El fotógrafo Pepe Mateos charló en la redacción de Ladran Sancho sobre el rol de la fotografía en los últimos años desde la calle, acompañando las movilizaciones populares y reinventado el oficio.

Redacción abierta. Desde la cooperativa Ladran Sancho volvimos a abrir las puertas de nuestra casa. Esta vez para recibir al fotógrafo Pepe Mateos que, en una charla moderada por Julieta Brancatto y Victoria Nordenstahl, reflexionó sobre el oficio de plasmar en imágenes lo que sucede «un estudio gigante» como es la calle y en los últimos años, donde los procesos de los y las de abajo, desbordaron la política.

La charla, realizada el sábado 19 de octubre, comenzó en un marco de confianza entre varios de les presentes, entre anécdotas y recuerdos de los primeros pasos en la profesión a comienzos de los ’70 en Luján. «No sé concebía una sociedad sin participación política. Recuerdo que en la escuela, en el centro de estudiantes, uno veía a los compañeros pegando carteles y pensaba ‘yo quiero estar acá, dónde está el quilombo'».

Para Pepe, les lujanenses estamos familiarizados con las masas. Ya sea por las peregrinaciones o alguna época donde el turismo tenía un lugar más destacado en el plano local. «Yo iba a la plaza Belgrano, sin motivos religiosos a ver qué pasaba y veía por ejemplo las peregrinaciones villeras».

Los últimos años parecen recrear aquellos aires. Hace largo tiempo Pepe no sale de la calle, desde donde dispara fotos y reflexiones. «El macrismo fracasó forma estrepitosa y lo más llamativo en esto es la capacidad de movilización de los últimos años, ni hablar de las mujeres pero también de pueblos originarios, campesinos».

Pepe entrelazó recuerdos y explicaciones de las fotos que circulan en la pantalla, que fueron el hilo conductor del intercambio con los presentes. «Llevado por la ola terminé haciendo fotografía todas las semanas de estás experiencias y de forma casi exclusiva en la calle. Estas fotos son una síntesis para mí», contó mientras recopiló un 25 de Mayo, verdurazo, protesta de mineros, reforma previsional, las marchas por Santiago Maldonado y la presentación del libro de Cristina. El trabajos de les fotografes en la calle durante los últimos años es tan fuerte que para Pepe es inexplicable pero siente que se terminó una forma de trabajar».

Aclaró que no es kichnerista, «pero Cristina es lo más grande que hay», y en esa declaración arrancó risas, y también complicidades. «La presentación de Sinceramente es uno de los hechos religiosos más grandes que vi», agregó mientras en la pared se proyectan fotos de la gente bajo la lluvia, escuchando a CFK.

Luego volvió al macrismo para sentenciar que en términos de comunicación «se acentuó una forma de tener todo controlado pero aparece un fotógrafo que no es de ellos en un acto de gobierno y se les cae todo. Las imágenes terminan sintetizando un montón de palabras».

Para caracterizar al periodismo no hubo metáforas, haciendo foco en los medios hegemónicos definió: «Los periodistas dejaron de salir a la calle y empezaron a trabajar para las empresas. En un medio vos podes ir a un lugar, sacar un par de fotos volver a la redacción e irte a tu casa. Ya está. Pero no es así, tenés que buscar una profundidad en eso que estás haciendo».

Hace tres años, sin encontrar algún motivo razonable renunció a su trabajo en el diario Clarín. «No sé muy bien por qué pero sentí que tenía que hacerlo», reconoció. En paralelo, se relacionó más con los medios autogestivos. Para Pepe «estas nuevas formas de comunicación que no están del todo definidas, le ganan a los grandes medios que han perdido cercanía por estar metidos en burbujas».

Reinventarse, salir de la rutina, amigarse un poco con el fotografo que podemos ser, aparecen como consejos sobre el final de una charla de cercanía con uno de los reporteros gráficos más destacados. Pepe remarcó, como en un último flash, que la potencia de la imagen no solo radica en «la denuncia sino en aquello que podemos ser, por lo positivo».

Fotos: Hernán Ruiz, Nacha Luna

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí