El gremio que nuclea a trabajadores de los bancos manifestó su preocupación por la regresiva ley jubilatoria de los empleados del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Además, tras el fin de la conciliación obligatoria, la seccional con injerencia en Luján se sumará al plan de lucha. Prevén conflictos en la atención al público.

La discusión salarial entre La Bancaria y el gobierno de la Provincia de Buenos Aires quedó estancado tras el fin de la conciliación obligatoria que los tuvo un mes entre idas y vueltas. Dos temas clave todavía no tienen solución y derivarán en medidas de fuerza de trabajadores y trabajadoras de los bancos: la Caja de Jubilaciones y las paritarias 2018.

Por lo tanto, a comienzos de la semana entrante, delegados de La Bancaria y representantes del Grupo de Jubilados Activos van a dar una conferencia de prensa en Luján para explicar las medidas que tomarán en medio de esta compleja situación.

Sin embargo, anticipando lo que serán semanas calientes, el gremio de La Asociación Bancaria ya lanzó un comunicado con el tono que tendrá la disputa. «Vidal nos quiere dejar sin jubilación pero también sin banco, por eso promueve el enfrentamiento entre nosotros y nuestros clientes con mentiras y provocaciones. Esa no es la función de los gobiernos, que debe administrar justicia para que reine la paz social», criticaron.

Y en ese sentido afirmaron que «tenemos una sola bandera: la defensa de nuestros derechos». Por eso aclararon que la reforma previsional no arroja «ningún privilegio» porque se aporta por cada trabajador activo entre un 37% y 42%, los jubilados o pensionados casi un 11% y además se aumentó la edad jubilatoria tanto para hombres como mujeres, «una flagrante discriminación de nuestras compañeras comparados con el resto de los sistemas incluído ANSES».

Con plan de lucha a la vista, los días y horarios de atención serán uno de los puntos a tener en cuenta para quienes requieran de los servicios. Por eso en el comunicado firmado por la Comisión interna de La Bancaria y el grupo de Jubilados activos señalaron que Vidal y su gobierno «serán los responsables de que los jubilados, clientes, trabajadores y usuarios no tengan nuestros servicios, porque sólo nos queda la lucha como herramienta, cuando siempre se negaron a dialogar incluso cuando atravesamos un mes de conciliación obligatoria».

Hacia el final, el comunicado también critica a Vidal por otras medidas que están impactando en la calidad de vida de los bonaerenses. «Se prepara también para vaciar la educación, la salud y reducir puestos de trabajo, y mientras nos distrae con mentiras y ataques aumenta el impuesto inmobiliario y deja subir hasta el infinito, los servicios públicos y esenciales en su territorio, para mantener más de 200 asesores en el banco que cobran un promedio de 150.000  pesos por mes: y eso además de ser un privilegio es una vergüenza».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí