Con la presencia de la directora del CONICET Dora Barrancos y la secretaria de Igualdad de Género de la CTA de los Trabajadores Estela Díaz, finalizó el seminario Peronismo y Feminismo dictado por el Instituto Patria. «Celebramos la unidad de las compañeras de Luján, para posibilitar este encuentro», enfatizaron.

Este lunes se celebró el cuarto y último encuentro del seminario de peronismo y feminismo impulsado por el instituto que encabeza la ex presidenta Cristina Fernández. La formación que contó con la presencia de diversas académicas y figuras del feminismo, tuvo su cierre de lujo con la investigadora y directora del CONICET Dora Barrancos.

La última exposición propuesta por el Instituto Patria tuvo como eje el último período del peronismo en el poder, enfocándose específicamente en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Bajo ese eje, tanto Barrancos como la secretaria de Igualdad de Género de la CTA de los Trabajadores, Estela Díaz, recorrieron la relación con el gobierno peronista en relación a la actualidad, con la atención puesta en los derechos y conquistas de las mujeres.

El objetivo estuvo en poder reflexionar de qué manera las políticas impulsadas por los gobiernos kirchneristas tuvieron directa o indirectamente un impacto en la desigualdad de género. Asímismo buscaron rescatar las ideas de Eva Duarte y exponer cómo ciertos debates actuales se inscriben en dilemas históricos para el feminismo y el peronismo.

En este sentido Estela Díaz señaló que «se nos plantean debates actuales respecto a dilemas, desafíos y problemáticas históricas respecto a las mujeres en el mundo del trabajo, que son el trabajo no remunerado y la brecha salarial. Son problemáticas que vamos a tener que poner en debate de manera urgente porque aportan a la construcción de poder».

Foto: Julieta Brancatto

Por su parte la directora del CONICET se refirió al papel de Evita durante el peronismo, como protagonista del proceso de ampliación de la ciudadanía de las mujeres y referente de la construcción del poder político y emancipatorio del sector femenino. «El fenómeno del peronismo en relación a los grupos femeninos, que ha sido recientemente más indagado, habla del papel protagónico de Eva Perón en lo que fue una especie de viento que hizo oscilar bastante la fórmula patriarcal del poder. Fue un vacilón. Evita hace mover la mecha», sostuvo Barrancos.

«Igualmente estamos lejos de suponer una feminización completa del poder. Pero que Evita consigue morder la sustancia del poder político, no hay dudas. De hecho la reverencia política y la adhesión popular y política hacia Evita, en algunos momentos tal vez fue mayor que la que recibió Perón. No podríamos comprender a Evita sin la figura de Perón, pero hay que hacer un análisis para entender que Evita, por momentos cobra una autonomía fundamental en el juego de la política».

Respecto a la historia reciente del peronismo argentino, en la figura de los doce años de gobierno kirchnerista, ambas coincidieron en que las políticas de distribución del ingreso y de inclusión social, tuvieron también como objetivo achicar la brecha de géneros. Asimismo destacaron el paquete de leyes a favor de las mujeres y diversidades aprobadas durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, como el Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género. «Es uno de los mejores bienes que exportamos, mucho más interesante que unos limoncitos», dijo con picardía la titular del CONICET.

Foto: Julieta Brancatto

«El paquete de leyes fundamentales que tenemos en este período fueron medidas distributivas que alcanzaron notablemente a muchos segmentos de la clase media. Se trató de una mejora social que permitió volver a ennoblecer a la masa salarial y reducir la brecha. Allí hay cuestiones que efectivamente tienen una característica fundamental que es el objetivo de ordenar las relaciones de género. La Asignación Universal por Hijo es una de ellas, es una medida de redistribución», evidenció Dora Barrancos.

«Néstor y Cristina volvieron a construir los puentes que dinamitó la dictadura. Y aquí apareció otra vez el eje trabajo, con políticas de un modelo de inclusión que no estaban pensadas como de género pero tenían un impacto en la desigualdad entre hombres y mujeres. Igualmente a pesar de eso hay muchas brechas que no se lograron reducir, porque hay un sistema de base que sigue reproduciendo y alimentando esta desigualdad, que es el patriarcado capitalista» reconoció por su parte, Estela Díaz.

El seminario Peronismo y Feminismo contó con la presencia de diferentes académicas que fueron recorriendo la relación histórica entre ambos movimientos sociales y políticos. Desde la organización se mostraron conformes y agradecidos por la concurrencia y dejaron la puerta abierta a la posibilidad de una segunda parte de formación a cargo del Instituto Patria.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí