Luján ganó con autoridad y buen juego. Se metió en los 16avos de final de la Copa Argentina en presencia de más de 2000 hinchas que hicieron una caravana hasta Junín. El debut de Campodónico fue con un triunfo clave para iniciar el segundo semestre a puro festejo. Central Córdoba o Estudiantes, el próximo rival.

Ni Con el debut de Sebastián Saja, ni con el protagonismo logrado en el último torneo de la B Nacional y menos con la estirpe de equipo rico. Luján no se dejó llevar por los antecedentes de Agropecuario. En una etapa en la cual ambos equipos hicieron su primera presentación, el equipo de nuestra ciudad lo jugó bien y lo ganó mejor todavía. Técnico que debuta gana fue la máxima para Campodónico.

A medida que fue avanzando el trámite del partido, Luján se animó cada vez más y terminó coronando una tarde que lo mostró ganador y con un juego de alto vuelo. La llave estuvo en una contra manejada por Lucas Chambi quien frenó a la altura de la medialuna y descargó para que Sánchez defina a un palo, con potencia y seguridad.

Las divididas que cada vez fueron más para el Lujanero, el orden y la pelota al piso como modelo para armar. Así el manual Capodónico se hacía notorio, con una sociedad entre Chambi y Sánchez que se aceitó a cada minuto. El complemento fueron los quites de Pighin y Carneiro, más los relevos de una defensa que no quiso pasar complicaciones más allá que a los 38 del complemento, Zuccaro se llevaría la roja. Misma tarjeta que debería haber recibido Talpone al meter un planchazo criminal sobre Joaquín Marcos.

En un primer tiempo con poquísimas situaciones, Luján y Agropecuario se midieron durante 45 minutos y el conjunto de Campodónico mostró pinceladas de buen juego. Cuando Chambi, Vera Borda y Sánchez hablaban el mismo idioma, la propuesta del Lujanero aumentó en calidad y profundidad. A los 6 minutos, Sanchez apareció por derecha y llegó a preocupar al conjunto Sojero. Media hora más tarde, una triangulación derivó a los piés de Federico Carneiro quien acertó al arco pero sin efectividad.

Como anunciando el final, la primera mitad fue dando el aviso de lo que se vendría en un complemento que terminó a puro pelotazo por parte de Agropecuario. A cada desborde y cada centro desde los costados, los gritos y cánticos bajaban más fuerte por parte de la hinchada lujanense que encaró a los bondis, las combis y los autos para encaravanar hacia la Basílica para un festejo interminable.

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí