Foto: Julieta Brancatto

Si para los comedores escolares ya era difícil brindar alimentos con el monto asignado por estudiante, tras la devaluación pasó a ser imposible. Algunos proveedores dejaron de entregar mercadería por el aumento de los precios.

Cada vez son más los y las estudiantes de las escuelas públicas que asisten a merenderos escolares debido a la crisis económica. A pesar de que las escuelas además de cumplir su rol pedagógico operan como una institución de contención, el Gobierno Provincial no incrementa los fondos para atender la demanda social.

Desde los gremios docentes denunciaron que en la provincia de Buenos Aires se destinan sólo 27 pesos pesos por alumno a tal fin. Ese número que resultaba escaso se volvió irrisorio con la última devaluación de la moneda cercana al 40 por ciento. «Los chicos no pueden alimentarse con el mismo miserable presupuesto asignado a comedores», señalaron desde el Frente de Unidad Docente Bonaerense.

Ante esta situación de emergencia social, desde los gremios docentes están exigiendo que se implemente «un plan de emergencia alimentaria a nivel nacional». En ese plan piden un aumento de cupos y montos del Servicio Alimentario Escolar.

En Luján, desde el Consejo Escolar le reconocieron a Suteba que hay un faltante de 1500 cupos para las comidas de desayuno, almuerzo y merienda. «400 de esos cupos que faltan son de almuerzo», argumentó Fernanda Rodríguez, secretaria general del Suteba Luján, en una de las presentaciones que realizó el gremio ante el Consejo Escolar hace más de un mes.

Además del problema de los cupos, el presupuesto que se destina pone en jaque el abastecimiento y la calidad de las viandas. «Hoy fuimos al Consejo Escolar porque nos fueron informando que en algunas escuelas hay problemas con los proveedores. Con la subida del dólar no están entregando mercadería y las escuelas se está haciendo cargo gracias a que reciben donaciones de la gente», explicó Rodríguez.

Desde Suteba Luján hicieron un relevamiento de los faltantes de cupos y de cantidad de asistentes a los comedores. En la Escuela Primaria N°2 hay 247 estudiantes que comen en la institución de un total de 411. En la Escuela Primaria N°3 faltan 21 cupos y además no están pudiendo entregar ni queso ni leche. En la primaria N°9 son 280 estudiantes que almuerzan en la institución de una matricula 680, un presupuesto que no alcanza impide que se entreguen queso y pan.

En la Escuela Primaria N°6 faltan 87 cupos de merienda. La institución tiene únicamente cupos de desayudo pero tienen una jornada de estudio completa. En la primaria N°7 la situación se repite, faltan 38 cupos para estudiantes. Actualmente sólo tienen 32 cupos y no entregan leche y queso. En la Escuela Primaria N°10 faltan 20 cupos y en la Escuela Primaria N°11 restan 40 cupos.

En la Primaria N°14 quedan por cubrir 163 cupos y en la Escuela Primaria N°22 la suma es de 38, lo mismo sucede con la primaria N°23 en donde faltan 36 lugares. La Escuela Primaria N°32 necesita 15 cupos para completar el total de estudiantes que comen en la institución, mientas que en la Escuela Primaria N°34 faltan 126 lugares.

Más datos del relevamiento realizado por Suteba muestran que las escuelas secundarias se encuentran en la misma necesidad. La Escuela Secundaria N°18 tiene que sumar 123 cupos y en la Escuela Secundaria N°5 un total de 30 cupos. Los jardines de infantes atraviesan la misma realidad, el jardín N°903 tiene un faltante de 40 cupos y sólo entregan azúcar y mate cocido como desayuno.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí