Foto: Julieta Brancatto

La situación catastrófica que describió la oposición no pudo tratarse por falta de quórum. El oficialismo faltó y solo asistió el presidente Casset, que pertenece a Cambiemos. El peronismo podría haber logrado sesionar pero pecó de ausencias propias. ¿Los vecinos? Se fueron dejando un teléfono para que los atiendan.

Por más que los peronistas pidieron y pidieron, los concejales de Cambiemos no se movieron de su bloque. Mientras la sesión se desarrollaba en minoría y la oposición estaba sentada en sus bancas, el oficialismo seguía las acciones desde las oficinas. “La decisión es que sea la oposición la que garantice el quórum”, explicó Casset. Con su presencia y diez ediles más, la sesión comenzaría normalmente. La oposición podría haber cumplido el objetivo de sesionar, pero la ausencia de Scarzo (llegaría luego pasado el tiempo reglamentario) y Neto lo impidió.

Unos por no llegar al número, otros por no querer dar el gusto de un tratamiento incómodo para la gestión. En el medio, el público que intentaba entender tamaño desencuentro surrealista: los y las presentes eran vecinos del barrio Luna que viven aislados, con obras sin terminar y unas obras que le empeoraron la calidad de vida, entre otras cosas.

En limpio, ahora los vecinos presentes esperarán que desde el oficialismo se genere una reunión con Vialidad Nacional, algo que en realidad ya fue prometido y llevado por el viento. Pacíficamente los manifestantes explicaron nuevamente sus problemas. En definitiva, sin la tarea de hacer un comunicado en repudio de actos violentos, no habría escollos para que Cambiemos gestione ante Luciani lo solicitado por los habitantes del Luna. Como las soluciones suelen ser un subibaja de emociones, nada se puede arriesgar.

El empate deliberativo está a la orden del día en el Concejo Deliberante. Cada sector con su objetivo y estrategia política recurre al faltazo cuando no están las posibilidades de torcer la balanza. El peronismo lo ha hecho con la termoeléctrica. Y en la noche del miércoles se dio de nuevo, esta vez sin la presencia de  Cambiemos, que no quiso sesionar ante los reclamos vecinales. “A nosotros no nos importa si el quórum es de acá o de allá, los vecinos del Barrio Luna queremos soluciones a los problemas que le estamos planteando”, señaló con sensatez uno de los vecinos que tomó la palabra. La escenografía se complementaba con carteles contra la inacción del intendente. Minutos después quienes manifestaron sus problemas se retirarían previamente anotar sus teléfonos en una hoja.

Siror, Martini, Prince, Pereyra, Capelli, Krauth, Jurina y Guibaud fueron pasando micrófono como en un karaoke legislativo que tuvo y tiene como pista de fondo los reclamos vecinales centrados en los barrios como también en los aspectos educativos y edilicios, con marzo y el inicio de clases tocando la puerta. Cambiemos movilizó su equipo para lo referido a las escuelas: Viviana Flosi -Presidenta del Consejo Escolar-, Hilda Colombo -consejera escolar- e integrantes de Jefatura Distrital siguieron los hechos durante primeros minutos antes que se caiga la sesión. Una vez caída, se retiraron.

La oposición sostuvo por casi dos horas y media las críticas para el oficialismo y el intendente. En menos de 48 horas se iban a volver a ver las caras pero igualmente aprovecharon para exponer los números del presupuesto 2019. Tras un silencio que exhibió el fin de las palabras, Casset dio por levantada la no sesión. Los vecinos se llevaron la no gestión. Y esta es la no noticia.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí