junio 20, 2024
16.4 C
Luján

La Casa de Mujeres y Disidencias cumplió 6 años de lucha y organización

En 2017 comenzaron con un dispositivo en Open Door, luego recuperaron un espacio en el ex Instituto Alvear. Vientos de Libertad festejó un nuevo aniversario de la Casa de Mujeres y Disidencias que recupera vidas y sueños.

El 4 de septiembre de 2017 Vientos de Liberad abrió su casa comunitaria para mujeres en Open Door. Al poco tiempo saturó la capacidad para contener a las mujeres en situación de consumo alcanzando a 31 personas.

En mayo del año siguiente, las mujeres en situación de consumo problemático ocuparon parte del Instituto Alvear buscando atención del Estado. Desde ese día rescataron un edificio público abandonado a su suerte pero además comenzaron a recuperar las vidas, las historias y los sueños de cientos de mujeres.

Desde una mirada integral y comunitaria, restituyendo derechos y generando procesos para un proyecto de vida saludable y buen vivir, trabajan y luchan para que las jóvenes, mujeres y disidencias que llegan a la Casa del ex Instituto Alvear puedan transformar sus vidas.

“El consumo pasa a ser el problema 14, antes de consumir una persona pasa por mil problemas antes: falta de laburo, de una vivienda, de derechos. Por eso, Vientos trabaja en una perspectiva integral, de darle un futuro, un proyecto de vida a estos pibes y pibas”, explicó Agustina, referente de la Casa de Mujeres.

- Advertisement -

A la fiesta de los 6 años de la Casa de Mujeres y Disidencias de Vientos de Libertad, celebrada durante el sábado en Luján, llegaron familias y amistades de las mujeres que se encuentran haciendo un proceso de rehabilitación. También compañeros y compañeras de otras casas distribuidas a lo ancho y largo del país para celebrar un año más de lucha y organización.

“Es importante festejar cada aniversario por la lucha que significa sostener estos espacios. Cada día que se inaugura una casa se inaugura un espacio que le va a dar una nueva oportunidad a ciento de personas”, agregó Agustina.

Los abrazos, las sonrisas y la alegría comenzaron desde temprano. A cada encuentro con un excompañero o compañera reavivaron historias y tiempos pasados. En el marco de los festejos, también hubo mujeres que tuvieron el alta y otras que comenzaron el proceso de rehabilitación para tener un nuevo camino.

Agustina, quien atravesó un proceso de rehabilitación en la casa que hoy conduce, sabe en carne propia la importancia de Vientos de Libertad. “Por acá pasaron muchas mujeres, disidencias, niñes, las cuales muchas pudieron terminar su proceso y comenzar una nueva vida. Cuando una compañera, un compañero llega a Vientos, aunque no termines tu proceso, es una puerta que se abre a la cual siempre se puede volver”, sostuvo.

La fiesta fue completa, torta, murga, bengalas, muestras de los talleres y mucha emoción. Festejar la lucha, festejar la organización, festejar para seguir transformando la realidad.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!