Los locales permanecen abiertos pero con medidas excepcionales. Sostener la actividad económica y reducir la circulación de personas es un desafío que está afrontando el gobierno en el marco de las medidas generales de prevención.

El presidente Alberto Fernández habló en conferencia de prensa desde Olivos el domingo por la noche y dijo: “Las consecuencias económicas las estamos evaluando pero estamos decididos a que la economía argentina no se pare. Vamos a lanzar políticas activas para mantener la actividad económica en un momento en el que se deprime en el mundo y en Argentina también”.

A nivel local, el intendente Leonardo Boto anunció en un video que están preparando medidas, sin embargo todavía no hay información oficial sobre políticas que afecten al sector comercial.

La Biblioteca Jean Jaures cerrada por prevención.
La Biblioteca Jean Jaurés cerró sus puertas. Foto: Agustin Bordignon

Algunos de los restaurantes y locales gastronómicos de la zona céntrica utilizaron sus redes sociales para anunciar que abren sus puertas pero permiten el ingreso de un cupo limitado de vecines. 


El Bingo Luján primero expresó la reducción del factor ocupacional a un máximo de 200 personas pese a que el Jefe de Gabinete de la Provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, comunicó el domingo por la noche el cierre de bingos y casinos. Finalmente el lunes por la tarde cerró sus puertas.

En el caso de los cines de nuestra ciudad, el Cinema Rosso informó que cierra sus puertas hasta el 1° de abril, mientras que el complejo Cinépolis, si bien permanece en funcionamiento, redujo al 50% la capacidad ocupacional de la sala y reforzó la frecuencia de limpieza.

En cuanto a grandes cadenas de supermercados, durante el fin de semana en Carrefour registraron un incremento de circulación de gente. Empleados del lugar coinciden en que la mayoría de las personas hicieron compras más grandes que las habituales en busca del abastecimiento por un tiempo largo. Por el lado de los minimercados, el comercio ubicado en Juan B. Justo al 700 dispuso formar fila en la vereda y permitir el ingreso de un máximo de diez personas.

Ladran Sancho recorrió locales céntricos durante los horarios de apertura y de cierre, constatando que sobre el final del día se vieron carteles informativos con las medidas adoptadas por cada local o institución.

La encrucijada actual es sostener la actividad económica disminuyendo la circulación de personas. Algo difícil siendo nosotros y nosotras los que producimos y consumimos para hacer funcionar la rueda del capital. Sin embargo, es necesario respetar las medidas de esta situación excepcional para evitar una propagación descontrolada del virus.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí