Foto: Victoria Nordenstahl

Acompañó el ayuno solidario que impulsa la mesa contra el hambre en Luján y dejó algunas definiciones sobre transición nacional, las prioridades y la necesidad de involucrar a los sectores populares en la discusiones en marcha.

El diputado del Movimiento Evita, Leonardo Grosso impulsa desde el Congreso y en el territorio varias medidas para organizar los esfuerzos de quienes le ponen el hombro a las necesidad extremas.

En la discusión sobre como sacar del hambre al sector más golpeado para las políticas de los últimos años aportó varias novedades. Un registro detallado de comedores, merenderos y ollas populares disponibles en el país junto a una aplicación para conocer su ubicación que facilite a la comunidad que quiera colaborar.

Este miércoles se acercó a bancar la primera actividad de la Mesa Contra el Hambre en Luján, conformada por organizaciones sociales, sindicatos, miembros de la iglesia católica y evangélica, vecinos y vecinas que laburan en comedores y merenderos.

En diálogo con Ladran Sancho mientras participaba del ayuno solidario que comenzó a las ocho de la mañana y se extenderá hasta las 20 hs en la Plaza Colón, aportó su mirada sobre la transición, las peleas vigentes de los sectores populares y las medidas necesarias en el territorio.

-¿Cómo sintetizás este momento entre un modelo que parece agotarse y lo que promete un salto de página en términos políticos?

-En Argentina se dio una elección histórica porque un presidente no logra ser reelecto por primera vez luego de 1994, pero me parece que hay algo que es más importante y es que esta elección quedó en el medio de una enorme crisis social y económica, que podría ser comparada con la crisis del 2001 en términos económicos y sociales, pero que a diferencia de esa crisis, esta encontró una salida política e institucional y esa salida fueron las elecciones. Es la primea vez en la historia Argentina que salimos de una crisis por la vía democrática y eso es buenísimo.

-El proceso que describís deja muchas expectativas puestas en el nuevo gobierno, sobre todo de los sectores más castigados por el modelo que implementó Cambiemos

-Sin duda va a ser muy difícil. Hay que ser conscientes de eso. No son mágicas las soluciones, la crisis es enorme. Estamos diciendo que hay 10 mil personas de esta ciudad que necesitan de un comedor, un merendero para alimentarse o para completar su alimentación, en una ciudad que a sus alrededores produce alimento. Esto es una foto de lo que pasa en Argentina.

La primera actividad de la mesa contra el hambre contó con la presencia de referentes nacionales. Foto: Victoria Nordenstahl

-La convocatoria a sectores diversos para construir esa salida no se agotó, de hecho estamos en una actividad que va en ese sentido ¿Cómo sigue ese trabajo a nivel territorial?

-Vamos a seguir convocando a todos los sectores políticos, sociales, religiosos, inclusive a los sectores políticos que no nos acompañaron y que fueron adversarios en esta elección. Porque salir del infierno en el que estamos metidos va a implicar el trabajo y el acuerdo de todos los sectores. Alberto es el resultado de la maduración de un planteo político que tiene que ver con pensar que este gobierno que viene en la Argentina tenía que ser un gobierno de diálogo, de puentes y de acuerdos.

-Están impulsando un relevamiento de comedores y merenderos ¿Qué pudieron analizar con los resultados que van obteniendo?

-Lo empezamos a hacer antes de que se declarara la emergencia alimentaria. Nosotros vemos que hay un déficit en las políticas alimentarias del Estado nacional, provincial y municipal y que no hay registros, entonces no hay una verdadera dimensión de cuantos espacios se organizan a lo largo y ancho del país para alimentar a la gente y esto con la crisis crece y mucho. Y el Estado no se hace cargo en su totalidad, por eso tenemos que tener el relevamiento. Por ahora, tenemos como dato que apenas un tercio de todos los recursos que se usan en comedores y merenderos son abastecidos por el Estado, el resto son recursos que las mismas organizaciones consiguen con donaciones o trabajo de producción propia.

-La Mesa Contra el Hambre en Luján está peleando para que se conforme el comité de crisis que está establecido por ordenanza y que a su vez, surge de la Ley de Emergencia Alimentaria. ¿Por qué crees que es importante esta iniciativa?

-El comité de crisis y relevamiento nos permite atender la emergencia. Necesitamos más comida, un techo, una ventana. Necesitamos resolver las cuestiones básicas y urgentes. Pero después pensar un Comité de crisis te permite dialogar con el Estado, las instituciones y las organizaciones de la sociedad civil. Porque el comedor es un momento en donde el pibe va a comer y uno lo puede trasformar en un momento donde se abren oportunidades. Estamos pensando en capacitaciones en educación popular, en prevención de la violencia, en detección de enfermedades, de problemas de aprendizaje. Hay un montón de cosas que se pueden implementar que pueden servir en generar oportunidades para nuestros pibes y pibas que asisten a esos espacios que tienen que ser de cuidado de la infancia y no solo donde comen.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí