Foto de archivo: Julieta Brancatto

El temporal afectó la producción agroecológica en el ex instituto Ramayón. Desde la UTT piden asistencia del municipio para drenar el agua de los campos pero los funcionarios de Producción responden con trabas y demoras.

En el ex instituto Ramayón hace rato da pelea la comunidad boliviana. Primero por el uso de las tierras, luego contra los agrotóxicos y un modelo de consumo que los excluye como productores agroecológicos y ahora, frente a la pasividad del Estado frente a las inclemencias del clima.

Las últimas lluvias complicaron la producción ya que el agua no drenó de los campos donde cultivan frutas y verduras y tras varios días de temporal tampoco se evapora. Las perdidas aún no fueron calculadas, pero a simple vista estiman que costará mucho laburo reponerse.

Este martes, desde Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), pidieron la asistencia del municipio para evitar daños mayores. El director de Producción, Alberto Nicosía se acercó al ex instituto Ramayón y comprobó el estado de los campos, dialogó con las familias trabajadoras pero no arrimó solución alguna. Adelantaron desde el municipio que no cuentan con maquinaria disponible ni fondos para afrontar el gasto que implicaría realizar una obra de zanjeo.

Desde Producción, indicaron el camino burocrático que las familias productoras deben seguir para tramitar la asistencia, pero el tiempo apremia y las pérdidas, incalculables por ahora, serán mayores sin ayuda urgente. En la comunidad analizan medidas para disminuir el daño y despabilar al funcionariado local.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí