Foto: Ladran Sancho

Este jueves se realizó una asamblea convocada por los comedores barriales de la CTD Aníbal Verón donde evidenciaron la falta de alimentos y responsabilizaron al Estado municipal. Organizaciones políticas, sociales y concejales peronistas esperarán respuestas del intendente o movilizarán al municipio.

El primer piso de San Martín 550 aglutinó en la tarde del jueves a unos cuarentas vecinos y vecinas de diferentes barrios que se sumaron a la visibilización del reclamo de los comedores y merenderos de los barrios Villa del Parque, Ameghino y Luchetti de Open Door.

“Nos encontramos en el recinto para compartir la problemática que afecta a las barriadas lujanenses, que tiene que ver con la cada vez mayor cantidad de gente que tiene que asistir a merenderos y comedores populares”, explicó el referente de la CTD Aníbal Verón Juan Acotto.

Tras hacer un repaso histórico de la problemática y destacar los acuerdos realizados entre la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón y la Secretaría de Políticas Sociales en noviembre de 2017 -donde se pactó la entrega de alimentos y la mejora de infraestructura- las y los referente de la CTD llamaron buscar respuestas integrales.

“Nos preocupa esta situación y por eso hacemos esta convocatoria. Queremos articular entre los espacios y organizaciones para exigirle al Estado un dispositivo de emergencia para asistir a las familias. Es un reclamo urgente y necesario. El municipio no puede hacer la vista gorda porque estamos hablando de la comida de la gente”, refirió Acotto.

Luego de que las referentes de comedores y merenderos explicaran la situación que están atravesando en los barrios, se acordó volver a presentar el petitorio que ya fue entregado a Políticas Sociales con una serie de reclamos, agregando un punto referido a la ordenanza sobre los tarifazos que regula que las instituciones sociales no paguen el servicio eléctrico.

El mismo también será entregado al intendente Oscar Luciani y a la presidencia del Concejo Deliberante, con la espera de una respuesta positiva con fecha límite del día martes 11. De no tener esa respuesta, se movilizarán a la municipalidad el próximo viernes 14.

Los relatos de las mujeres a cargo de espacios barriales fueron coincidentes, todas explicaron que los recursos no alcanzan para una demanda que va en aumento. Mariana del barrio Luchetti, Laura del Ameghino y Ana del Villa del Parque expresaron de manera unánime que “la comida no alcanza y hay cada vez más chicos, más familias que necesitan comer. No podemos decirles que no tenemos comida para las criaturas. Tenemos muchos niños que están bajo peso”.

El petitorio que volverá a ser entregado a los funcionarios municipales esta vez estará acompañado por la firma de organizaciones sociales, políticas, barriales y sindicales; concejales, vecinos y vecinas. Es por eso invitan a que los ciudadanos apoyen el reclamo aportando al compromiso con los comedores y merenderos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre