Foto: Julieta Brancatto

Ayer por la tarde se realizó una charla sobre violencia institucional en el Centro Cultural y Social “José Artigas”. Entre los disertantes del panel estuvieron la abogada de la causa Santiago Maldonado, Verónica Heredia, el Juez de Garantías del Joven y profesor de la UNLu, Marcelo Giacoia, y Sebastián Sánchez, un miembro del Movimiento de Trabajadores Excluidos – Rama Vientos de Libertad.

Durante la charla se abordaron diversos temas de índole actual, tales como la violencia policial, la represión estatal, los excesos de autoridad y la precariedad del sistema penal. El panel inició con la palabra de Verónica Heredia, poniendo en contexto el tema de la violencia y contó su experiencia en la causa Santiago Maldonado.  

La abogada comenzó enumerando los conocimientos adquiridos luego de sus conversaciones con Nora Cortiñas, referente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo línea fundadora. “Nora me enseñó a siempre desconfiar del Estado, que nunca se puede ser oficialista cuando se habla de violencia institucional y menos en la actualidad, que el Estado está encabezado por personas horribles y malvadas”, expresó. 

Para ejemplificar mejor la problemática, Heredia citó el documental “Antón pirulero”, creado por un grupo de periodistas, que mostraba de lleno la maquinaria represiva del Estado a partir del hallazgo del cuerpo de Luciano Arruga. “En ese documental podemos apreciar cómo funciona la máquina desaparecedora estatal, que selecciona a chicos de barrios marginales privados de la educación y el trabajo”, argumentó y agregó: “este sistema represivo no funcionaría sin la complicidad del Poder Judicial”.

A partir de aquel ejemplo, Heredia tocó el tema de la causa por la muerte de Santiago Maldonado: “al recordar el legado que nos dejaron las Madres, su ejemplo de lucha por la verdad, nos vemos en la obligación de seguir hasta el final con la causa de Santiago. La causa tiene muchas irregularidades, como por ejemplo que para desalojar a ocho personas que estaban cortando una ruta se necesitasen 131 gendarmes. La carátula por poco dice que Santiago se suicidó, es una locura”, y añadió: “no importa cuánto tiempo pase, siempre vamos a preguntar qué pasó con Santiago y seguir luchando hasta conocer la verdad”. 

Foto: Julieta Brancatto

El segundo disertante fue Marcelo Giacoia, Juez de Garantías del Joven y profesor en la Universidad Nacional de Luján y la Universidad Nacional de Moreno. Desde su postura criticó en general a la política represiva del Estado y la falta de financiamiento para el área judicial que a él le compete. 

Inició su charla dando como ejemplo el caso de Carola Rackete, la capitana alemana que fue detenida por rescatar a migrantes. A partir de este caso, explicó que cuando ciertos sectores sociales, tras la influencia que los medios de comunicación ejercieron sobre ellos, toman a las personas marginales como enemigos, el mundo se dirige indefectiblemente a una situación de desigualdad. 

“En Argentina pasa algo similar a lo que ocurre en el resto del planeta. Los medios describen a los criminales como un pibe de gorrita y ropa deportiva, que cuando la gente los ve por la calle decide cruzarse de vereda”, expresó Giacoia y sentenció: “eso es una construcción que claramente culmina en una actitud discriminatoria”. 

A partir de este punto, el Juez de Garantías habló del derecho ambulatorio. “Lo que yo quiero que quede claro es que ningún policía puede pararnos y revisar nuestras pertenencias sin un motivo claro. Esto casi siempre se ejerce sobre chicos con ciertas características físicas, es más, a muchos de mis alumnos les pasó”, afirmó y agregó: “en el imaginario colectivo se está creando a un enemigo, que al final de día termina siendo discriminado”. 

Además, habló también sobre las políticas estatales con respecto a su sector y describió la precariedad con la que tiene que trabajar el sector de Garantías del Joven: “a este Gobierno no le importa rehabilitar a los pibes que por diversas circunstancias tuvieron que caer en el delito, sino en vez de querer bajar la edad de imputabilidad y endurecer las penas estarían dándonos fondos para que podamos trabajar más y mejor sobre esta problemática”.

Finalmente, el ciclo fue cerrado por Sebastián Sánchez, un miembro del Movimiento de Trabajadores Excluídos (MTE) – Rama Vientos de Libertad. Durante su discurso describió su experiencia personal viviendo en un barrio popular, la ardua lucha que lleva a cabo la organización a la que pertenece, y habló sobre el narcotráfico. “No sirve que llenen un camión de droga para que después salga en el noticiero que le dieron un golpe al narcotráfico. Los pibes necesitan trabajo y vivienda, eso es lo único que los sacará del infierno en el que viven”, finalizó. 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí