17.7 C
Luján
viernes, 27 noviembre 2020

Ladrillo sobre ladrillo para la construcción colectiva

La cuadrilla de construcción del MTE Mercedes está próxima a terminar su primera casa y van por la segunda. Las Mujeres Constructoras cuentan su historia, el oficio, la organización y los sueños colectivos.  

Quiero construir un poema, para mirarlo en pie
y poder preguntarle: «Ahora que estás hecho, ¿qué es ser poeta? ¿Es construirte o es recostarme entre tus huecos como una lagartija?».
Es acaso, las dos cosas, y mucho más que eso
es una compañera de obra,
ofreciendo un trago fresco,
de sus manos curtidas

Albañilas, Lucía Lascano

Cuando se prende la cámara, Romina es la primera en tomar el micrófono. El orgullo y la convicción le ganan a la timidez inicial, y entonces narra: “Acá mis compañeras se están riendo, con todos los nervios, es la primera vez que hablamos. Queremos presentarnos y contar nuestra historia”. 

Ellas son el grupo de mujeres que integra la cuadrilla de construcción del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) en Mercedes. Hace dos meses iniciaron los trabajos en el barrio conocido como La Toma, en la localidad de Gowland, y están cerca a terminar su primera casa para rápidamente avanzar por la segunda.

“Hace más de tres años estaba encerrada en mi casa, ocupándome de los chicos y sin poder trabajar”. Con ese contexto, cuenta Romina, se hacía cada vez más lejano el objetivo de tener una casa propia. Entonces, «salió esto», explica, cuando el contexto la obligaba a pensar “no puedo hacer nada, no puedo avanzar, no puedo seguir”.  

Romina construye, codo a codo con sus compañeras, lo que siempre soñó para su familia: un techo y un pedazo de tierra donde vivir sin la presión económica de un alquiler, ni el miedo a ser desalojada. Esas paredes, que crecieron velozmente en los últimos meses, son la primera casa que empezó la cuadrilla. Bajo el sol de los últimos días de septiembre, picaron el ladrillo para hacer lugar a los tirantes.

Foto: Victoria Nordenstahl.

La iniciativa surgió ante la urgencia de contar con un lugar para vivir. Al mismo tiempo, ante la necesidad de poder realizar un trabajo que les permita obtener un ingreso mensual fijo. “Trabajaba en una almacén, pero con la pandemia no se pudo trabajar más. Jamás me imaginé levantar una casa. Me encanta”, explica Virginia.

Melisa, referenta del MTE, comenta que la gestión de los materiales comenzó a través del Programa Mil Días, una política social de acompañamiento familiar del Municipio. Luego, a través del Potenciar Trabajo, accedieron a la formación en el oficio. «Surge de ellas aprender, en este caso, la construcción para hacer sus propias casas», sostiene.

La cuadrilla está integrada por nueve mujeres que no solo se dedican a la construcción. En paralelo, se forman en el área de enfermedades respiratorias y primeros auxilios. Hace algunos días terminaron el curso que las preparó para acercar la salud pública a Gowland y Agote.

Ante la falta de transporte público recurrente, Virginia explica que llegar al hospital ubicado en el centro de Mercedes en un caso de urgencia “es casi imposible”. La formación en salud también las posiciona como referentas sanitarias en el pueblo ya que orientan y asisten a las familias vecinas. Así, tejen una red de cuidado comunitario imprescindible en estos tiempos. 

Saben de techar, pero no tienen techo. Las mujeres constructoras trabajan actualmente en dos obras y ya proyectan el futuro donde todas las compañeras que integran la cuadrilla puedan tener su propia casa, hacer las refacciones necesarias en sus viviendas o “poder ayudar a otras personas, con el tiempo, a que cumplan este sueño”.

Ante la pregunta sobre cómo se sigue, la referenta del MTE explica: “La idea es que podamos organizarnos como un buen número de mujeres y hombres de la rama de la construcción para poder seguir articulando y gestionando con el Municipio”. 

La independencia económica que otorga un Programa como el Potenciar Trabajo o el poder tener su casa es un avance importantísimo en la autonomía de las mujeres. “Es un acto revolucionario”, aporta Melisa y agrega, “porque es un trabajo que siempre estuvo determinado para el hombre. Creo que eso es lo novedoso, porque rompe con la estructura patriarcal”.

Además, el proyecto abre un camino de salida para mujeres que atraviesan violencias por razones de género. La independencia laboral y habitacional permite cortar con ciclos de violencia en los hogares, ya que muchas veces las mujeres se ven negadas a dejar la casa que comparten con su agresor, debido a la condición estructural de desigualdad, conocida como violencia patrimonial.

Foto: Victoria Nordenstahl.

«Las más grandes nos conocemos de toda la vida, del barrio. Somos un lindo grupo», suma Virginia y agradece a quienes desde el laburo cotidiano tejen las redes para la construcción solidaria y cooperativa «con ganas de laburar, con ganas de progresar, de sacar el pueblo adelante».

Fieles a las costumbres obreras, cuentan entre risas que cuando terminen de techar, van a hacer un asado. Como dice la poeta del mismo pago: las albañilas también prendemos el fuego, echamos un poco de carne, sacudimos la cal de nuestra frente y volvemos a casa en bicicleta.

Foto portada: Victoria Nordenstahl.

Noticias Relacionadas

Las vacunas del calendario obligatorio ya están disponibles en Luján

El hospital y los CAPS cuentan con las dosis para vacunar a todas las personas según las indicaciones del ministerio de Provincia. Consultá días, horarios y las direcciones de los centros de salud. 

Temporada 2021: ¿abren las piletas de los clubes?

0
Se acerca la temporada de verano y los clubes ya trabajan en los protocolos, para poder conseguir la apertura de sus piletas. ¿Cómo será la temporada en este contexto?

Falleció un nuevo paciente con COVID-19

Lo informó la Secretaría de Salud del municipio, en su informe diario. Además, se registraron 17 nuevos casos positivos.

Comienza el Juicio a Natalia Pérez: “Lo que se juzga es habernos rebelado contra...

0
El viernes 27 comienza la instancia de Audiencia Oral y Pública del proceso que comenzó hace casi tres años, cuando fue detenida de forma arbitraria durante la represión a la movilización en rechazo a la Organización Mundial del Comercio.

Municipales: «A este intendente no le gustan los trabajadores»

Se intensifica el reclamo de laburantes de la planta municipal. Fracasaron las instancias de diálogo y volvieron las asambleas y concentraciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.