Foto: Victoria Nordenstahl

Deuda financiera, desbalance de la tesorería municipal, deuda con proveedores, falta de pago de los aportes patronales y compromisos que exceden su gestión. Un repaso por la urgencia y algunas definiciones de Ignacio Pedotti, el próximo encargado del área económica del municipio, en esta nota de Ladran Sancho

Ocho años, dos gestiones de vecinalismo y macrismo en Luján dejan consecuencias en la economía municipal. Los números más fríos se traducen en los problemas cotidianos que azotan a empleados municipales, comerciantes, vecinos y vecinas de todo el Partido.

Paro por tiempo indeterminado en el nosocomio local, quite de colaboración de los trabajadores municipales en todos los sectores, crisis habitacional, déficit de recursos y malas condiciones laborales en programas como el Envión, falta de insumos en el sistema sanitario, la suspensión de nuevos pedidos de subsidios en Políticas Sociales, calles detonadas, falta de leche en los CAPs son algunos de los ejemplos de la desidia que sufre Luján.

En el marco de la transición de la administración municipal, el equipo de trabajo del intendente electo, Leo Boto, presentó un informe sobre el cierre del ejercicio corriente y la proyección a enero 2020.

En ese informe, se manifiesta que Luján se encuentra con una deuda proyectada cercana a los 389 millones de pesos. La deuda financiera que posee nuestro Partido se debe al desbalance en el flujo de caja de la tesorería municipal. Al mes de noviembre fue de 49 millones de pesos.

El vecinalismo dando la cara. 400 millones en deuda.

Ese desfasaje se compensa mensualmente con un giro en descubierto solicitado al Banco de la Provincia de Buenos Aires, para poder pagar los sueldos de la estructura municipal. Situación que se volvió un circulo vicioso, ya que le genera un pago cercano a los 850 mil pesos de intereses. Un total de 7 millones de pesos al año solo por ese concepto.

Otro de los grandes problemas que generó el municipio es la reducción en el porcentaje de la masa coparticipable provincial debido a malas gestiones de la información y a deficiencias en el área de salud y economía. En 2017, Luján recibía un 0,9 por ciento de esa masa coparticipable, mientras que en 2019 cayó al 0,78 por ciento.

De cara a la nueva gestión, el equipo de transición informó que se la estructura municipal tiene una masa salarial al mes de noviembre de 85 millones de pesos mensuales brutos. A lo que se le suma un compromiso salarial de pago a los trabajadores municipales en concepto de bono de fin de año por un total aproximado de 10 millones de pesos y la obligación de pago del SAC de diciembre, calculado en 30 millones de pesos.

Desde el equipo de transición remarcaron que es «necesario poner en marcha una batería de medidas de emergencia y urgencia que den inicio al plan de sustentabilidad financiera del municipio». En ese sentido, Ignacio Pedotti, el futuro secretario de Economía, charló con Ladran Sancho sobre la urgencia y las políticas a aplicar en el corto plazo.

Clink caja

Como fue señalado en el informe presentado durante el anuncio del próximo gabinete, Pedotti remarcó la necesidad de normalizar el desbalance de caja de la tesorería. «No hay modo de que el municipio sea viable con un descubierto de 50 millones y que se paga cerca de 8 millones de pesos en concepto de intereses por ese descubierto» indicó.

Para Pedotti, ordenar el desbalance implica también revisar el área de compras del municipio. «Tenemos que ordenar el tema compras, tener en claro a qué se debe la deuda y a quién se le debe y en concepto de qué. Eso lo vamos a poder hacer una vez que estemos dentro del municipio», sostuvo.

La clave de la economía del próximo gobierno va a ser la recaudación a través del fomento del Turismo. Foto: Victoria Nordenstahl

La posibilidad de crecimiento está atada a la recaudación municipal. En ese sentido, el futuro secretario de Economía explicó que «es imprescindible generar recursos por conceptos que aún no se generan y eso implica a la vez ir a buscar esa masa de deuda exigible que supera hoy los mil doscientos millones de pesos».

La cobrabilidad de esa deuda se apunta a que sea ordenada y con sensibilidad social. «Hay que ver por qué el vecino no paga. Ofrecerle al vecino un plan de pago de regularización de la deuda que sea acorde a esta situación social en la que vivimos. Nosotros sabemos que el vecino tiene que llenar la heladera y hoy no llega. También se ha perdido la confianza en el municipio porque la gente se canso de pagar y no ver que se le devuelve en obras. Hay que reconstruir esa confianza», explicó.

Transparencia en el gasto público

La plataforma de gobierno abierta que impulso Oscar Luciani no llegó a cumplir ni la mitad de los objetivos antes de su desuso definitivo. En el ranking de transparencia diseñado por la  Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP)  Luján se encuentra en el grupo de “bajo o regular promedio”.

«Tenemos que ir hacia un camino de transparencia en donde la gente, los periodistas, los vecinos y vecinas, los concejales y la oposición estén al tanto de cuales son los números. Si el municipio sigue trabajando del mismo modo que lo viene haciendo hasta ahora vamos a caer en la misma. Hemos perdido mucho dinero por el manejo en la información. La coparticipación se calcula por los datos que se van generando en las áreas de Salud y de Economía. Hubo años pasados que no se enviaron datos» agregó.

El objetivo es la transparencia en los datos y la accesibilidad a los mismos. «Queremos que todas las secretarias sepan cuanto van gastando, que seamos inteligentes a la hora de gastar, que sepan cual es la porción del presupuesto que van gastando mensualmente» añadió.

Trabajadores y un Estado activo

El tamaño del Estado es siempre la excusa de las incapacidades de los gobiernos y la explicación fácil de las crisis económicas para muchos. En Luján se habla de un total de 2500 empleados municipales.

Pedotti también argumentó sobre este tema y fue determinante: «Para esta gestión que se esta yendo una suma de 2500 empleados es mucho. Pero porque es una gestión donde tuvo a esa cantidad de empleados dentro de cuatro paredes. Caer en que hay muchos empleados es caer en la fácil. El desafío está en generar una gestión de gobierno profundamente descentralizada. Si empezamos a explotar toda la zona turística, el estacionamiento medido, empezás a acercar las delegaciones, empezás a gestionar, los empleados no nos van a alcanzar. Esta misma cantidad de empleados tienen que trabajar en una gestión activa».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí