El pianista argentino radicado en Canadá Martín Kutnowski junto a la flautista Mina Jang llegan a nuestra ciudad a brindar un concierto el sábado a las 20:00 en la Biblioteca Ameghino junto a la Orquesta Juvenil de Luján.

En una presentación que comprenderá un repertorio de temas solistas de los músicos y en conjunto con la Orquesta Juvenil de Luján, la Biblioteca Ameghino será el escenario de una noche a puro ritmo. Martín Kutnowski es un reconocido pianista argentino radicado en Canadá, que dicta clases en un conservatorio a la que Mina Jang asiste, y ambos están de gira por Latinoamérica. Durante las últimas semanas visitaron Ecuador y ahora llegan a Buenos Aires a brindar diferentes espectáculos.

Es por eso, que el sábado 4 de agosto a las 20:00 los músicos y la orquesta darán un concierto en la biblioteca, ubicada en San Martín 485, con entrada libre y gratuita. Previamente, en el mismo espacio, durante esa tarde los jóvenes participarán de la Master Class dictada por Martín y Mina.

Allí, especialmente tratarán tres obras, Gardellino de Vivaldi, Sunset, una milonga en homenaje a Piazzola de Kutnowski y un fragmento de Mozart. Los músicos las trabajarán en conjunto y conocerán en ese intercambio las experiencias de los invitados en su recorrido por el mundo, lo que les evidenciará la amplitud del campo orquestal.

Kutnowski fue profesor en el conservatorio del director de la Orquesta Juvenil Santiago Mastronardi y la composición los enlazó. El pianista tuvo la iniciativa de reunirse con los integrantes de la orquesta cuando llegara al país. Desde ese momento, tanto la orquesta como su director comenzaron a trabajar en un repertorio más jugado.

Los y las integrantes de la orquesta junto a su director. Foto: Orquesta Juvenil Luján

La orquesta Juvenil de Luján está conformada por los músicos más avanzados de entre 12 y 18 años de las orquestas de Carlos Keen, Parque Lasa y Bicentenario, oriunda de Rodríguez. Comenzó a prepararse por primera vez para las celebraciones del 9 de Julio comprometidos con un gran desafío, tocar el himno nacional. Tras una presentación exitosa, el grupo proyectó más ensayos y mantenerse unido.

“Veníamos abarajando la idea de armar la juvenil porque no hay una instancia superadora a la parte pedagógica de la orquesta infantil. Quienes tienen más conocimiento, quienes se quieren dedicar a la música empiezan a migrar y no capitalizas en nada. Y si tenés una sinfónica en cualquier punto del planeta tenés un punto de expresión artístico”, expresó la profesora Patricia Bisso.

De ese modo, las orquestas buscarán la posibilidad de que a medida que sus integrantes avancen no pierdan ese trabajo en conjunto, del repertorio, y los matices que llevan mucha dedicación. En Luján, las infantiles llevan once años de trabajo y la idea con la juvenil es continuar a los integrantes e ir organizando diferentes encuentros.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí