos que colaboren con la búsqueda de Lucía Haach: «Que el nombre de Lucía haya aparecido en cada espacio publicitario de cada medio de Luján, hasta el hallazgo. Puede ser en medios gráficos, audiovisuales, radios, y que sirva como un mensaje político donde se demuestra que no se desentienden de la búsqueda de Lucía. Eso pudo haber sido un proyecto que motorice el Concejo Deliberante o el municipio», manifestó María Laura Razzari, en este sentido.

Por otra parte, los canales informativos oficiales que usó y usa el municipio, como son su página web y sus redes sociales, se manifestaron con la misma tendencia. En la dirección oficial www.lujan.gob.ar no hubo mención ni aparición de la búsqueda de Lucía. En sus redes sociales se pudo observar que se destina dinero para promocionar ciertas publicaciones, pero de Lucía, nada.

Y dentro del combo se incluye la única comunicación oficial del municipio respecto a la desaparición de la menor. En la gacetilla publicada por el área de prensa, se adjuntó una foto que expresaba «Luján, Gobierno Municipal». En ese espacio podría haber aparecido uno de los tantos flyer de búsqueda de Lucía o simplemente su nombre.

Finalmente es necesario señalar también la labor deliberativa, ya que el Concejo Deliberante tiene la facultad y las herramientas para instar al ejecutivo que ponga a disposición sus recursos para la búsqueda de una menor. «Son formalidades pero también declaraciones políticas», sentenció Razzari.

En definitiva es clara la cantidad de herramientas de las que dispone el Ejecutivo municipal y que lamentablemente no utilizó en la búsqueda de una niña de Luján, lo cual debería haber sido primordial en la agenda del intendente y su gabinete.

Por si no quedara claro, la crítica a Luciani y a su gobierno reside en que no mostraron interés por encontrar a una menor de edad que estuvo desaparecida durante 12 días.

Lo importante y fundamental de esta historia es que Lucía Haach apareció sana y salva y que luego de esto será necesario comenzar a pensar en el abordaje de estos acontecimientos, así como la implementación de un protocolo local de búsqueda de personas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí