Foto: gentileza May Vargas

Este jueves en el Bachillerato Popular Carlos Fuentealba se llevó adelante el quinto encuentro taller de la agrupación feminista Mala Junta. En esta ocasión se abordó la Educación Sexual Integral: ¿de qué se trata la Ley 26.150? ¿Cómo se trata en distintos niveles educativos, y por qué es importante el derecho a la ESI?

En el marco del trabajo territorial con promotoras para prevenir la violencia de género en los barrios, el bachi fue sede de un nuevo encuentro de mujeres. En esta oportunidad, y tras haber abordado la violencia de género, las consignas del movimiento Ni Una Menos, y la desmitificación y deconstrucción del amor romántico; se le dio lugar a la educación sexual integral.

“Entendemos que la ESI es sumamente importante para que nuestros niños, niñas y adolescentes tengan herramientas para ser libres de elegir, puedan decir que no cuando no lo deseen. Que puedan detectar situaciones incómodas, reconocer el abuso sexual infantil, tener conocimiento del propio cuerpo, de los métodos anticonceptivos. Autocuidarse, saber que somos libres de amar, etc.” expresaron las talleristas de Mala Junta.

La propuesta estuvo ejecutada por el grupo de promotoras de Feminismo Popular Comunitario, contra la violencia de género. Se trata de un grupo de vecinas que promueven un espacio de contención en los barrios, para aquellas mujeres, niñas y adolescentas que estén sufriendo violencia de género. Además tiene la función de acompañar a aquellas que quieran formarse y/o informarse sobre la temática.

“El taller se fue dando casi de manera espontánea ya que muchas de las participantes tenían la necesidad de preguntar, de hablar, de contar, incluso lo que estaban pasando sus propios hijos e hijas”, explicaron las promotoras, mostrándose conformes y entusiasmadas por la buena recepción del taller.

El intercambio dio lugar a momentos fuertes y emotivos ya que permitió que muchas de las mujeres se animaran a hablar sobre sus propias experiencias. “Más de la mitad de las participantes del taller se animaron a contar que fueron abusadas en su niñez. Por eso es que queremos que se aplique esta Ley de Educación Sexual Integral en las instituciones educativas, porque queremos que nuestros hijos e hijas no pasen lo que nosotras hemos pasado”, destacaron.

Finalizada la experiencia, se arrojaron varias conclusiones: que muy pocas de las participantes habían tenido ESI; que es importante que los contenidos de la ley se trabajen en todos los niveles educativos; que hay que seguir militando para que la ley se aplique íntegramente en todo el territorio nacional; y que es muy importante interpelar a quienes están contra la Ley de Educación Sexual Integral. “La conclusión mas importante que sacamos es que ya no nos callamos más”, explicitaron las organizadoras.

En las próximas semanas se organizarán nuevos talleres para seguir abordando las temáticas relacionadas a las mujeres y disidencias, para seguir construyendo feminismo popular en los barrios de Luján y empoderar a aquellas vecinas para que la violencia de género quede erradicada del territorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre