Foto: Julieta Brancatto

Casset presentó sus propuestas para gobernar Luján. En el Hotel Real montaron una pantalla para que el público vea a los candidatos charlando con vecinos en transmisión en vivo por Facebook. Escucha, diálogo y sobre todo el despegue de Luciani y Macri son las claves de la campaña opo-oficialista.

Tanto el radical Fernando Casset como la vecinalista Rita Sallaberry inauguraron un estilo de campaña inédito, al menos en las últimas décadas. El cambio dentro del cambio, el desligue y críticas al gobierno de Oscar Luciani del cual forman parte, la pelea por mostrarse con la mayor cercanía posible a la gobernadora María Eugenia Vidal y finalmente, total omisión a la fórmula presidencial.

Así lo hizo Sallaberry en su presentación de lista y también Casset este viernes cuando en el Hotel Real presentó sus propuestas para heredar el gobierno de Cambiemos.

Para las ocho y moneditas en el salón central del hotel ya estaban ubicados los y las asistentes. En frente tenían una pantalla gigante que mostraba una transmisión en directo por Facebook y tras la presentación de la locutora apareció el hombre de Larreta y Santilli: Héctor Griffini, primer candidato a concejal en esta fórmula entrevistó a vecinos y vecinas desde alguna esquina del barrio El Quinto.

Transporte, infraestructura y seguridad fueron los ejes que recorrieron vecinos y vecinas en forma de reclamos. “¿Y han presentado notas a la municipalidad?” fogoneaba Griffini. El estado de las calles, el servicio de recolección de residuos y la falta de luminarias aparecieron en un segundo orden de prioridad.

El show de los reclamos vecinales tuvo empalme en la conducción y la locación y tras Griffini apareció Casset por la pantalla y desde Pueblo Nuevo repitió la lógica. Finalmente Alexis Hansen condujo la última posta en Open Door.

A los pocos minutos en la puerta del Real Casset, Griffini y Mendoza ingresaron entre aplausos y flashes de cámaras para ubicarse frente a la gente. “Son los mismos de la tele” bromeó alguno. “La idea es que podamos escuchar lo que ustedes tienen para contar. Sus enojos, sus quejas y poder transformarlas en propuestas para construir una alternativa” arrancó el precandidato a suceder a Luciani.

Casset fue el único orador y en su discurso gambeteó cualquier referencia al intendente y al presidente que encabeza la fórmula por la reelección. “Si algo tenemos hoy son enormes desigualdades. Lo que vamos a hacer a partir del 10 de diciembre es un Estado que nos iguale y que tengamos un vínculo directo entre vecinos y representantes más directos” soltó el radical.

“Es un desafío enorme y lo encaramos con diálogo. Los problemas pueden ser resueltos, no por aquellos que los causaron o no pudieron solucionarlos. Los problemas tienen responsables». Dijo sin menciones personales, pero sacudiendo un poco para todos lados.

Con sutilezas, parecía meterse en la interna cuando afirmó que “Entendemos que hace falta este cambio y nos hemos preparado para esto. Tenemos experiencia”. Y sobre el final un llamado a la comunidad: “Cada vez que nos encuentren cansados o un poco distraídos llámennos la atención. Es mucho lo que hay que hacer y esto lo salvamos entre la unión y el acompañamiento de los vecinos. Juntos vamos a construir el Luján que merecemos vivir. Gracias y a trabajar”.

La actividad finalizó con una selfie que Griffini sacó al trinomio que encabeza con el auditorio detrás y una frase de Fernando buscando la empatía: “salgan sonriendo che”.

Fotos: Julieta Brancatto

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí