Foto: Victoria Nordenstahl

El taller de revista de Vientos de Libertad presentó su proyecto “Historias y verdades”. Con tres ediciones publicadas las páginas entrelazan sueños y duras vivencias de un grupo de mujeres que dan pelea para cambiar sus realidades.

Un colectivo de mujeres en rehabilitación que reside en Vientos de Libertad, asociación sin fines de lucro que impulsa la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), presentó el sábado 13 de abril por la tarde en el Centro Cultural y Social José Artigas su nuevo proyecto: la revista “Historias y verdades”.

La iniciativa surgió de una de las chicas y luego fue canalizada en un taller. La primera entrevista fue al fundador de la asociación, Sebastián Sánchez. “Le hicimos muchas preguntas, él nos contó cómo empezó Vientos y cómo fue su tratamiento porque él también estuvo internado”, contó Keila ante la escucha atenta de más de una decena de mujeres.

“Vientos es una organización que labura la problemática de consumo pero sobre todo que labura con pibes y pibas construir un proyecto de vida. Cuando hablamos de la casa de las pibas hablamos de un montón de pibas que salieron de las barriadas populares, de la esquina. Que no quieren estar más ahí y que hoy están peleando día a día como guerreras que son. Por cambiar su historia, por cambiar su vida y sobre todo por cambiar la vida de muchas que hoy no pueden estar en la casa de mujeres”, describió María José referente en Vientos de Libertad.

Foto: Victoria Nordenstahl

“En esa casa aprendemos sobre todo que del consumo, como de cualquier cosa, se sale luchando y que esa lucha sin lugar a dudas es colectiva. Las pibas aprenden, y nos enseñan que la falopa está donde está no por casualidad. Que los transas viven en los barrios que viven y no es casualidad. Que eso es una elección, es una política de Estado. Y nosotros para cambiar esa realidad tenemos que luchar”, propuso.

En el primer número trabajaron en la búsqueda de información sobre distintos tipos de violencia, iniciaron la sección “historias de vida” destinada a contar las vivencias de las integrantes, elaboraron un horóscopo y una sopa de letras. Además incorporaron un poema que integra el fanzine “Desnudas” hecho por un grupo de adolescentas dentro de la organización y una reseña sobre el edificio del ex Instituto Alvear donde funciona Vientos.

“En la segunda edición debatimos entre todas las chicas a quién entrevistar y nos pareció importante que sea Maro que es nuestra referente. Convive con nosotras y ve nuestra realidad todos los días. Es la que sabe de nuestros dolores y sufrimientos. Queríamos que ella contara lo que sentía pertenecer al espacio”, expresó Romina que se unió al equipo al mismo tiempo de la producción de esa tirada.

El número cuenta además con dos de sus poemas; una entrevista a Yamila Soto, una de las primeras coordinadora de mujeres en vientos, otra nueva historia de vida, información sobre diversidad sexual y género, un horóscopo antipatriarcal, y un recursero de la asociación.

Foto: Victoria Nordenstahl

“Los talleres son nuestro cable a tierra. Y muchos tienen que ver con nuestros sueños y las cosas que nos pasan internamente. Para mí la escritura es trasformadora, terapéutica, me ayuda y sirve un montón. Y eso ha generado en mí tener otros sueños: empezar a estudiar periodismo que es algo que siempre me había gustado pero nunca animado. Algo que nos trasmiten en los talleres es que nunca es tarde para volver a empezar, que concretemos nuestros sueños. Nosotras llegamos con nuestros sueños e ilusiones rotas, el cuerpo destrozado y acá reconstruimos todo eso”, continúo Romina.

Para la tercera edición entrevistaron a Sergio Sánchez, presidente de la confederación de cartoneros CTEP-MTE, y dos talleristas de Murga. Incorporaron nuevos poemas y otra historia de vida a la que vincularon con una investigación sobre el círculo de la violencia, y el horóscopo.

“Yo quiero decir gracias a todas las chicas que están participando del taller. Es un placer para mí. Trabajar en Vientos me hace feliz y lo quiero decir porque es algo re importante. La mayoría de la gente no labura de cosas que los hace felices porque siempre priorizamos la plata o hacemos cosas para sobrevivir. Pero yo soy feliz en cada taller con ellas”, agregó Mara Vanessche, tallerista que guía el armado de “Historias y verdades”.

Luego de la presentación las creadoras de la revista realizaron la lectura de 13 poemas resultados del taller de escritura. La actividad también contó con la interpretación de una canción a capela de la hija de una de las escritoras y finalizó al ritmo de la murga surgida del taller de murga, otra propuesta creativa dentro de la organización.

Para adquirir las ediciones de “Historias y verdades” comunicarse con Mara al 2323 658255.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre