abril 13, 2024
15 C
Luján

Leonardo Boto es el intendente más votado en la historia democrática de Luján

En un contexto nacional adverso y con una campaña focalizada en la gestión del pago chico, Boto se convirtió este domingo en el más votado desde 1983. Un repaso por nuestra historia y un modesto análisis sobre contexto actual.

“Es una elección histórica”, expuso el intendente a su militancia desde la plazoleta Antigua Estación Basílica. La frase no fue una arenga de ocasión, sino que los datos respaldan una cosecha de votos sin precedentes, no solo para el peronismo local sino para cualquier otro político que se haya postulado para la intendencia en estos 40 años de democracia.

La militancia tuvo un festejo medido y sensaciones encontradas cuando para las 23:00 ya era un hecho que los libertarios se convertían en la fuerza más votada del país. Patricia Bullrich se imponía a Larreta en la interna de Juntos y relegaba a Unión por la Patria con Sergio Massa (por sobre Grabois) a una tercera posición. Una mezcla de sensaciones invadieron al campo popular con un sombrío horizonte y una cuesta demasiado empinada de cara a octubre en el plano nacional. Si el resultado de las primarias se repitiera dentro de en un mes y medio, habilitarían un balotaje entre Milei y Bullrich. La situación puede cambiar, pero el ánimo lejos puede estar de la celebración.

En ese claroscuro que irrumpe en la militancia se impone un balance positivo de la gestión local de Leonardo Boto. Tras asumir en 2019 con un municipio endeudado -que recurría a un descubierto en el Banco Provincia para pagar sueldos- logró sanear las cuentas y poner en marcha un plan de obras con presencia en casi todos los barrios y localidades.

Llegaron los anuncios importantes de los cuales algunos están en marcha pese a las demoras y vaivenes: reconversión del basural, obras en el río Luján, la remodelación de la terminal, entre otros.

- Advertisement -

La pandemia impuso una marcha más calma de la que hubieran preferido en el gabinete de Boto, pero lograron arrimarse a los objetivos que plantearon al asumir el mando del municipio. En materia de seguridad, el intendente sigue recibiendo reclamos, aunque puede responder con datos de inversión y una comunicación -cuestionable- que no le permite ser corrido por garantista, ni pasar por distraído en el asunto. Así, se presentó Boto a una reelección que comenzó muy bien si se compara con los registros de anteriores elecciones.

El buen resultado de las primarias pone a Unión por la Patria en las puertas de la reelección. Foto: Victoria Nordenstahl

Boto fue el más votado de la historia democrática de Luján con el 54,69%. Este domingo desplazó a Miguel Ángel Prince que en 1999 logró su tercer mandato como intendente con el 49% de los votos.

La tercera marca más importante es la que logró el vecinalista Oscar Luciani en 2011 con el 45,96% de los votos. Esta elección ofrece otro panorama poco lineal respecto a la coyuntura nacional y que se presta para el análisis: mientras Cristina Fernández de Kirchner era reelegida con el 54% de los votos, el peronismo local pasaba uno de los momentos de mayor atomización que, en parte, permitieron a Luciani conseguir la intendencia con este caudal de votos.

La cuarta marca vuelve a ser la que le dio la victoria a Boto en 2019 con un 45,13%, y continúa con la reelección de Oscar Luciani en 2015 con el 44,55%. Si se mira desde el punto de partida de la democracia en adelante, los datos porcentuales apenas superan el 40% lo que es mucho decir, aunque lejos del 54% que un solo candidato se anotó este domingo.

El resultado de Milei contuvo lo que hubiera sido un festejo por la histórica elección local. Foto: Nacha Luna.

Al volver al 2023, el pago chico otra vez aparece desacoplado de la tendencia nacional. Al menos desde el punto de vista de quienes repiten que debe votarse con “boleta completa”. El corte fue un protagonista indiscutido este domingo en Luján -como en otros municipios- donde Milei o Patricia Bullrich convivieron con Boto en una buena cantidad de sobres.

Los y las lujanenses optaron en un 32,10% por la exministra de Seguridad y el aún intendente de CABA seguido del frente oficialista que logró un 29,24% de los votos locales, y luego por el peluca que se llevó el 25% de los votos locales. Ya en elecciones pasadas Boto logró más acompañamiento local que el resto del cuerpo de la boleta. El corte no le es esquivo, aunque la marca de este domingo es inédita con más de un 25%.

- Advertisement -

Sobre el fenómeno libertario, el intendente consideró -previo a las elecciones- que se trata de “una moda”. Aunque no le restó poder de fuego, dijo en Radio Minga poco antes de este domingo que forma parte del desencanto que estamos teniendo. La referencia a un contexto nacional que no entusiasma explica en parte la opción de hacer una campaña localizada, con foco puesto en el pago chico.

Si bien no hubo por su parte casi referencias a los precandidatos de su propio espacio, no menos cierto es que cuando se lo consulta por temas de la superestructura ha tenido posiciones firmes. Por ejemplo, respecto al peso de la deuda con el FMI y la necesidad de “subordinarnos, para defender la patria”. La frase no es ocasional, sino que se repitió en no menos de 4 actos, incluido el de apertura de la campaña que concluyó este domingo.

Celebración moderada en el búnker del intendente más votado de la democracia. Foto: Victoria Nordenstahl

Entre la aldea y el país, es probable que resulte insuficiente para quienes sienten el peso del deber militante y como tal, les resulta indigerible que el mapa se haya teñido de violeta. A la preocupación se le suma otra hipótesis que amaga, cada tanto, con convertirse en dogma: “Luján es conservador”, se repite entre la dirigencia peronista desde hace años. Fuera o no cierto, el fenómeno libertario repercute en la militancia y obliga a repensar la construcción de la comunidad incorporando elementos de un contexto que no puede limitarse al peaje de Acceso Oeste.

¿Se puede pensar en un municipio que funcione en un contexto de mayor ajuste del que ya está en marcha? ¿Cómo resistir a la desregulación económica desde la escala local? ¿Cómo contener los efectos de las políticas de exclusión desde el territorio? Dicho de otro modo,
¿es posible desarrollarse como ciudad sin un proyecto claro de nación? Lejos está de las responsabilidades de un jefe comunal dar respuesta a tamañas dudas, aunque para una militancia comprometida se vuelve inevitable buscarlas.

Sobre el punto de la influencia de los estamentos superiores al municipio, el intendente también se había referido públicamente, aunque tras los resultados del domingo sería conveniente renovar la pregunta. Días antes de las PASO dijo: “Aunque es muy importante no es determinante o no puede ser una excusa. Mi predecesor Luciani dijo muchas veces que le fue mejor con Scioli que con Vidal en términos de recursos, por ejemplo. Prácticamente, el 80% de los fondos están regulados por leyes y convenios”.

Quizás la pregunta correcta no sea por la linealidad partidaria, sino por la composición política y el horizonte de sociedad que trace un eventual gobierno nacional, ya sea libertario o cambiemita. Tanto Milei como Bullrich hicieron campaña hablando de la dolarización, la quita del cepo de un momento a otro, el libre uso de armas, entre tantas otras “amenazas de campaña” como ironizó el gobernador Kicillof.

Pese al desánimo, la elección de Boto permite para no pocas personas un nuevo punto de partida donde la aldea no sea tan distante del mundo. Un piso desde donde partir para recomenzar un proceso de diálogo que a la luz de los resultados de este domingo pasará por aspectos básicos de la humanidad que, hasta ahora, no aparece en la campaña de quienes lideran los podios.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!