Los juveniles dan el ejemplo y repudian la violencia

Frente a los hechos de violencia por una casaca de futbol, los pibes de Luján y Flandria llamaron a no crear enemistades y compartieron el último cruce de las inferiores.

spot_img

Las categorías de inferiores de Luján y Flandria sostuvieron a lo largo del año los cruces de las distintas categorías juveniles donde no solo se pone en práctica la disciplina deportiva, se juega con pasión pero también con respecto y amistad.

Más allá de la casaca que porten, los pibes comparten el tercer tiempo y la vida social. Van a fondo en la cancha porque nadie quiere perder, pero se respetan y algún mal trago que puedan vivir en los 90 minutos queda ahí.

Son los cimientos de ambos clubes y desde hace unos tres años las entidades laburan en conjunto por un mensaje de convivencia y no violencia desde las categorías más bajas. Además de los partidos comparten el tercer tiempo y motivan la amistad. La propuesta es antecesora a ambos presidentes y tiene continuidad tanto con Goñi como con Bianchi. Más allá de que hay noticias que empañan el fútbol en general, los resultados son positivos y el compromiso está firme.

El pibe Franco Ortigoza, jugador del canario en la cuarta división repudió los hechos de violencia que sucedieron a la salida de la Escuela Industrial frente a un estudiante que llevaba la remera de Flandria abajo del guardapolvo. «Tratamos de dar otro mensaje, de hacer lo que dice nuestro slogan: somos rivales, no enemigos», dijo antes de entrar a la cancha durante el último cruce del año.

Por el lado del lujanero aseguraron: «Somos todos amigos y el foclklore de la rivalidad tiene que quedar en la cancha». El arquero Tomás Gulo destacó que a lo largo de los cruces se disfrutó, se jugó bien y se compartió entre amigos.

El fútbol hace de la rivalidad un folcklore, sin embargo, queda en la cancha, aseguran los pibes de las inferiores. «Está mal la violencia, hay que repudiarla y entender que somos todos de la misma ciudad, nos cruzamos en la calle todo el tiempo y tenemos que ser buenos rivales. No enemigos», agregó Tomás.

Ambos forman parte de la cuarta división que salió temprano a la cancha el sábado. Ya compartieron partidos en primera y tienen la experiencia de vivir el fútbol profesional donde la disciplina deportiva debe ser más rigurosa. Juego limpio y responsabilidad.

Los cruces anteriores fueron en julio donde los más pibitos también dieron el ejemplo de la convivencia entre las instituciones.

Ambas instituciones trabajan junto a los pibes para desterrar la violencia en el ascenso local. Los pibes arremeten en cada partido buscando un buen resultado, pero son conscientes que la competencia termina con cada fecha y que sus acciones construyen precedente. Hoy, piden que se corte con la violencia que muchas veces encuentra como excusa al deporte.

Hernán Lacerenze es delegado de Juveniles en AFA por el Club Luján. Desde temprano, cuando llegó al predio del barrio San Emilio se ocupó de cada detalle para que el cruce entre inferiores sea prolijo y no falte nada. Entre partidos, comentó que lo que pasó a la salida de la Escuela Industrial tuvo un rápido repudio a partir del llamado de los presidentes de ambas instituciones deportivas.

«La sociedad está complicada y nosotros trabajamos para minimizar estás cuestiones. Es como nuestra bandera: Somos rivales, no enemigos. Vamos a seguir trabajando para que pase lo menos posible», expresó Hernán.

A lo largo de los cruces entre categorías de ambos clubes no hubo un solo incidente y es evaluado como positivo por parte de las autoridades. Según Hernán se trabajó mucho desde los cuerpos técnicos y «hay que seguir sembrando para poder disfrutar el deporte y que no se empañe con la violencia».

En Flandria destacaron que más allá del folcklore hay una mayoría respetuosa y afectuosa. «Es un partido y hay que disfrutarlos, cuando nosotros ascendimos la gente de Luján nos felicitó enseguida», ejemplificó el coordinador de inferiores Damián Marchio.

El trabajo de las inferiores es fundamental para sedimentar las bases de los valores que el deporte lleva consigo. Para el coordinador del canario «no deja de ser un partido de fútbol, hay que pasarla bien. Acá cuando terminamos nos damos un abrazo y a otra cosa. No hay cosa más linda que disfrutar del fútbol», destacaron desde el Canario.

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,064SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.